Público
Público

El AEK suspende hasta final de temporada a Katidis por su saludo nazi

El futbolista, que celebró un gol con el brazo en alto, también fue apartado de por vida por la Federación griega

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El AEK de Atenas también ha suspendido a su futbolista Giorgos Katidis, hasta el final de la presente temporada, por el saludo nazi con el que celebró un gol de su equipo el pasado fin de semana. Katidis, que ya ha sido suspendido de por vida por la Federación de Grecia, también recibió el castigo de su club, que le impedirá vestir sus colores hasta que concluya el curso actual.

'El AEK ha decidió dejar al jugador fuera del club hasta que termine la temporada 2012/13, lo que supone el peor castigo posible', dijo el club, que argumentó la imposibilidad de asestarle una multa o un correctivo más severo. 'La decisión de si continúa o no en el club se tomará en verano, después de, por un lado, darle la oportunidad de demostrar que su comportamiento se debe a la inmadurez y por otro, ver si su reincorporación no causa efectos negativos en el club', añadió el AEK.

El pasado fin de semana estaba a punto de finalizar un partido sin mayor trascendencia en la liga griega de fútbol. El AEK Atenas se enfrentaba al Veria FC e iban empatados hacia el final del encuentro. El gol de la victoria se consiguió en el minuto 84 mediante una combinación de pases tras los que el futbolista Giorgos Katidis, del AEK, acabó marcando. Y decidió celebrarlo, quitándose la camiseta y saludando a las gradas con el brazo derecho en alto y la palma de la mano extendida.

Tras conocer la sanción de por vida, el jugador pidió disculpas. 'Es totalmente inaceptable. Me siento muy mal por aquellos a los que molesté con la estupidez de mis actos', dijo.

Sin embargo, el entrenador del AEK, el alemán Ewald Lienen, considera que Katidis 'sabía perfectamente lo que hacía' y calificó el gesto de 'imperdonable'. 'En el estadio no vi la acción. Pero ahora, tras ver las imágenes, creo que él sabía al cien por cien lo que estaba haciendo'.

Lienen califica a Katidis de 'joven inmaduro que vive en su propio mundo' y 'cree que es el centro del universo'. 'Las faltas de respeto con sus compañeros y sus superiores son en él constantes', dijo Leinen. Lienen, pese a que considera el gesto imperdonable, creo que todo el mundo merece una segunda oportunidad. 'Todo el mundo merece una segunda oportunidad en la vida. Lo importante es que Giorgios aprenda algo de esta acción gravísima', señaló Lienen.