Público
Público

Alemania pierde como nunca

Podolski falla un penalti ante una Serbia crecida por las bandas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los cambios de estilo también son susceptibles de invertir los dichos. Alemania no juega como siempre y ayer perdió como nunca. Podolski erró un penalti y malgastó un par de unos contra uno con Neuer. Esta vez, incluso con diez jugadores desde el minuto 36, porque Undiano expulsó con rigurosidad a Klose, la carga alemana no fue ni pesada ni a empellones.

Lo hizo desde el toque, pero no le valió. Tampoco estuvo tan fina con la pelota como ante Australia. La circuló mucho, pero con menos intención, salvo en un par de vistazos agudos de Ozil al espacio por el que corrió Podolski. El chico tiene un cañón en su pierna izquierda y se fía mucho de él, pero de vez en cuando le convendría tomarse el gol como un juego de engaños frente al portero. El penalti que falló, telegrafiado a Stojkovic con la postura que había tomado su cuerpo antes del golpeo, lo retrató en ese sentido. Zumbarla no siempre es lo más fiable desde los 11 metros.

No, en esta ocasión tampoco valió la frase de Valdano de: 'Al primer bostezo, gol de Alemania'. Ni la de Lineker: 'El fútbol es un deporte en el que compiten once contra once y siempre ganan los alemanes'. Otras veces, con mucha menos producción futbolística, Alemania ha resuelto partidos y títulos a su favor. Esta vez, el peso de la camiseta no la aupó a la victoria. Los caminos del fútbol son tan insondables que, a veces, permiten reescribir la historia al revés.

Estaba Alemania sobona, con tics y también tacs que la ponen en la senda de España, cuando fue desvencijada por el ala derecho. Una triangulación rápida y vertical por la derecha llegó a la bota derecha de Krasic, que ayer si tenía el pie listo para jugar a las combas. Sacó una curva perfecta al segundo palo donde aguardaban los casi dos metros de Zigic, que mató de cabeza la pelota a Jovanovic para que reventara a Neuer; gol.

En una jugada, los tres jugadores más criticados de Serbia tras el batacazo de Ghana sacaron la cabeza. Antic ha fiado parte de sus aspiraciones en este Mundial a las bandas. Al baile de Krasic y Jovanovic. Este viernes le respondieron como les exigió en la previa. A Krasic le priva la cal y a Jovanovic las diagonales serpenteantes. Otra comba de museo de Krasic la estrelló Zigic contra el larguero. Y el propio Jovanovic, minutos antes, también había hecho sonar la madera con un tiro cruzado.

Para entonces, Löw había tirado ya de todo su arsenal. No le importó la inferioridad, exponerse al una contra uno que cerrara el partido, y eso es siempre de agradecer ante la ley del miedo que impera en el campeonato. Sacó a Mario Gómez y a Cacau, pero a Serbia le funcionó la apuesta inicial de Antic. Renunció a Pantelic para meter a Ninkovic, un centrocampista más para tratar de evitar que Ozil, Khedira y Schweinsteiger abrieran excesivas vías jugando al pie. Lo consiguió y metió a Alemania en un lío.

En la última jornada, Serbia lo tiene fácil con Australia, mientras a los alemanes les aguarda la rocosa Ghana. Seguro que a Alemania no le importará jugar y ganar como siempre lo hizo.

Alemania: Manuel Neuer; Lahm, Mertesacker, Arne Friedrich, Holger Badstuber (Mario Gómez, m.77); Mesut Ozil (Marko Marin, m.71), Bastian Schweinsteiger, Sami Khedira, Thomas Müller (Cacau, m.70); Miroslav Klose y Lukas Podolski.

Serbia: Vladimir Stojkovic; Branislav Ivanovic, Neven Subotic, Nemanja Vidic, Aleksandar Kolarov; Milos Krasic, Milos Ninkovic (Gojko Kacar, m.70), Zdravo Kuzmanovic (Radosav Petrovic, m.75), Dejan Stankovic, Milan Jovanovic (Danko Lazovic, m.79); Nikola Zigic.

Goles: 0-1, m.38. Jovanovic.

Árbitro: Alberto Undiano Mallenco (España). Tarjetas amarillas a Klose (2, la segunda en el m.37, por lo que fue expulsado), Khedira, Lahm y Schweinsteiger por Alemania, y a Ivanovic, Kolarov, Subotic y Vidic por Serbia.

Incidencias: partido del grupo D, disputado en el estadio Nelson Mandela de Puerto Elizabeth ante unos 40.000 espectadores.