Público
Público

Un año en 40 minutos

El Madrid, tocado tras la derrota copera ante el Barça, se juega su pase a cuartos de la Euroliga ante el Montepaschi Siena

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Entre sus manos, la carpeta con el scouting del Montepaschi Siena se muestra impoluta. Un dossier que está obligado a tener todas las respuestas. 'Desde luego que es un todo o nada. Es uno de los partidos que te pueden marcar una temporada', asume Messina. Reflexivo, serio, con dudas sobre el verdadero calado de la derrota en Copa entre sus jugadores 'no puedo saber lo que siente en profundidad una persona porque no estoy dentro de ella', esgrime, Ettore intenta proyectar todo su positivismo ante un partido sin opción de excusa y con la posible baja de Jaric.

La derrota, tras dos fracasos consecutivos en Europa (Siena y Maccabi), más allá del enésimo dolor en la Euroliga los blancos necesitarían una pirueta para acceder a cuartos, acrecentaría el clima de inestabilidad que parece haber atrapado al Madrid desde la final de Copa. El técnico, obligado a reiterar la confianza ante las críticas de su obra 'me siento apoyado por el club' y el inicio de un escaparte de nombres que desvirtua el presente. 'Esto ya lo he vivido en Bolonia, desde febrero se opinaba de la temporada siguiente. Esta fue una de las razones por las que entonces se pasaron malos momentos', aduce el técnico blanco.

Splitter y Rudy, que ayer alzó la voz sobre su situación en Portland 'lo único que quiero es jugar y me da igual dónde lo haga', aseguró el alero en Eurosport, han empezado a desfilar como reclamo de futuro. En el presente, la enésima explicación a las ausencias de Bullock se parapetan en las carencias físicas del estadounidense. 'Sólo aparecerá ante jugadores a los que pueda hacer daño', explica Ettore, preocupado por la 'depresión' de su grupo al recibir un parcial negativo. 'Tenemos que arreglarlo'.

El mismo caldo de cultivo gris cocinan Unicaja (obligado a ganar para no hacer cábalas imposibles) y Baskonia (la derrota les expulsaría de la Euroliga). Lo mismo le sucederá a Panathinaikos si cede en Atenas ante el Barça.