Público
Público

Ancelotti regala medio clásico al Barça

El Madrid puso al Barça contra las cuerdas cuando el italiano acabó con su planteamiento ultradefensivo. A los azulgranas les vale con juego muy irregular y los tantos de Neymar y Alexis. Messi no brilló y el Madrid pidió do

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La sorpresa era general en Madrid y también sobrevolaba el Camp Nou. Ancelotti regresaba a los miedos de Mourinho, que tantos partidos enterraron para los blancos. Esos que comenzaron con aquella dolorosa manita. El italiano recuperaba para la ocasión el trivote que se inventó el portugués para detener a los azulgranas y, como en la mayoría de choques con el luso, con escasos frutos. El planteamiento ultradefensivo de salida, con Ramos, Khedira y Modric en el centro del campo sucumbió mientras estuvo sobre el césped. El Madrid sólo dio la talla cuando Ancelotti renunció a él y volvió al sistema habitual, cuando los blancos dieron de verdad la cara y encerraron a los azulgranas en su coliseo. Fue entonces cuando pasó por encima de un Barça muy adormecido, muy parecido al de Milán. Pero con más pegada, eso sí. Esa que reclamaba Martino en la previa del duelo. Tuvo ocasión y media en la primera mitad e hizo un gol de rebote. Y otras tres en el segundo acto y marcó el tanto de la sentencia. No podrá reprocharle nada a los suyos en ese aspecto. [ASÍ TE LO CONTAMOS EN DIRECTO]

Sí en casi todo lo demás. Los culés cometieron los mismos errores y pecados que en San Siro. La falta de profundidad, de velocidad, de acierto presidió mayormente su juego, sólo espoleado en algunos minutos espectaculares del primer acto, en los que Iniesta fue el amo y señor del mismo. El manchego resurgió hoy de la oscuridad del resto de temporada y llevó a ella a un Messi sin nada de brillo. No fue el clásico del argentino, por primera vez en muchos. La entrada de Cesc en el once le desplazó a la banda derecha, donde apenas entró en juego, y casi siempre muy bien tapado por los blancos.

Para ocupar ese previsible vacío en ciertos momentos de la temporada llegó Neymar y lo demostró esta tarde. Volvió a ser la luz en el ataque culé, la magia desbordante ante la ausencia del astro de Rosario. El brasileño se inventó el primer gol, de la nada. Cuando el choque andaba entre el toma y daca, le cayó un balón al piso y, muy escorado, se sirvió de la pierna de Carvajal para inaugurar el marcador de rebote.

Ahí paró el Barça las máquinas y se dedicó a sestear, a conservar el resultado con dos tercios de choque aún por delante. Para extrañeza de la mayoría, el Madrid siguió con las mismas: a verlas venir. Sólo reaccionó cuando se acercaba el descanso y acorraló a los locales. Tuvo entonces la igualada Khedira en un remate en el que no acertó. Salvó Valdés la primera de muchas y pidieron los merengues penalti por mano de Adriano. Involuntaria y sin evitar ocasión alguna, pues la posesión ya era culé. 

Prosiguió el cerco tras el descanso, cuando deshizo Ancelotti todos los males del principio. Tiró el italiano medio partido e intentó remediarlo en el segundo acto, con un juego muy intenso. Lejos de su mejor versión, pero muy por encima de un Barça muy remolón, a años luz de aquel que prometía en el primer partido de Liga presionar hasta el límite y jugar a una velocidad endemoniada. Cristiano desperdiciaba una ocasión franca para el empate ante la que Valdés volvió a hacerse gigante con un paradón. Sólo se darán cuenta los culés de lo que pierden en la portería cuando llegue el verano. Aunque ya han empezado a hacerlo. Fue capital el cancerbero en la justa, por poco, victoria de los suyos. 

Con todas las piezas blancas ya en su lugar, con Benzema en punta y el hombre de los cien millones en el banquillo, sólo el árbitro y la suerte privaron al Madrid de igualar merecidamente el choque. Primero, Undiano Mallenco no señaló una clara pena máxima por empujón de Mascherano sobre Cristiano. Después, el ariete francés marró un derechazo espectacular desde fuera del área que acabó en el larguero. Y en medio de los lamentos por las dos jugadas apareció el niño maravilla para sentenciar un clásico que no maquilla el mal juego de los azulgranas. Alexis marcó un golazo de esos que se recuerdan de todos los clásicos. Una obra de arte, con una vaselina a Diego López, que hacía añicos los ánimos blancos. Jesé ponía emoción con un gol en el descuento, pero era en balde. Pese al escaso brillo, el Barça ya saca seis puntos al Madrid.  

2 - Barcelona: Víctor Valdés; Alves, Piqué, Mascherano, Adriano; Busquets, Xavi, Iniesta (Song, m.77), Cesc (Alexis, m.70), Messi y Neymar (Pedro, m.84).

1 - Real Madrid: Diego López; Carvajal, Pepe, Varane, Marcelo; Khedira, Sergio Ramos (Illaramendi. m.56), Modric; Di Maria (Jesé, m.76), Cristiano Ronaldo y Bale (Benzema, m.61).

Goles: 1-0, m.19: Neymar. 2-0, m.78: Alexis. 2-1, m.90+1: Jesé.

Árbitro: Undiano Mallenco (col. navarro). Mostró cartulina amarilla a Busquets (m.7), Sergio Ramos (m.14), Adriano (m.35), Bale (m.45), Khedira (m.59), Marcelo (m.64) y Cristiano Ronaldo (m.80)

Incidencias: Asistieron al encuentro 98.761 espectadores, en partido correspondiente a la décima jornada de la Liga BBVA disputado en el Camp Nou. En el palco estaban presentes entre otros, el presidente de la Generalitat de Catalunya, Artur Mas; y el alcalde de Barcelona, Xavier Trias.