Público
Público

La armada del número 1

ESPAÑA-EEUU: Nadal empieza este viernes contra Querrey a las 12.00 horas (La 1) y Ferrer se batirá posteriormente a Roddick. España busca ganar los dos individuales y así coger confianza para el doble del

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

No valen las excusas, aunque lleven días dándole vueltas a la altura de Madrid. Si España no gana será un fracaso. Tendrá a su disposición una pista de tierra batida muy lenta, de esas que aparecen con frecuencia en las pesadillas de los jugadores americanos, 21.000 personas gritando lo que haga falta para amilanar al rival y, sobre todo, argumentos tenísticos. España es el país más sólido del mundo actualmente, no en vano cuenta con el número uno, Rafael Nadal, y el cinco, David Ferrer.

Los dos jugarán hoy en Las Ventas los individuales buscando ganar para llegar con tranquilidad al doble de mañana. A las 12.00 horas (La 1) saltará al ruedo Nadal, el mejor tenista de la actualidad, que empezó a romper en el circuito precisamente en la Davis, en la final de 2004, ganando a Estados Unidos. Enfrente tendrá a Sam Querrey, un joven sacador al que ya ha ganado dos veces.

El americano es franco en sus declaraciones: para ganar necesitará casi un milagro. “Para asustar a Nadal puedo ponerle caras y poco más”, comentó el californiano entre risas. Luego añadió que intentará ser agresivo y sacar bien, los argumentos básicos para jugar en dura, que quedan escasos en la tierra batida. Ha venido a aprender y a sustituir a Blake, que prefirió quedarse en casa a sabiendas de que el festejo de esta semana en Las Ventas puede ser un camino al matadero para su selección.

Cuando termine el primer encuentro se igualaran las cosas. Si Querrey es un promesa de pocos argumentos contra un coloso, con Roddick no pasa lo mismo. El de Nebraska ha sido número 1, ha ganado la Davis, el Abierto de Estados Unidos y es uno de los jugadores más afamados del circuito. Su servicio es uno de los mejores sobre una pista de tenis, llegando a los 230 kilómetros por hora con asiduidad y, aunque ya no sea el jugador más temido, sigue siendo un hombre de élite por méritos propios.

Con todo, el favorito es Ferrer, un tenista que mejora por días y que, sin tener los mejores golpes del circuito, es un jugador muy peligroso. Es el número cinco, tres por encima de la posición actual de Roddick, y se mantiene en las primeras plazas del ranking con solidez gracias, sobre todo, a dos factores: el resto y la constancia.

Sacar enfrente de Ferrer es un suplicio para cualquiera, devuelve todo y casi siempre bien, es incisivo y veloz, una figura en ese arte. A esos puntos que gana restando suma muchos a golpe de pundonor. Ferrer es uno de esos jugadores que no da un punto por perdido desde el fondo de la pista, es capaz de devolver pelotas hasta desesperar al contrario. Por eso es el número cinco y hoy tiene buenas posibilidades de ganar un punto crucial.

Si España gana ambos partidos, el doble se tomará con calma. La pareja americana es de circunstancias por la lesión de Bob Bryan, pero su ausencia no la deja sin posibilidades. Permitir que el punto sea decisivo sería una temeridad para España. Ganar hoy es calmar los nervios y trasladar a la pista lo que todos saben: España es superior y debe ganar.

Emilio Sánchez Vicario, capitán del equipo español

1. Empezaron a entrenar antes de lo habitual para aclimatarse a la altura, ¿cómo lo llevan?

Estamos en ello. Cada día que pasa, vamos un poco mejor y cada uno de los jugadores ha llevado su ritmo. Sus situaciones eran diferentes y cada uno ha tenido su tiempo.

2. Todo el mundo les da como favoritos. ¿Tienen más presión por eso?

Para hablar antes está bien que nos consideren favoritos, pero no sirve de nada, luego hay que llevar esos comentarios a la pista. Los partidos van a ser muy igualados. Por mucho que la gente diga que somos favoritos, hay que estar centrados y con humildad para hacerlo lo mejor posible.

3. También se ha hablado mucho de la altura de Madrid. ¿Qué tiene que decir al respecto?

Tratamos de acostumbrarnos, sabiendo que las dificultades de la altura van a igualar la eliminatoria. Pero, aún así, creo que podemos ganar.

4. Los jugadores llevan un año muy duro. ¿Qué tal están físicamente?

También los americanos. El año es duro para todos. Está claro que nuestro número uno ha tenido más partidos que los demás y en algunos momentos está cansado, pero tenemos ganas e ilusión.

5. ¿Han hecho algún plan específico de recuperación?

No, la única manera de recuperar es dormir y comer, no hay más.

6. La otra semifinal la juegan Argentina y Rusia, en una hipotética final anticipada. ¿A cuál preferiría de rival?

Me da lo mismo, nosotros nos tenemos que centrar en llegar a la final y luego ya se verá contra quien jugamos.