Público
Público

El árbitro del Liverpool-Atlético desvela que recibió amenazas

El sueco que pitó el polémico penalti en contra del equipo español dice que tuvo que cambiar de teléfono ante las llamadas amenazantes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Martin Hansson, el árbitro sueco que dirigió hace unas semanas el polémico Liverpool-Atlético de Madrid de Liga de Campeones, confesó hoy al diario Expressen que ha recibido amenazas de muerte y que tuvo que cambiar de teléfono ante las llamadas y mensajes de aficionados furiosos.

'Llamaban todo el tiempo y recibía muchos SMS. Estoy acostumbrado, pero esta vez fue demasiado, con un tono amenazador, fue muy desagrdable. Estoy harto, así de simple', declaró al diario sueco Hansson, que pitó un penalti bastante dudoso por una presunta falta contra Gerrard en el descuento que permitió al Liverpool empatar el partido (1-1).

Hansson señaló que el tono de las amenazas había sido muy variado, pero que algunas directamente atentaban contra su vida, y que éstas las había denunciado a la policía, aunque reconoció que era muy difícil que ésta pudiera probar nada.

El colegiado sueco ha cancelado también su abono y su número de teléfono móvil, que hasta hace poco figuraba en las páginas amarillas en Internet, para optar por otro nuevo y oculto. 'No merece la pena dejarse influir por todo esto, uno sigue arbitrando porque le gusta. Y voy a seguir creyendo que el fútbol puede hacer mucho bien, sería triste que estas fuerzas oscuras fueran las que mandaran', afirmó.

Aunque admite que la posibilidad de la retirada ha pasado por su cabeza, a pesar de sólo tener 37 años, Hansson asegura que continuará arbitrando y que el apoyo de sus colegas ha sido fundamental. Hansson se mostró muy crítico con el papel de los medios de comunicación, especialmente en Suecia, donde se han registrado varios casos de amenazas a árbitros en los últimos tiempos.

'Me parece raro que muy pocas veces o nunca se escriba que los árbitros lo han hecho bien, sólo cuando hay algo dudoso, entonces todos escriben lo malo que se ha sido. Es normal destacar que se ha cometido un fallo grande, pero escribir días y semanas sobre eso es demasiado', denunció Hansson.