Público
Público

Alonso entra en la historia de la F1

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

25 de septiembre. Millones de españoles se sientan frente al televisor para disfrutar del triunfo de Fernando Alonso en el Campeonato del mundo de F1. Un hito inconcebible hasta hacía nada. A sus 24 años, el piloto asturiano tachó de la listas de cuentas pendientes una de las taras históricas del deporte en España. Nadie había pasado de un papel secundario la especialidad reina del automovilismo.

Un poco antes de que comenzara el verano, otro genio iniciaba su ascensión hacia el Everest del tenis. Rafa Nadal logró a principios de junio su primer trofeo de Roland Garros. Era una fiera salvaje, un hercúleo superhéroe con la musculatura al aire sin miedo a derrocar a los grandes de la raqueta.

Salvo en deportes minoritarios como fútbol sala, hockey sobre patines o waterpolo, España jamás había conquistado la cima en las especialidades de equipo más populares. Tuvo que llegar 2005 para que el balonmano inaugurara el ciclo. Fue en Túnez, a las órdenes de un técnico hasta entonces sin mucho nombre Juan Carlos Pastor pero con una visión moderna del trabajo en grupo. La mezcla entre veteranos y jóvenes resultó perfecta: de Barrufet, Garralda o Mariano Ortega a Iker Romero, Albert Rocas o Rubén Garabaya.

Todos estos éxitos se vieron manchados por algunos casos de dopaje sonados, el principal el de Roberto Heras en la Vuelta a España. Mientras, en Francia, Lance Armstrong conquistó su séptimo Tour.

Ronaldinho se hizo con el Balón de Oro y Rafa Benítez exportó su método triunfal del Valencia al Liverpool y pronto dio resultados. El equipo inglés conquistó la Copa de Europa en una de las finales más asombrosas que se recuerdan, puesto que los reds perdían 0-3 en el descanso ante el Milán.

Asafa Powell siguió restándoles centésimas al cronómetro en los 100 metros y dejó la plusmarca en 9.77. Paquillo Fernández logró la plata en los 20 kilómetros marcha del Mundial de Helsinki.

Dos despedidas sonadas: Alberto Herreros dio una liga al Madrid con su último triple y Gary Kasparov, jaque mate a su carrera de ajedrecista.