Publicado: 10.07.2014 01:07 |Actualizado: 10.07.2014 01:07

Argentina, 24 años no son nada

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Argentina de Messi ya tiene su final. La más ansiada por una selección que la lleva esperando 24 años. Un mundo en esto del fútbol. El mejor jugador del planeta ya está ante el partido de su vida, el que le puede coronar con el gran título que le falta. Precisamente se medirá ante su último verdugo en una final, Alemania. Será el domingo a partir de las 21 horas en Maracaná. Y para ello, tuvo que alcanzarla a través de la tanda de penaltis, gracias a los guantes de Sergio Romero, tras 120 minutos de semifinal paupérrima. Holanda deberá seguir esperando su oportunidad para coser la estrella a su camiseta. Fallaron desde los once metros Vlaar y Sneijder.  Van Gaal cede el testigo cayendo en el penúltimo peldaño.

La primera parte en Sao Paulo desprestigió lo que se presupone de una semifinal mundialista. Ni Holanda ni Argentina quisieron asumir el más mínimo error. La máxima transmitida era riesgos cero. En caso de duda, balón atrás, hasta el portero, y a empezar. El meneo alemán todavía seguía fresco y la tensión se instaló desde el pitido inicial. Ya habría tiempo de anotar. Holanda, experta en marcar en los tramos finales, y Argentina, gandor de todos sus encuentros por la mínima, eran los actores propicios. Antes se guardó, por fin en el Mundial, un minuto de silencio en homenaje al fallecido Alfredo Di Stéfano. Pero el fútbol no le rindió ningún halago en los primeros 45 minutos. 

Van Gaal recuperó a un pretoriano como De Jong en la medular, mantuvo su línea de cinco hombres atrás y el trío de ases arriba con Sneijder, Robben y Van Persie. Sabella colocó a Enzo Pérez en lugar del lesionado Di María y con un esquema 4-4-2. El resultado de las pizarras fue un muermo sobre el césped del Arena Corinthians. Holanda apenas inquietó a Sergio Romero, salvo un tiro lejano de Sneijder en el minuto 12. La defensa argentina cerró los espacios a las balas 'oranjes' conociendo el peligro que suponen a la espalda.

Mientras, Argentina, sí intentó algo más llegar hacia Cillessen pese a las carencias para elaborar su juego a través del centro del campo. Sus opciones siempre pasaban por balones a las bandas ocupadas por Lavezzi y Pérez, que se internaban para conectar con las botas de Higuaín o Messi. Un disparo de falta templadito del '10' y varios córners insustanciales fueron el pobre fruto recogido. Antes de ir camino de los vestuarios, Mascherano dio el susto al caer rendido tras un choque con la cabeza de Martins Indi y el colegido turco Cakir debió haber mostrado sendas amarillas a Demichelis y al propio Indi por dos feas entradas sobre Sneijder y Messi. 

Pero si la primera parte había sido tediosa, la segunda no le andó a la zaga. Van Gaal dio entrada tras el descanso a Janmaat por Martins Indi, recolocó a la zaga y Holanda intentó desperezarse del sesteo inicial. Le duró poco. Una carrera de Robben frenada con amarilla por Demichelis y un disparo de falta alto botado por Sneijder. Justo después a Messi le señalaron un fuera de juego en una jugada de carambola. El ritmo se hizo aún más lento con la llegada de la lluvia sobre Sao Paulo. El cielo plomizo empapó de tristeza al choque, que transitaba sin pena ni gloria. Indigno de los contendientes. Y las continuas interrupciones ayudaban a elevar el desánimo.

A los 22 hombres se les olvidó el fútbol y ni siquiera eran capaces de dar con decencia un pase al compañero. De Jong, el perro de presa de Messi -completamente desaparecido-, cedió su puesto a Clasie para intentar dar a Holanda cierto toque en el centro. Pero nada. Así, lo más destacado hasta entonces fue una ocasión de Higuaín en el 74, que mandó el balón al exterior de la red, pese a que la jugada estaba invalidada por fuera de juego. También Rojo probó a Cillessen en lo que era el segundo remate a puerta en todo el choque. Messi seguía sin encontrar su partido. No logró, la Pulga, internarse ni una sola vez dentro del área holandesa. Pero Sabella prefirió quitar a Higuaín, el mejor albiceleste, y a Enzo Pérez para la oportunidad de Palacio y Agüero. Era el 84. Y de ahí hasta que Robben tuvo la suya. Era el 90 y Sneijder le metió un balón entre líneas, Demichelis hizo la estatua y cuando se disponía a batir a Romero la pierna de Mascherano apareció para mandar el partido a la prórroga. 

Pero el tiempo extra no sirvió nada más que para aflorar el cansancio de los jugadores y dejar secuelas físicas. De fútbol, poquito. Robben probó un tiro lejano en el 98 que atajó fácil Romero. Sabella metió a Maxi Rodríguez y de sus botas salió el que pudo ser el gol del pase a la final para Argentina. Pero Palacio eligió la peor de las opciones. Remató el balón con la cabeza a las manos de Cillessen. Corría el minuto 116. Esta vez no era Iniesta el que estaba enfrente de Holanda. El del Inter se acordará toda su vida del fallo. Y de ahí el partido se fue a decidirse en los penaltis.

Esta vez no hubo cambio de porteros de Van Gaal. Y desde los once metros el héroe fue el argentino Sergio Romero. Paró el primer disparo de Vlaar y se lució con una gran estirada contra Sneijder. Por la albiceleste marcaron todos: Messi, Garay, Agüero y el definitivo, que anotó Maxi Rodríguez. Argentina, de nuevo contra Alemania en una final 24 años después.

0 - Holanda: Jasper Cillessen; Bruno Martins Indi (Daryl Janmaat, m.46), Stefan De Vrij, Ron Vlaar; Dirk Kuyt, Daley Blind; Georginio Wijnaldum, Nigel de Jong (Jordy Clasie, m.62), Wesley Sneijder; Arjen Robben y Robin Van Persie (Jan-Klaas Huntelaar, m.96). Seleccionador: Louis van Gaal.

0 - Argentina: Sergio Romero; Pablo Zabaleta, Martín Demichelis, Ezequiel Garay, Marcos Rojo; Enzo Pérez (Rodrigo Palacio, m.82), Lucas Biglia, Javier Mascherano, Ezequiel Lavezzi (Maxi Rodríguez, m.101); Lionel Messi y Gonzalo Higuaín ('Kun' Agüero, m.82). Seleccionador: Alejandro Sabella.

Tanda de penaltis: 0-0: Vlaar, para Sergio Romero. 0-1: Leo Messi. 1-1: Arjen Robben. 1-2: Ezequiel Garay. 1-2: Wesley Sneijder, para Sergio Romero. 1-3: Sergio Argüero. 2-3: Kuyt. 2-4: Maxi Rodríguez.

El árbitro Cuneyt Cakir (TUR) amonestó a Martins Indi (44), a Huntelaar (105) por Holanda y a Demichelis (49) por Argentina

Incidencias: Semifinales del Mundial de Brasil disputadas en el estadio Arena Corinthians de Sao Paulo ante 63.287 espectadores.



http://www.quoners.es/debate/Brasil-2014-Final-Alemania-Argentina