Publicado: 08.08.2014 17:14 |Actualizado: 08.08.2014 17:14

El Athletic se enfrentará al Napoles en la previa de Champions

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Athletic Club de Bilbao tendrá que afrontar una dura prueba para clasificarse para la fase de grupos de la Liga de Campeones. Para regresar a la máxima competición de europea a nivel de clubes, los rojiblancos tendrá que eliminar a uno de los ‘cocos' del sorteo celebrado este viernes en la sede de la UEFA: el Nápoles de Rafa Benítez.

La ida de esta eliminatoria se disputará el martes 19 agosto en el estadio de San Paolo, mientras que la vuelta será una semana después, el miércoles 27, en San Mamés, una pequeña ventaja para el conjunto de Ernesto Valverde. Además, el Nápoles será el encargado de estrenar en partido oficial el nuevo San Mamés, totalmente construido.

El conjunto napolitano era uno de los menos deseados en las filas rojiblancas junto al Arsenal. El equipo del Sur de Italia será el escollo en un cruce que se presupone muy igualado y en dos estadios que presentarán sus mejores galas. El Nápoles se ha convertido en uno de los equipos más respetados del continente europeo. Pese a la venta de su jugador referencia la temporada pasada, Edinson Cavani, la llegada de Rafa Benítez permitió a la escuadra italiana firmar una gran actuación tanto en la Serie A, acabando tercero, como en la Copa italiana, proclamándose campeón.

Peor fue su resultado en Liga de Campeones, ya que fue eliminado en la fase de grupos y tampoco pudo llegar lejos en la Europa League, aunque en el máximo torneo continental tuvo un duro inicio con Borussia Dortmund y Arsenal encuadrados en su mismo grupo. De cara a esta temporada, el Nápoles no ha efectuado grandes fichajes de renombre en este mercado estival, aunque destaca la incorporación del atacante español Michu, procedente del Swansea en calidad de cedido. Además, el conjunto transalpino ha contratado al defensa francés Kalidou Koulibaly y al portero argentino Mariano Andújar, relevo de Pepe Reina para reforzar el resto de líneas de la escuadra italiana, así como el regreso tras su cesión al Valencia del chileno Eduardo Vargas.

Sin embargo, el fuerte del equipo de Rafa Benítez está en el bloque constituido la pasada campaña. Así, cuenta con futbolistas de la talla del eslovaco Marek Hamsik, el argentino Gonzalo Higuaín, el italiano Lorenzo Insigne, los españoles José Callejón y Raúl Albiol o el belga Dries Mertense y ya demostró el pasado miércoles su solidez en el triunfo por 1-0 en un amistoso ante el FC Barcelona. Cabe destacar que será el primer enfrentamiento histórico entre el Nápoles y el Athletic Club, toda vez que nunca se han visto las caras, ni en partidos amistosos ni en competición oficial. Además, habrá un bonito duelo entre dos de los mejores técnicos españoles como son Benítez, campeón de Europa con el Liverpool en 2005, y Ernesto Valverde.

Entre el resto de emparejamientos de esta ronda de play-off por un puesto en la fase de grupos de la 'Champions League', destaca el choque entre el Besiktas y el Arsenal, donde los 'gunners' deberán visitar la siempre difícil casa de un equipo turco, y el duelo entre el Lille y el Oporto, que será el estreno europeo del renovado equipo de Julen Lopetegui.

Pero si el Athetic no quería ver ni en pintura al Nápoles, desde Italia la posibilidad de enfrentarse al conjunto vasco tampoco hacía mucha gracia. Benítez afirmó tras el sorteo del 'play-off' que los rojiblancos son el rival "más difícil" porque "juega un buen fútbol" y el "gran apoyo" que los de Ernesto Valverde reciben en San Mamés es fundamental. "Entre los cinco posibles rivales, seguramente con el Athletic nos ha tocado el sorteo más difícil. Es un equipo que juega un buen fútbol y, en casa, los 50.000 de San Mamés les dan un gran apoyo", comentó el técnico madrileño en declaraciones en la página web del Nápoles. No obstante, el madrileño se mostró "convencido" de las opciones de su equipo: "Será un partido bonito, un duelo muy intenso. Sin embargo, el Nápoles está convencido de alcanzar su objetivo", sentenció.