Público
Público

Alonso marca el camino

Los ajustes en el R-28 hicieron que el español fuese más rápido que Hamilton y Kovalainen

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En Fórmula 1, cuanto menos falta para el comienzo del Mundial más importantes son las citas de pretemporada. Ayer, justo un mes antes de la primera sesión de entrenamientos de la carrera que abre el curso, el Gran Premio de Australia, Fernando Alonso sembró una nueva semilla de inquietud en McLaren, el gran favorito junto a Ferrari.

El 15 de enero, el asturiano dio el primer golpe de efecto. Regresaba a la pista y, al volante del viejo R-27, fue el más rápido. Ayer, en el mismo escenario, superó a Hamilton y a Kovalainen, nuevo compañero de escudería del inglés. Más que la victoria moral, lo que de verdad incomoda a los responsables del equipo británico son los innegables progresos experimentados por el vehículo francés.

En una jornada marcada por el fuerte viento, especialmente molesto a partir del mediodía, Alonso insistió en afinar el bólido. Salió temprano, dio ocho vueltas y a las 9.30 desapareció de la pista. No se le volvió a ver el largo pelo que luce ahora hasta dos horas y media después. No perdió el tiempo. Los mecánicos de Renault desmontaron pieza a pieza la parte trasera del coche, realizaron un sinfín de ajustes aquí y allá, todos bajo la supervisión del piloto ovetense y, cuando retornó al asfalto realizó el que sería su más veloz giro.

5.000 espectadores

Sólo el Red Bull de Webber, con poca gasolina, y los soprendentes Williams de Rosberg y Nakajima fueron capaces de superarle. Los casi 5.000 espectadores presentes en las gradas asistieron a la primera y simbólica alegría de la temporada derivada de la incapacidad de Hamilton para firmar un mejor crono.

'Hemos probado algunas piezas importantes del coche a las que no afecta el viento', explicó Alonso una vez concluida la jornada. 'Ha sido un trabajo útil, pero deberemos concentrarnos en el desarrollo del coche durante los últimos días de febrero', advirtió el bicampeón mundial. Su compañero, Nelson Piquet, completó tandas más largas y sufrió una avería en la bomba de la gasolina.

Alonso se despidió de Jerez. Hoy no se entrenará. Su mirada está puesta en Montmeló, donde le quedan seis intensas jornadas antes de viajar hacia Australia. Así, del 19 al 21 y del 25 al 28 de febrero las escuderías afilaran sus bólidos en el circuito catalán. No habrá más oportunidades de pulir defectos sin la presión de la competición.