Público
Público

Con Agüero no basta

El Atlético cae en Riazor de penalti en tiempo de prolongación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Atlético de Madrid debería ir pensando en ganar los 12 partidos (lleva sin ganar uno desde el 3 de octubre) que le quedan para sumar los 42 puntos que tradicionalmente marcan la salvación. Ese debe ser el objetivo. Futbolísticamente y por intención el Deportivo mereció ganar el partido de Riazor antes del penalti en el descuento que le costó la derrota.

El Atlético sólo es el Kun. Cinco goles, cuatro de ellos en dos ratos, ha marcado Agüero en los últimos tres partidos que ha jugado. El argentino es hoy por hoy, hasta que Forlán resucite, todo el equipo. Jugarse un balón en plan Beckenbauer delante de un argentino salido de un potrero es una osadía que te puede avergonzar. Colorado y de cartón se quedó Lopo cuando se dio cuenta con el Kun le había robado la cartera y bajado las medias antes de marcar el primero. Hacía meses que el Atlético no empezaba con un partido tan de cara. Pero no supo jugar con la ventaja teniendo el balón y se acurrucó enseguida.

Quique Flores entiende que su primera misión es cerrar la hemorragia defensiva del equipo. Sumar aunque sea de uno en uno, pero no perder. Jugar en el alambre. En Riazor permitió que el Deportivo se lo comiera. El equipo de Lotina, en la grada por sanción y más ofensivo que de costumbre con dos delanteros (Mista y Riki) y Lassad en la media punta, superó fácil a un blandito centro del campo y sólo colgando balones, dañando por el costado de Luis Filipe (el que defendía Perea) dejó en evidencia a la defensa rojiblanca.

El Atlético había renunciado al partido. Por arriba, Sinama (los siete millones peor invertidos en décadas) fue un espectro y Jurado empujado a la banda no apareció. Lo mismo que Maxi. Y por abajo, una defensa teatral retratada con el empate de Colotto. A partir de ahí, el Atlético recuperó su peor versión. Perea volvió a quemar una traca de las suyas y Domínguez despejó en la raya el que iba a ser el segundo gol del Depor, que mantuvo sometido al equipo de Quique hasta el descanso.

En las 'bondades' defensivas del Atlético también participó el árbitro. Pitó un penalti a favor del Depor después de un regalo de Pablo, que anuló medio minuto más tarde porque el asistente le marcó un fuera de juego de los de larguísima discusión. Así empezó la segunda parte, dentro del área de Asenjo, que le sacó un paradón a Juan Rodríguez en el minuto 60 y otro a Lassad en el 75. El equipo coruñés hacía una ocasión de cada falta lateral o balón al área.

Quique metió a Simao y recuperó el dibujo lógico. Cada uno en su sitio. Así, el Atlético sacó algo la cabeza, probó el balón y equilibró la insistencia del Depor. En el último tramo el partido se instaló en un ida y vuelta que culminó en el penalti en el minuto 94 (también de Pablo) que castigaba la racanería del Atlético y premiaba la insistencia del Depor.

Deportivo (2): Aranzubía; Manuel Pablo, Colotto, Lopo, Filipe Luis; Juan Rodríguez, Antonio Tomás; Guardado, Riki (Pablo Alvarez, m.83), Lassad (Valerón, m. 76) y Mista (Adrián, m. 67).

Atlético (1): Asenjo; Perea, Domínguez, Pablo, Antonio López; Raúl García (Cléber Santana, m. 34), Assunçao; Maxi (Reyes, m. 83), Jurado, Sinama (Simao, m. 57) y Agüero.

Goles: 0-1. M 2. Agüero le roba el balón a Lopo dentro del área y marca con la derecha de tiro cruzado. 1-1. M. 21. Saque de esquina del Depor, Juan Rodríguez peina en el primer palo y Colotto remata en el segundo de cabeza a la red. 2-1. M. 90 (+5). Guardado, de penalti.

Árbitro: Paradas. Expulsó a Cléber Santana por doble amarilla con el partido acabado. Amonestó a Riki, Mista, Manuel Pablo, Assunçao, Agüero y Domínguez.

Riazor: 18.000 espectadores.