Publicado: 09.01.2014 08:42 |Actualizado: 09.01.2014 08:42

Asalto ultra al palco del Racing

La tensión se eleva en Santander. Los radicales intentan agredir al presidente. Protesta pacífica de los jugadores. Empate ante el Almería (1-1)

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La vergüenza se apropió del partido que disputaron anoche el Racing de Santander y el Almería. Lo de menos fue ya el empate que cosecharon en la ida de los octavos de final de la Copa del Rey. La crisis institucional, económica y el consecuente declive deportivo que sufre el club racinguista se tradujo en varios momentos de tensión y conflicto entre el grupo más radical de seguidores y el palco presidido por Ángel Lavín y al que la afición culpa de la mayoría de los males de la institución en los últimos años.

El partido comenzó con la protesta de los jugadores del Racing que saltaron al campo a enfrentarse al Almería. El club les adeuda tres nónimas y los primeros 20 segundos de partido se pararon en seco en señal de hartazgo. Continuó la noche con el tradicional pitido que ya se ha institucionalizado contra el palco en el minuto 13 de partido. En el inicio de la segunda parte se calentaron los ánimos en la grada cuando la Policía Nacional acudió a las inmediaciones a identificar a un aficionado que increpaba al palco, lo que suscitó otra protesta de la afición al grito de "¡Fuera chorizos del Sardinero!", dirigidos al palco.

Y, tras una frustrada invasión de campo, los aficionados más radicales del Racing invadieron la tribuna y una veintena de ellos, superando la improvisada barrera de la seguridad privada, logró acceder al palco donde intentaron agredir a Ángel Lavin, al que arrojaron algunos objetos hasta que intervino la Policía Nacional. Allí también se encontraba el presidente del Almería, Alfonso García, que no daba crédito a lo que veían sus ojos.

En el plano deportivo, justo en el momento de máxima tensión en las gradas lograba el gol del empate el Racing, que tiró de casta y profesionalidad para intentar aferrarse al sueño de la Copa pese a las turbulencias que vive un club centenario. Nada más entrar en el campo, el joven David Concha aprovechó su primera acción para superar con un toque suave a Ustari, para establecer la igualada. A partir de ahí, el Racing se volcó en busca de la victoria pero al final el encuentro terminó en tablas.  En la primera parte, el cuadro almeriense se había adelantado en el marcador por medio de Corona, que en la primera jugada de peligro andaluza amagó con la derecha para conectar un buen zurdazo raso, que batió al meta ajustado al palo izquierdo.

Racing de Santander: Sotres; Orfila, Barrio, Oriol, Saúl; Ayina (Iñaki, min 78), Andreu, Granero, Ander (Koné, min 55); Durán (Concha, min 63) y Mariano.

Almería: Ustari; Antonio Marín, Marcelo Silva, Hans Martínez (Trujillo, min 75), Mané; Corona, Tebar; Hicham (Aleix, min 61), Suso (Óscar Díaz, min 82), Raúl García; y Zongo.

Goles: 0-1, min 26. Corona. 1-1, min 64. Concha.

Árbitro: Iglesias Villanueva (comité gallego). Mostró cartulinas amarillas a Granero por el Racing y expulsó con roja directa a Zongo, en el minuto 81, por el Almería.

Incidencias: partido de ida de los octavos finales de la Copa del Rey, disputado en los Campos de Sport de El Sardinero ante unos 1.500 espectadores.