Público
Público

Ángel Pérez: "Madrid no tiene espíritu para unos Juegos Olímpicos"

El portavoz de IU en el Ayuntamiento de Madrid critica que ahora "es el momento del empleo y la vivienda", no de una candidatura olímpica para 2020

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La capital de España está ya preparada para la inspección desde este lunes de los miembros del COI. Para Ángel Pérez (Madrid, 1954), 'no tiene el ánimo para saludar con pompones y serpentinas a los inspectores ni para pedir unos Juegos'.

¿Cuáles son sus motivos para oponerse a la candidatura?

Nosotros nos opusimos a la presentación de la candidatura. Lo hicimos en el momento en que se planteó, que hará algo menos de dos años, porque entendemos que una candidatura olímpica tiene que corresponderse con una ciudadanía en condiciones anímicas, sociales y económicas capaces de respaldar en conciencia esa candidatura. Y nosotros entendíamos hace dos años, y seguimos entendiendo, que esa ciudadanía no está ni en las condiciones sociales, ni económicas, ni culturales, ni de ánimo para unos Juegos Olímpicos.

Hoy la gente está preocupada por las necesidades absolutamente básicas, que son la vivienda, el empleo, el deterioro de las políticas sociales, de las políticas públicas, la situación de una juventud con un 55% de desempleo... Es decir, no creemos que sea una ciudad que esté en condiciones de salir con los pompones y con las serpentinas a saludar a un Comité Olímpico Internacional, ni a reivindicar para Madrid unos Juegos Olímpicos que deben celebrarse con una alegría de espíritu que no es la que tiene hoy la ciudadanía.

¿Por qué cree que insisten tanto en organizar unos Juegos en estos tiempos en los que se recorta en todo y en los que el país se aproxima a los seis millones de parados?

En los tiempos de Gallardón 'El Grande', se correspondía con aquella política faraónica que tiene que ver con la M-30, con los grandes proyectos del Atlético de Madrid, Mahou, Chamartín, Recoletos-Prado... proyectos que se quedaron ahí colgados porque llegó la crisis económica. Y en los tiempos de la crisis porque hoy tenemos un Gobierno municipal que la única posibilidad que le queda para dinamizar un poco Madrid es organizar unos Juegos.

Madrid está, además, en un proceso acelerado con la Ley de Haciendas Locales que va a restar competencias y a restar todavía más recursos a la grandes ciudades, y, entre otras, a Madrid. Madrid va a perder la política de vivienda y está restringiendo ya políticas de asistencia a domicilio. No llevar adelante las inversiones previstas en los equipamientos de barrio, incluidos los equipamientos deportivos de barrio. Una de las formas de inyectar 1.700 o 1.800 millones de euros por parte de el Gobierno de la nación es hacer esas infraestructuras y por lo tanto generar algo de empleo. Y generar también una cierta ilusión en torno a un acontecimiento como los Juegos Olímpicos, del que yo no niego la importancia. Lo que digo es que la ciudad no tiene ese espíritu, ese ánimo.

Botella afirma que se crearán 320.000 puestos de trabajo y que ayudará al país y a Madrid a salir de la crisis...

A mi la verdad es que entre los 320.000 puestos de trabajo y los cinco millones que harían falta me da igual. El problema al final es cuántos puestos de trabajo se generan. Cuando se dice que el 70% de las infraestructuras están hechas, es cierto que unas están hechas pero otras proyectadas. Porque, por ejemplo, el centro acuático o el propio estadio incluso está en cuestión por sentencias del Tribunal Supremo. Evidentemente generaría empleo, pero los 320.000 puestos de trabajo son como los 220.000 del señor Adelson. Si seguimos así habrá un efecto llamada y nos faltarán parados en Madrid. Ojalá fueran 320.000 puestos de trabajo. A mi me gustaría mucho estar de acuerdo con la alcaldesa y que eso fuera verdad.

Lo importante es que al final en Madrid, si hay unos Juegos Olímpicos, seguirá habiendo un problema: que Madrid necesita un estado de ánimo para soportar unos Juegos, y este tiene que ver mucho con la situación económica y social de los madrileños. Si en Madrid no se genera empleo, no hay políticas públicas, no se corrigen los desequilibrios sociales, y si en el Madrid olímpico no hay unas infraestructuras deportivas de barrio, de distrito que realmente son las que se merecen una ciudad olímpica, los Juegos Olímpicos serán los de las elites deportivas del mundo. Pero no serán los de una ciudad olímpica.

Teniendo en cuenta que los Juegos se celebrarán dentro de siete años, ¿no consideran que en este tiempo la situación en España ya habrá mejorado?

España en términos globales nunca mejora, mejora una parte de los españoles u otra. Yo creo que evidentemente llegará un día en que el PP o el Gobierno de turno dirá 'ya hemos salido de la crisis'. Pero ese será el día en que haya tres o cuatro millones de jóvenes trabajando por 600 euros al mes, con dudosos derechos de sindicación, escasos derechos sociales y laborales, pocas políticas públicas, y que, por lo tanto, España habrá retrocedido 30 o 35 años. Probablemente se habrá salido de la crisis, pero habremos vuelto a un punto de origen donde serán necesarias nuevas crisis para que la sociedad pueda seguir avanzando. Evidentemente, esto es lo que nos están preparando.

'Los puestos de trabajo que promete Botella son como los de Adelson'

Cuando el PP habla de salir de la crisis, no está hablando de ir a una sociedad de pleno empleo, de derechos, de trabajo de calidad o de un modelo económico basado en la inversión en las tecnologías, en la investigación... Está hablando de aceptar sumisamente el papel que la Europa del norte ha designado para España. Probablemente, entonces sí, no hablaremos de la crisis, seguramente la prima de riesgo sea más baja y los bancos tengan más beneficios. Pero yo no sé si se habrá salido de la criris de la que hablamos. Yo creo que no.

¿Por qué cree que se pone tanto empeño en hacer infraestructuras para las elites, como dice usted, y no en mejorar las que ya hay de los barrios?

Ese es el contraste de siempre. Nos podemos gastar 140 millones de euros en un nuevo estadio olímpico. Y uno no tendría nada que decir si no fuera porque la piscina del barrio de la Concepción lleva cinco años cerrada con el vaso de piscina roto porque no se puede arreglar y porque no hay dinero para arreglarlo. O en Vallehermoso porque llegaron y un buen día tiraron todo y dejaron un solar. O en el Mercado de la Cebada, donde en vez de primero proyectar, luego derribar y después construir, pues primero derrumbaron, dejaron al distrito Centro sin piscina y ahí sigue esperando a ver si llega alguien con dinero. Eso lo hace cualquiera, lo de tirar esto y esperar a ver si llega alguien con dinero. Para eso no hace falta gobernar. Con ser un aficionado es más que suficiente.

Ese es el contraste. Por eso yo distingo entre lo que es el Madrid olímpico y la celebración de los Juegos. Se pueden celebrar los Juegos, y seguramente se organizarían muy bien, porque en España para esto somos bastante paletos, y nos gusta mucho competir con bombillas y tal. Seguramente lo haremos todo muy bien, y los cronómetros funcionarán perfectamente, y luego dirá todo el mundo que son los mejores Juegos que se han celebrado hasta el momento. Ahora, que habrá barrios que sigan sin piscinas, sin biblioteca y sin un centro social, y eso es lo que yo creo que no debe ser una ciudad olímpica. Una cosa es tener los Juegos y otra ser una ciudad olímpica.

Con la deuda más alta de toda España (la del Ayuntamiento de Madrid), ¿cómo se paga todo esto? Lo digo porque incluso con las previsiones más optimistas puede haber desfases en el presupuesto... Y en ese caso pagaría la Administración...

Nosotros venimos discutiendo mucho esto con el Gobierno. Hemos tenido una posición bastante comprensiva con el problema de la deuda, teniendo en cuenta que se ha generado haciendo políticas contrarias a las que nosotros hubiéramos hecho. Pero pensamos que el problema de la deuda es el pasado; el problema del futuro es la financiación. Y hablar de eso, para nosotros era el pacto local, una oportunidad de debate social, nuevas transferencias, más recursos, un proceso participativo, la descentralización del Ayuntamiento de Madrid, mejor gestión y una política fiscal diferente, un IBI progresivo o nuevas tasas.

De ahí nosotros entendíamos que salían unos 500 millones de euros de financiación adicional que podrían permitir pagar la deuda más comodamente y hacer políticas de inversión que generaran riqueza y, por lo tanto, repercutieran en una menor deuda a través de una política de mayores ingresos. Pero cuando aparece el primer borrador de la Ley de Haciendas Locales y lo que se plantea es justamente lo inverso al pacto local, es decir, una mesa camilla entre Comunidad y Ayuntamiento, donde lo que hacen es pensar para ver cómo recortan gasto y cómo recortan servicios a la ciudadanía, pues ya estamos en el proceso inverso.

La deuda de Madrid, en una economía que cada vez se reduce más, tiene muchas menos posibilidades de ser resuelta. La deuda se resuelve ingresando más, y eso significa amplificar la economía, no restringirla. ¿Y cómo piensa el PP abordar este problema? Sencillamente dejando los ayuntamientosm como ventanillas de las Comunidades Autónomas. Los ayuntamientos serán sitios en donde se cobren los impuestos, se retire la basura y poquito más. Y eso es una pérdida, no sólo en términos económicos y de políticas sociales, sino también política y democrática de primer orden, porque con eso se resta a los ayuntamientos la relación con la ciudadanía. Habrá dinero si hay Juegos Olímpicos, porque eso es parte de los PGE, porque el Ayuntamiento de Madrid no tiene un euro, cada paso que da son políticas recaudatorias.

¿Han hecho algún cálculo de lo que lleva gastado la candidatura?

'Nos oponemos a unos Juegos Olímpicos sólo de las elites'

No, porque tampoco podemos hacerlos, no tenemos los instrumentos necesarios. En cualquier caso, yo recuerdo que en la aprobación de la presentación de la candidatura, por parte del PSOE y del PP, estuvo marcada también por una propuesta que hacíamos todos: que no hubiera más gastos ni en infraestructuras ni en el desarrollo de la candidatura, sino en la presentación. Y que, por lo tanto, no haya más gasto de presupuesto hasta que Madrid verdaderamente no sea designada como ciudad olímpica. Hasta ese momento lo que hay son gastos, creemos nosotros, de presentación de la candidatura, que serán los viajes mínimos para presentar la candidatura. Un presupuesto que no llegaba a 20 millones de euros y que no era el dinero de la pasada candidatura, en donde había patrocinios, las empresas se volcaron porque era otro momento. Ahora evidentemente, incluso en eso, se nota la crisis.

Ustedes dicen que se oponen a un Madrid 2020, en principio. ¿Eso que supone? ¿Qué significa?

Nosotros a lo que nos gustaría llegar al final es a que si Madrid hace unos Juegos Olímpicos, Madrid sea una ciudad olímpica. Y que lo sea en todos sus distritos y en todos sus barrios. Y, mientras eso no sea así, nosotros nos oponemos a la idea del olimpismo, porque creemos que el olimpismo en sí no tiene nada que ver con el elitismo. El propio nacimiento de los Juegos tiene que ver con los Juegos de un pueblo griego, que eran neta y absolutamente populares, dentro de lo que era Grecia. Nosotros creemos que la deriva de la celebración de los Juegos ha ido cada vez más a eso, y el organizar los Juegos Olímpicos en una ciudad como Madrid, que carece de infraestructuras básicas en muchos barrios y distritos...

El Ayuntamiento de Madrid y los poderes públicos en general siguen entendiendo que el deporte es algo así como un valor posmaterial, la herencia del franquismo. Es cierto que hay muchas infraestructuras deportivas, mucha gente que hace deporte, pero también es cierto que hay muchas carencias todavía. A nosotros nos parece que una ciudad olímpica sería una en la que todos los ciudadanos que lo desean tienen una relación con el deporte que les hace vivir el olimpismo de una manera más directa. Que Madrid no sea una ciudad de espectadores y que sea una ciudad protagonista.

¿Cree que los Juegos pueden remarcar más las diferencias entre las clases sociales?

Creo que eso siempre sucede aunque no se pretenda. No le quiero achacar al PP intencionalidades, pero es verdad que cuando vino el COI, vino al Hotel Villamagna, que seguramente muchos madrileños no lo conocen ni de pasar por delante. Es evidente que los Juegos son los de las élites deportivas del mundo. Entonces, se viven de manera diferente por quien vive en un extremo de Carabanchel que por quien vive en la Carrera de San Jerónimo. Pero esa cuestión tampoco es imputable de manera inmediata y directa al PP.

Pese a esa oposición, afirma que 'evitarán poner palos en las ruedas', ¿eso cómo se lleva a cabo en la práctica?

Esto es como aquello de 'le voy a regalar a usted esta moto; pues mire usted no me hace ninguna falta, pero si me la regala déjela ahí'. Esto es un poco así. Nosotros pensamos que no es el momento de los Juegos, que debería ser el momento del empleo, de la industria o de un plan regional de estrategia territorial que lleva dormido muchos años. Pero si vienen los Juegos a Madrid, pues vale. Y si eso vale para generar algo de empleo y para que después haya infraestructuras, y para cerrar las grietas de la M-40 en San Blas, pues vale. Pero nosotros no estamos entusiasmados con esa idea.

'Es exagerado dar la espalda a los Juegos si al final se los conceden a Madrid'

Estamos entusiasmados con un Madrid que sea capaz de proyectarse y de crecer a través del esfuerzo de sus ciudadanos y de un Gobierno que sea capaz de dirigir eso. No tanto de un Madrid que espere a que otros decidan por nosotros cómo debemos desarrollarnos. Por eso nos ofende tanto lo de Adelson.

Pero, si consideran que hay otras prioridades en las que gastar el dinero, ¿por qué no se oponen más activamente?

Vuelvo a repetir... que viene esto, pues que venga, pero eso no es poner palos en las ruedas ni dejar de ponerlos. Si vienen tampoco lo vamos a poder evitar, a menos que alguien pretenda que nos coloquemos en la pista de aterrizaje para que no aterricen los atletas y nos pillen los aviones. Vamos a ver, Izquierda Unida no es quien resuelve el conflicto mundial. IU tiene una voz, aquí [en Madrid] tenemos seis concejales de un total de 57, y dentro de eso decimos 'mire usted, nosotros creemos que lo que hay que hacer es esto', y es lo que proponemos permanentemente en el pleno. Pero nos dicen 'nosotros vamos a hacer esto'. Bueno, pues como tienen mayoría para hacerlo seguramente lo harán. Que nos traen los Juegos Olímpicos, pues muy bien, los harán.

No vamos nosotros a ir a interrumpir las carreras ni a meternos por el medio. Esto es comprensible, ¿no? Se supone que no se nos pedirá esto. Este es el razonamiento, sabiendo también que estamos hablando de unos Juegos, no hablamos ni del principio ni del fin del capitalismo.

¿No es incompatible oponerse a esto y que después una concejal de IU acuda con Botella a entregar el proyecto a Rajoy en La Moncloa?

No. En primer lugar, la concejala de IU [Milagros Hernández] fue por delegación y porque se lo dije yo, ya que yo no pude ir. Nosotros estamos en el Patronato, que es precisamente una forma de estar en el control del presupuesto y una forma de estar en el control del proceso. Es un acto protocolario, de la misma manera que yo asisto al Patronato regularmente cuando se convoca. Hemos estado asistiendo las cuatro fuerzas políticas hasta hace un par de meses que es cuando UPyD dejó de asistir. Hasta entonces estuvimos yendo, como van los sindicatos y otras representaciones.

Pero al final, hacerse la foto con Botella y Rajoy, y en este caso, para algún votante de IU puede resultar chocante, ¿no?

Yo estoy seguro que todo lo que hagamos siempre chocará con alguien de IU o del PSOE o del PP. Lo tengo perfectamente claro y no tengo experiencias en otros sentidos. Nosotros siempre que hacemos algo, siempre, chocamos.

¿No van a llevar a cabo entonces ningún tipo de campaña contra los Juegos ni a hacer ningúna acción durante la visita del COI esta semana?

'Lo de Urdangarin es calderilla sucia en comparación con las privatizaciones'

No, en absoluto, porque entiendo que no nos corresponde. Los Juegos Olímpicos, cuando fueron en Barcelona o cuando la Expo por ejemplo, es algo que adquiere una importancia de carácter nacional y no sé si alguien se habrá planteado una cuestión como ésta. Pero nosotros desde luego no tenemos previsto hacer nada especial de ningún tipo, ni a favor ni en contra.

¿Se va a investigar el dinero (unos 132.000 euros) que Madrid 2016 dio a Urdangarin? ¿Ustedes lo van a impulsar?

Que se investigue. Yo, hasta donde llego, creo que había dos auditorías. Y si las auditorías dijeron que todo estaba bien, tendrán que investigar las auditorías. A mi me parece que, si efectivamente hay un dinero que está mal dado o que no se gastó en lo que había que gastarlo, pues una de dos: o se reembolsa el dinero o habrá responsabilidades. Yo en eso, evidentemente, no tengo ningún tipo de duda.

Y en ese caso, ¿cree que habrá algún tipo de responsabilidad?

Pues es difícil, viendo lo que estamos viendo es francamente complicado. Pero hay cosas más gordas en España. ¿Usted se acuerda de cuando el patrimonio público era de todos los españoles? Que eran el resultado del trabajo de millones de trabajadores durante decenas de años. Y llegaron un buen día y se pusieron a privatizarlo todo con la ley en la mano. Pues para mi eso es mucho más grave que lo que estamos viendo. Para mi esto que estamos viendo es calderilla. Es una manera de engañar al respetable y que el respetable se deja engañar, yo creo que porque en el fondo le apetece. Es una penosa calderilla, sucia, pero calderilla. Créame, no se engañen.