Público
Público

Andrea Fuentes sale del agua: "La polémica con Tarrés me ha quitado fuerza"

La nadadora, con cuatro medallas olímpicas, confirma su retirada, "triste por ver dos bandos en la sincro" 

Publicidad
Media: 1
Votos: 1

La hasta ahora capitana del equipo español de natación sincronizada Andrea Fuentes confirmó este miércoles que se retira a sus 29 años y siendo la líder del combinado debido al agotamiento mental, que no físico, por tener sus objetivos 'fuera del agua' y, además, reconoció que la polémica surgida entre la RFEN y la exseleccionadora Anna Tarrés le ha 'desmotivado y quitado fuerza'.

'Creo que es inútil pensar en qué hubiera pasado porque no soy vidente. El tema de la polémica con Anna Tarrés me ha desmotivado y quitado fuerza, pero no quiero pensar en lo que hubiera sido, lo importante es estar aquí y ahora', aseguró Fuentes emocionada en rueda de prensa en el Centro de Alto Rendimiento (CAR) de Sant Cugat del Vallès (Barcelona).

En este sentido, comentó que el proceso que la ha llevado a tomar la decisión de retirarse ha sido largo y que no le vino de la noche a la mañana, con muchos factores que han incidido. 'Uno no se despierta y dice 'me tiro al vacío'. Tiene su proceso y lo llegué a pensar en algún momento cuando sucedió', comentó en referencia al despido y proceso jurídico con Anna Tarrés, presente en el acto junto al nuevo equipo técnico.

'La pregunta no es por qué lo he dejado sino por qué estaba desmotivada''Me entristece ver dos bandos en la 'sincro'. La pregunta no es por qué lo he dejado sino por qué estaba desmotivada, y lo estaba porque vivía en una nube de negatividad', aseveró la tarraconense en cuanto a los motivos que le han llevado a retirarse. 'Que los proyectos salgan de la ilusión y no de la venganza', pidió.

La nadadora catalana negó que se retire por problemas físicos, ya superados, sino por falta de motivación. 'Nunca lo dejaría por dolor físico, sería sentirme perdedora. Es momento de hacer un cambio en mi vida, la 'sincro' ya no me motiva desde dentro y mis motivaciones ya están fuera del agua. Lo he dado todo, puedo estar orgullosa porque he llegado más lejos de lo que nunca imaginé', se sinceró.

'Quiero cambiar y empezar una nueva vida y quiero crecer. Podría haber ido al Mundial y cobrar, pero o todo y nada, y ya está. Medias tintas no quiero', indicó sobre la posibilidad de haber retrasado la retirada hasta después de la cita mundialista de este verano en Barcelona, donde podría haber puesto el broche de oro a su carrera.

Y es que Fuentes, la capitana del equipo español de natación sincronizada y punta de lanza desde la retirada de Gemma Mengual, es la deportista española con más medallas olímpicas: tres platas y un bronce, además de 13 medallas en Mundiales y 12 en Europeos.

'Todos los cambios son positivos, creo que podrán hacer más y mejor sin mí, es hora que crezcan 'solitas'''Nunca me he dejado derrotar a las primeras de cambio, he luchado, pero he sentido que era el momento. Todos los cambios son positivos, creo que podrán hacer más y mejor sin mí, es hora que crezcan 'solitas'. De mi carrera, recuerdo el podio de Pekín y no ver a la gente de las cascadas que tenía en los ojos, no por la medalla sino por el trabajo. También recuerdo a Ona (Carbonell) estar esperando a ver si era un '2' o un '3' en Londres y su cara', manifestó.

 

Fuentes ha recurrido a una frase de Steve Jobs, el creador de Apple, para resumir su situación: 'Cada día me miro en el espejo y me pregunto: 'Si hoy fuese el último día de mi vida, ¿querría hacer lo que voy a hacer hoy?'. Si la respuesta es 'no' durante demasiados días seguidos, sé que necesito cambiar algo·.

'Hoy nace una nueva Andrea y empieza una nueva vida. Siempre dije que seguiría en la alta competición hasta que mi mente no pudiera seguir, lo he dado todo en 20 años, y no quiero seguir por dinero, porque toque, por gloria ni por tener miedo a lo desconocido. Ha sido una decisión difícil de tomar y más teniendo un Mundial en casa, la culminación a mi carrera', recalcó.

Fuentes agradeció a Gemma Mengual, quien no asistió a su despedida, que le enseñara a 'bailar dentro del agua' y también a Anna Tarrés que le hiciera deportista de elite y mujar. 'Anna, me has dado seguridad en mí misma, me enseñaste a tirar para adelante y que el mundo puede ser comido', confesó. Al final del acto, recibió una rosa de cada una de sus compañeras, que tuvieron la voz cantante en Ona Carbonell.

Ha pasado 20 de sus 29 años en el agua, pero Andrea Fuentes (Valls, Tarragona, 1983) ha decidido salir de ella para siempre y cual sirena varada recordará sus éxitos, las cuatro medallas olímpicas que le sitúan como una de las deportistas españolas más laureadas de la historia.

Fuentes, vitalista, quiso ser bombero de pequeña. De mayor se relajaba entre rutina y rutina con la horticultura y últimamente era una convencida de la filosofía zen: 'El miedo es imaginario para un futuro incierto'. Le gusta recordar que empezó a practicar la apnea en el vientre de su madre, porque nació con tres vueltas de cordón umbilical, pero la vida se la cambió un vídeo cuando tenía nueve años.

En la escuela Orlandai de Barcelona apareció una entrenadora con una vetusta cinta de vídeo en la mano. Fue entonces cuando descubrió la sincronizada y el embrujo de Anna Tarrés, la persona que le dio al 'play' de aquel vídeo y seguramente de su vida. Se fue a aprender al CN Kallípolis junto con su hermana Tina. A los trece años fue seleccionada para trasladarse al Centro Catalán de Tecnificación deportiva, instalada en la residencia Blume. Allí conoció a Beth Fernández, que como Tarrés también marcó su vida deportiva.

Con dieciséis años (1999) entró a formar parte del equipo absoluto y dos años más tarde, junto con su hermana Tina, consiguió la primera medalla española en un Mundial, el bronce en el Mundial júnior de Seattle. Desde que en 2002 ganó la plata en el Europeo de Berlín, la sirena no ha dejado de sumar medallas a la causa. En 2003 logró la plata en el 'combo' del Mundial de Barcelona, en 2004 finalizó cuarta en los Juegos de Atenas, en 2005 fue bronce en el Mundial de Montreal, en 2006 sumó tres platas en el Europeo de Budapest, en su primera incorporación con Gemma Mengual.

Ese dúo le marcó. Andrea Fuentes y Gemma Mengual formaron una marca reconocible. Técnica y pasión. En 2007, una plata (en la primera victoria sobre Japón) y un bronce en el Mundial de Melbourne; en 2008 en los Juegos de Pekín consiguió dos platas más y cinco medallas más (4 platas y 1 oro) en el Mundial de Roma. A la mejor Andrea Fuentes se le vio a partir de 2010. Ella sería la solista, la capitana del equipo ante la ausencia de Mengual. Ona Carbonell se convirtió en su compañera en el dúo y se produjo un relevo generacional en el equipo. Apenas se notó. Cuatro platas en el Europeo. En 2011, en el Mundial de Shangai, Andrea Fuentes era más estilizada que potente y los resultados seguían: una plata en el solo y cinco bronces.

En los Juegos de Londres, tocó el cielo cuando con Ona Carbonell consiguió la plata en el dúo y sumó el bronce por equipos. Después de aquel verano londinense, todo se desmoronó. A los problemas físicos y la descomprensión después del duro trabajo, se sumó el adiós de Anna Tarrés, la mujer que le dio al 'play', tras un contencioso con el presidente de la Federación, Fernando Carpena. Ahora Andrea Fuentes ha decidido parar y le da las riendas a Ona Carbonell, aquella niña que la primera vez que la vio le llamó la atención 'la luz que emergía a su alrededor'.