Publicado: 30.09.2016 09:47 |Actualizado: 30.09.2016 09:48

Athletic y Celta logran su primera victoria y el Villareal salva un empate en la Europa League 

Los vascos vencieron al Rapid de Viena (1-0) y el equipo de vigo, con un gran Wass, derrota al Panathinaikos (2-0). Por su parte, los levantinos se conformaron con un empate en su viaje al estadio del Steaua de Bucarest (1-1).

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Beñat logró el gol que dio la victoria al Athletic frente al Rapid de Viena. REUTERS

Beñat logró el gol que dio la victoria al Athletic frente al Rapid de Viena. REUTERS

MADRID.- La segunda jornada de la Europa League ha terminado con buenos resultados para los equipos españoles. Athletic de Bilbao y Celta de Vigo lograron sendas victorias jugando en casa, mientras que el Villareal empató en Bucarest para seguir manteniéndose como líder de su grupo.



Beñat Etxebarria, con una impresionante volea, dio este jueves el triunfo al Athletic Club de Bilbao en San Mamés ante el Rapid de Viena (1-0), una victoria con la que el conjunto vasco recupera opciones en un grupo F con los cuatro equipos empatados a tres puntos tras dos jornadas.

Beñat enganchó una tremenda volea al borde del área tras una dejada de Raúl García en la que Iker Muniain impidió el despeje a un rival antes del excelente zapatazo del centrocampista vizcaíno, que ha comenzado la temporada en estado de gracia.

Aunque fue esa la que marcó el resultado final, el partido tuvo otra jugada estelar. Una acción en el tiempo añadido de la primera mitad en la que el árbitro, el francés Tony Chapron, primero concedió gol de Iñaki Williams, que inició la jugada en fuera de juego; después pitó un penalti sobre Aritz Aduriz que no había existido; y finalmente, siempre tras conversación con dos de sus asistentes, dio el balón al equipo austríaco.

En todo caso, a pesar de lo escueto del resultado, el 1-0 final hizo justicia a los mayores méritos del Athletic, que gozó de varias ocasiones claras de gol ante un Rapid que tuvo su gran oportunidad en un mano de Joelinton ante Iago Herrerín todavía con 0-0.

El Celta, por su parte, con dos goles en la recta final, uno del sueco Guidetti y otro del danés Wass, derribó este jueves el muro del Panathinaikos, en un partido en el que sufrió durante la primera hora y del que se apoderó en los últimos veinte minutos, tras la entrada en el campo del propio Wass y Aspas.

Este triunfo permite al conjunto gallego sumar su primera victoria en la Liga Europa y situarse segundo del grupo G, sólo superado por el Ajax, que con seis puntos lidera la clasificación, después de ganar en Amsterdam al Standard de Lieja, con el que habían empatado los celestes en la primera jornada.

Los futbolistas de Berizzo tenían dificultades en la construcción. El chileno Tucu Hernández apenas entraba en juego y eso dificultó que pudiese conectar con Rossi y John Guidetti, demasiados aislados en ataque, sin posibilidad de inquietar al veterano Luke Steele. Sólo con un remate de Hugo Mallo que desvió un defensor y un tiro del delantero italiano el Celta asustó a su rival.

Sufría el Celta en el centro del campo y el técnico argentino no tardó en mover fichar. Metió a Wass para reforzar la zona de creación y evitar que su equipo dejase tanto espacio entre líneas, aunque ello no frenó el contraataque de los atacantes griegos. Y acto seguido se la jugó metiendo en el campo a Iago Aspas.

A raíz de ahí su equipo fue otro. Consiguió adueñarse del balón, llevarlo a las bandas, y por ahí empezó a crear peligro. Y a falta de seis minutos, el sueco Guidetti, que minutos antes había reclamado un penalti de Samba, abrió la lata al finalizar un buen pase de Wass, quien poco después sentenció el choque con un libre directo.

Un espeso Villarreal se tuvo que conformar con el empate (1-1) este jueves en su visita al Steaua Bucarest, en la segunda jornada del Grupo L de la Europa League, un punto que aún así le vale al 'submarino' para ser líder en solitario.

El conjunto amarillo, con rotaciones tras dos semanas de maratón de partidos, echó de menos ritmo y velocidad en su juego. A pesar de ponerse por delante de manera temprana, el Villarreal no supo imponer su juego ante un Steaua que vio la puerta abierta a pelear por el partido. Empató el equipo rumano y puso contra las cuerdas al rival.

Pese a no tener su mejor día, el conjunto de Fran Escribá firmó un empate que le permite dominar su grupo con cuatro puntos, por los tres de Osmanlispor y Zúrich, tras la victoria suiza también este jueves. Cedric Bakambu volvió a la acción para los últimos diez minutos, pero no movió un empate justo en el Arena Nationala.