Público
Público

La amenaza fantasma

Dos ex barcelonistas y dos ex madridistas, póker de morbo en el Bernabéu

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un año menos dos días después, el Milan regresa al lugar del crimen. La temporada pasada, su triunfo en el Bernabéu (2-3) ante un Madrid sin Cristiano e Higuaín fue la antesala al descalabro que una semana más tarde se produciría en Alcorcón (4-0 en Copa). Los rossoneri llegan con nuevo técnico, Massimiliano Allegri, ex del Cagliari, y un equipo reforzado con los fichajes de Ibrahimovic y Robinho, dos nombres que añaden morbo al clásico del fútbol europeo, entre los equipos con más Champions (9 a 7). Seedorf y Ronaldiho, otros dos viejos conocidos, ya estuvieron en la victoria del año pasado.

Aunque todo apunta a que no estará en el once inicial, Robinho vuelve al Bernabéu tras su espantada al Manchester City. El brasileño costó casi 25 millones y se fue por cerca de 40, así que la operación no fue tan mal negocio para el Madrid. Además, su rendimiento siempre fue excesivamente irregular. Quizás lo peor fue el desaire con el que decidió irse, de ahí que no le extrañaría un mal recibimiento por parte de la grada. Robinho dice que no vuelve con ganas de revancha y que no tiene nada que demostrar, pero lo cierto es que una buena actuación, durante los minutos que le conceda Allegri, le servirían para saldar cuentas pendientes.

Hace diez años que Seedorf, el holandés incombustible, dejó el Madrid. Hace tanto tiempo ya, que de los que fueran sus compañeros, sólo queda Casillas. Primero con el Inter y después con el Milan, un camino que en España no sería habitual pero que en Italia es costumbre, Seedorf siempre ha sido bien recibido por el madridismo. A sus 34 años, sigue teniendo sitio en el once milanista y esta noche volverá a ser una amenaza.

Ronaldinho guarda un buen recuerdo del Bernabéu, un campo que se rindió a su fútbol pese a que su exhibición fuera vestido de azulgrana. Recuperado para el fútbol tras su salida del Barça por petición expresa de Guardiola, Roni se ve al nivel de cuando fue Balón de Oro. Quizás no sea para tanto, pero lo que es evidente es que Allegri, al igual que Leonardo el año pasado, le dan galones.

Otro que no tiene pasado madridista, aunque sí uno aún muy reciente como barcelonista, es Ibrahimovic. Además, el delantero sueco fue pupilo de Mourinho en el Inter justo antes de ser fichado por el Barça. Ibra, quien en sus ansias por hacer de menos a Guardiola ha llegado a decir que 'en el Barça cualquiera puede ser entrenador', se deshace en elogios hacia Mou. Precisamente el técnico del Madrid dejó caer ayer que el ahora delantero del Milan no pudo, o no le dejaron, exhibir todo su potencial en el Barça. Será porque Ibra tenía unas exigencias colectivas que fue incapaz de interpretar. En el Milan no las tiene y bien que lo agradece.