Público
Público

El Athletic se curra la remontada

Un penalti en el minuto final resuelve un duelo vibrante

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Athletic y Valencia regalaron un partido lleno de intensidad y goles. Los roijblancos buscaban alargar al máximo su buena racha en Liga de seis jornadas sin conocer la derrota. Los leones se están encontrando a sí mismos después de tiempo sin reconocerse en el espejo. Ya son dos meses sintiéndose guapos. Para ello contaban con su máximo aliado: su público.

El afán de gloria de los bilbaínos no se vino abajo tras el duro revés de encajar un gol de Villa en apenas dos minutos de juego. Enfrente tenía al Valencia. Un equipo que no está para bromas si no quiere perder sus aspiraciones en la competición. Esta temporada los de Emery aspiran a todo y precisamente no venían de paseo a La Catedral.

La raza y la casta permitieron a un crecido Gabilondo igualar el encuentro. El guipuzcoano ha contado con pocas oportunidades esta temporada pero no ha desperdiciado ni una. Tras su gran actuación en el Vicente Calderón revalidó la confianza de Caparrós y triunfó en el partido de Copa ante Osasuna, donde marcó su primer tanto de la temporada.

David López fue su gran aliado en esta odisea. Tras la lesión que le ha mantenido apartado de los terrenos de juego durante unas semanas fue artífice de los dos pases de gol que supusieron la igualada del encuentro en dos ocasiones.

La segunda mitad comenzaba con la misma intensidad que la primera y en apenas dos minutos de la reanudación del encuentro, tras una gran jugada colectiva del conjunto ché, Joaquín mandaba el balón al larguero. Aviso que despertó de nuevo a los de Caparrós, porque ayer sí, no había momentos para el despiste.

Parecía que el empate era lo más justo pero Fernandes la lió una vez más. El portugués estaba muy caliente y provocó el penalti en el tiempo de descuento con un agarrón a Javi Martínez. Llorente se sentía confiado y pidió asumir la responsabilidad. El riojano no desperdició la ocasión de dejar los tres puntos en casa. La Catedral estallaba como antaño en una euforia incontenible.

Los leones no achacaron el desgaste físico del jueves, tener menos tiempo que su rival para superar las exigencias de la Copa. Aunque al Valencia le tocó lidiar con una prórroga, lo hizo un día antes. El caso es que el Athletic, un equipo alicaído en los últimos tiempos, es la viva expresión de la moral y la autoconfianza. Ayer ganó por pura fe.