Publicado: 17.07.2016 14:23 |Actualizado: 17.07.2016 14:23

Las Agencias antidopaje de EEUU y Canadá promueven la exclusión total de Rusia de los Juegos de Río

El ministro de Deportes ruso se muestra sorprendido por lo que considera presiones sobre su país. El atletismo ruso ya ha sido excluido de la cita olímpica por dopaje sistemático.

Publicidad
Media: 2.50
Votos: 2
Comentarios:
La saltadora rusa Yelena Isinbayeva descartó ayer participar en los Juegos bajo la bandera del COI. /REUTERS

La saltadora rusa Yelena Isinbayeva descartó ayer participar en los Juegos bajo la bandera del COI. /REUTERS

MOSCÚ.— Las agencias antidopaje de Estados Unidos y de Canadá han lanzado una campaña para que Rusia sea excluida de los Juegos Olímpicos de Río en todos los deportes y no sólo en atletismo como ocurría hasta ahora. La petición se produce apenas dos días antes de que se publique el informe sobre las presuntas irregularidades del laboratorio antidopaje de los Juegos de invierno de Sochi celebrados en 2014. Dicho informe fue encargado por la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) al abogado Richard McLaren.

"Una suspensión total es el único resultado posible y apropiado a la vista de los hallazgos y conclusiones de ese informe", aseguran los directores ejecutivos de la Agencia Estadounidense Antidopaje (USADA), Travis Tygart, y de la Canadiense (CCES), Paul Melia, en el borrador de una carta que dirigirán al presidente del COI, el alemán Thomas Bach.



Según Tygart y Melia, las investigaciones de McLaren confirman "un patrón impactante de dopaje a largo plazo, sistemático y promovido por el Estado y una interferencia por parte de Rusia a los procedimientos antidopaje".

La implicación de los servicios de inteligencia y del Ministerio ruso de Deportes, dice la misma misiva, demuestran que Rusia "ha violado intencionadamente los principios fundamentales del olimpismo".

McLaren investiga si son ciertas las acusaciones de irregularidades sistemáticas en el laboratorio antidopaje de los Juegos de Invierno de Sochi en 2014, como la falsificación de muestras o la alteración de resultados.

Los autores de la carta a Bach aseguran que hablan "en nombre de la comunidad de atletas limpios y de las organizaciones antidopaje que tienen fe en que el COI puede liderar el camino hacia el mantenimiento de los principios del olimpismo".

Según los firmantes, si hay deportistas rusos que demuestran su limpieza según sistemas antidopaje ajenos al de su país, podrían participar en los Juegos de Río "a criterio del COI" pero "solo con bandera neutral", nunca con la de Rusia.

Además, Tygart y Melia apremian al COI para que "antes del 26 de julio confirmen que Rusia, sus comités olímpico y paralímpico y las federaciones rusas no pueden participar en los Juegos".

La canadiense Beckie Adams, miembro de la Comisión de Atletas del COI, ha hecho llegar el borrador de esta carta a los otros miembros de la comisión para que estudien si la apoyan y les asegura que la petición de exclusión de Rusia tiene también "el apoyo formal" de las agencias antidopaje de Alemania, Japón, Nueva Zelanda, Dinamarca, Francia y Noruega, "entre otras".

El ministro de Deportes ruso, Vitaly Mutko, ha expresado su "sorpresa" por la carta de estadounidenses y canadienses. Mutko ha acusado a la USADA de "tenerlo todo claro" antes incluso de que se haga público el informe de McLaren.

Otravoz que se ha levantado contra el posibe veto ruso en los Juegos de Río ha sido La pertiguista rusa Yelena Isinbáyeva, doble campeona olímpica, quien denunció este domingo presiones para que la Federación Internacional de Atletismo (IAAF) deje a Rusia fuera.  "Tengo la sensación de que a la IAAF le han dado la orden de que no dejarnos ir (a Río) bajo ningún precio. Adónde se dirige el atletismo. Cuando se terminará toda este lío. Nadie lo sabe", escribió Isinbáyeva en su cuenta de Instagram. 

El TAS tiene la última palabra sobre la participación del atletismo ruso en Río después de que la IAAF rechazara la solicitud de 67 de sus atletas, entre ellas la zarina de la pértiga.

Según las normas de la IAAF, la suspensión de la Federación Rusa de Atletismo (FRA), confirmada el 17 de junio, impide a los atletas que se adscriben a ella tomar parte en los Juegos.