Publicado: 06.12.2014 07:00 |Actualizado: 06.12.2014 07:00

Los agujeros negros en las arcas del Barcelona provocados por Zubizarreta

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La llegada de las fechas navideñas suponen el aviso para los equipos de la Liga BBVA de que el ecuador de la temporada está cerca. Con el cumplimiento del quinto mes de competición, las distintas escuadras comienzan a hacer valoraciones del trabajo que han plasmado sobre el campo en este periodo de tiempo... y sobre el rendimiento del realizado en los despachos durante el mercado estival.

En los grandes conjuntos, la presión de acertar es mayor, ya que se mira con lupa la planificación de la plantilla y el rendimiento de los jugadores dados de alta durante el verano. Una acertada política de fichajes hace más factible la posibilidad de alcanzar los objetivos planteados para la temporada. En caso contrario, supone tirar por el sumidero una ingente cantidad de millones de euros, amén de ser puesto en tela de juicio por la parroquia local.

Este es el caso del director deportivo del Fútbol Club Barcelona, Andoni Zubizarreta. Los jugadores escogidos por el que fuese guardameta del Athletic Club de Bilbao no han tenido un gran impacto, salvo contadas excepciones en el once titular de Luis Enrique. Malas elecciones que han provocado un derroche de billetes sin rédito para la entidad blaugrana.

El caso más sangrante, sin duda, ha sido el de la contratación del central belga Thomas Vermaelen. El ex del Arsenal aún no se ha enfundado la camiseta blaugrana más allá del día de su presentación, cuando Zubizarreta, allá por el 10 de agosto, comparecía ante los medios de comunicación para asegurar que su fichaje serviría para "dar estabilidad a la posición de central". Han pasado cuatro meses y al belga sólo le conocen en la enfermería del club, donde las distintas lesiones han impedido su debut hasta la fecha. Primero fueron los isquiotibiales, luego los abductores.

Ahora, Vermaelen ha sido operado del músculo semitendinoso de su pierna derecha, por lo que estará de baja, según los galenos, otros tres o cuatro meses. Un auténtico rosario de lesiones de un futbolista de ‘cristal' -ha permanecido lesionado 465 días en los últimos cuatro años- y que ha supuesto que el Barcelona haya derrochado, además de los 15 millones de euros (más cuatro en variables) de su fichaje, nada menos que 1.166.400 euros a causa de la ficha que el club paga al central -cobra 3.5 millones al año, lo que supone 648 por cada minuto de juego tomando como referencia los 60 partidos que, a priori, disputa un equipo que aspira a conquistar los tres grandes títulos a los que aspira el Barcelona cada año-.

La falta de confianza de Luis Enrique en Douglas es otro de los focos de gasto inútil de dinero por parte de la entidad blaugrana. El lateral derecho procedente del Sao Paulo ‘solo' costó 5.5 millones de euros a las arcas del club catalán, más el millón y medio de su ficha anual. Su papel era discutirle el puesto a un Dani Alves que vive, presumiblemente, su último año como culé. Sin embargo, su papel está siendo meramente testimonial y lejos de hacer sombra a su compatriota en la banda derecha del Camp Nou, ha sido relegado a un plano completamente secundario. Únicamente 162 minutos repartidos en dos encuentros, uno de Liga y otro de Copa del Rey, ha disputado Douglas, habiendo perdido el Barcelona 455.364 euros con este ‘descubrimiento' de la dirección deportiva catalana.

Un caso especial fue el de Luis Suárez. Su mordisco durante el Mundial de Brasil al central italiano Chiellini le supuso una sanción de cuatro meses sin disputar ningún encuentro. Pese al castigo, Zubizarreta no dudó en desembolsar 81 millones de euros al Liverpool, club donde se alzó con la Bota de Oro -compartida con Cristiano Ronaldo- y asignarle una ficha de 10 millones anuales. Una cifra que sólo empezó a ser rentable a partir del encuentro frente al Real Madrid, en la novena jornada de liga. Desde entonces, ha disputado un total de 532 minutos esta temporada, repartidos en Liga y Champions League.

Antes, Suárez se perdió once partidos oficiales (990 minutos), perdiendo el Barcelona 1.832.490 euros por cada minuto que el jugador charrúa pasaba en la grada. Sin embargo, del ex del Liverpool se espera que en el momento que se termine de adaptar a sus nuevos compañeros y al estilo de juego de Luis Enrique, lo que hasta octubre era un gasto se convierta en una gran inversión de aquí al mes de mayo.

En la portería, la política de rotaciones de Luis Enrique ha provocado el reparto de minutos entre Claudio Bravo y Ter Stegen en las distintas competiciones. Así, el chileno ha jugado todo lo posible en Liga, mientras que el alemán ha hecho lo propio en Copa y Champions League. En esta alternancia bajo los palos, el mejor parado es, sin duda, el ex guardameta de la Real Sociedad, quien ha disputado 1212 minutos hasta la fecha. Ter Stegen, por su parte, ha visto como su tiempo como portero blaugrana se reduce a 560 minutos.

En la otra orilla se sitúan el centrocampista Ivan Rakitic y el central Jérémy Mathieu, quienes están gozando de una mayor confianza por parte de Luis Enrique. Tanto el croata como el francés han encajado bien en los planes del míster asturiano, siendo asiduos en sus alineaciones. Así, Rakitic ha disputado un total de 1276 minutos, por los 1174 del ex jugador del Valencia, de los 1800 que se han disputado hasta la fecha.

Aún queda media temporada y el fútbol, como la vida, no para de dar vueltas. Pero algunas decisiones de Zubizarreta este verano provocarán que algún que otro seguidor culé opte por pedir a los Reyes Magos un saco de carbón para el director deportivo del Barcelona, debido al derroche innecesario de billetes realizado por apuestas en fichajes que, en algunos casos desde antes de que firmasen, levantaban más dudas que ilusiones.