Público
Público

Los atletas españoles luchan por ser mileuristas

Casi tres meses después del fracaso olímpico, la mayoría tiene que autofinanciarse o pensar en dejar de competir profesionalmente

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ángel David Rodríguez, Él Pájaro, es el hombre más rápido de España en los 100 metros. Por lo demás, es un ciudadano normal que vive en un piso de alquiler, junto a su novia, en la calle Leganitos de Madrid y que, como millones de personas en este país, sueña con un trabajo fijo. El atletismo le ha hecho 'una persona muy realista' y, sobre todo, en estos tiempos. 'Hace seis años, con peores marcas, cobraba el doble'. Ahora, hay meses en los que Ángel David no supera los 1.000 euros netos, pero aun así el entrenador Antonio Serrano siempre dice que lo sigue viendo entrenar como una bestia en las pistas de la Blume. '¿Por qué?', se pregunta Serrano. 'Porque le encanta esto'. Pero eso es parte del debate, entre la vocación y la profesión, que define ahora a nuestros atletas.

Han pasado tres meses desde el fracaso en los Juegos Olímpicos de Londres. Pero, de momento, no ha cambiado nada de todo lo que tenía que cambiar. Aunque José María Odriozola, todavía presidente, diga que 'las cuentas de la Federación están saneadas', la realidad es que los atletas lo ven más crudo que nunca. Sin ser un hombre tan popular como El Pájaro, Luis Alberto Marco es campeón de España de 800 metros. También fue semifinalista olímpico en Londres, lo que no es ninguna broma.

Pero eso no impide que sea un hombre que vive al día 'con la incertidumbre de si podré pagar esto o aquello. Tengo una beca de 7.500 euros al año y tiro con lo que saco con las carreras y otras ayudas'. Pero la realidad es que cada vez hay menos carreras, lo que resta a los atletas las posibilidades de ganar dinero. El manager Miguel Ángel Mostaza se ajusta a los tiempos actuales: 'He visto desaparecer en los últimos años más del 50% de las competiciones de élite que se celebraban en España'.

'Sin club, sin ayudas es complicado estar al más alto nivel'

Mostaza, que lleva en el atletismo desde el año 85, lo dice en voz alta: '¿Qué más quisieran la gran mayoría de atletas españoles que ser mileuristas?' El problema afecta a algunos de nuestros pesos pesados en este deporte como el lanzador de disco Mario Pestano que, si no consigue autofinanciarse, medita retirarse. 'Sin club, sin ayudas es complicado estar al más alto nivel'. Sergio Sánchez, plusmarquista europeo de 3.000 metros en pista cubierta, no tiene ese problema, porque a él le apoya la empresa minera, Hullera Vasco, ubicada en su comunidad. Pero Sergio conoce a compañeros que 'deben preparar las grandes citas pensando más en cómo llegarán a fin de mes que en las mejores condiciones para entrenar'. Desagraciadamente, son más de los que le gustaría que fuesen. Y no es gente que se niegue a entrenar, todo lo contrario, pero las dificultades hacen mella.

'Cuando preparaba los Juegos Olímpicos, compartíamos pista en La Cartuja con opositores, niños y aficionados', explica Luis Alberto Marco. 'Gente que se paraba en mitad de la pista cuando nosotros estábamos haciendo series y algunas veces hubo accidentes, porque eran casi imposibles de sortear'. Sin embargo, los clubes de fútbol han impuesto en los últimos años los entrenamientos a puerta cerrada. ¿Cómo no va a notarse esa diferencia de medios en los resultados? ¿Acaso hubo algún fracaso más justificado que el del atletismo español en los Juegos? Martín Fiz es una de las personas ideales para recibir esa pregunta en este momento. Y la acepta, porque va a presentarse a las elecciones a la Federación Española de Atletismo, como coordinador en la candidatura de Fermín Cacho.

'Si ha bajado la Bolsa, ¿cómo no va a bajar el atletismo', se pregunta Fiz. 'Pero el problema no sólo es económico, sino también psicológico, porque todas esas dificultades te impiden rendir al máximo. Los atletas ya nos han transmitido ese informe, casi todos los domingos voy a alguna carrera popular y lo palpo a cualquier escala'. Y, dentro de ese contexto, lo que no entiende Fiz es que 'ahora lleguen unas elecciones a la presidencia y de entrada el que más votos vaya a tener sea Odriozola, incluso por gente que se queja de la situación actual'. La única solución es 'buscar sponsors en la empresa privada y nuestra candidatura va por ese camino. Es la única manera de evitar que el futuro siga siendo tan triste'.

El deseo por ahora no se ha cumplido. Después de los Juegos, hacían falta noticias optimistas en nuestro atletismo casi tanto como respirar. Sin embargo, de momento, no ha aparecido ninguna. Hay atletas que, sin medios, amenazan con tirar la toalla en una edad en la que aún tienen posibilidades.

Antonio Serrano, entrenador de Chema Martínez o Higuero, sabe que es difícil. 'Pero de lo que se trata es de buscar gente positiva. La gente de arriba debe aceptar que, si antes ganaba diez, ahora va a ganar cinco'. No habla de nada que no le pase a él como entrenador en plantilla de la Federación. 'El año pasado nos bajaron los ingresos un 5% y llevamos varios años con el sueldo congelado'. Pero no declara su disconformidad, al contrario. 'El atleta que no sepa aceptar estos tiempos probablemente deba buscarse la vida por otra parte'.

Pero la mayoría son gente como El Pájaro o Chema Martínez, vocacionales al cien por cien. Chema, a los 41 años, ha sido capaz de correr la pasada semana un 10.000 en 28,00 minutos. Quizá sea su respuesta a una crisis en la que Antonio Serrano no se cansa de repetir que 'no todo es el dinero' y recordar el ejemplo de gente, como su hermano, que lleva varios años en paro. Quizá así sea la única manera de que algún día en España surja un atleta como Mo Farah, campeón olímpico en 5.000 y 10.000 , en Gran Bretaña. 'Aunque ni aun así siquiera', matiza. 'Él se fue a entrenar con Alberto Salazar, donde los atletas se limitan a correr y a descansar. Aquí, sin embargo, es imposible importar ese modelo. Los atletas, a poco famosos que sean, casi siempre tienen algún acto. Así es imposible lograr la excelencia'.

Pertenece a otra época en la que los atletas españoles ganaban más dinero. Martín Fiz hizo una carrera estupenda que le dio títulos y reputación a nivel internacional. Ahora, figura como coordinador en la candidatura de Fermín Cacho con el ansia de revitalizar nuestro atletismo. ¿Será posible? Él mismo se hace esta pregunta en estos tiempos en los que sed necesitan buenos resultados como el comer.

¿La crisis se ha cargado al atletismo español?

La crisis ha llegado a todos los sectores, el atletismo no podía ser la excepción. Pero nosotros tenemos la fortuna de que hay unas elecciones a la presidencia muy próximas en las que se puede dar la vuelta. Pero si la gente que se queja luego vota a Odriozola ¿qué se puede hacer?

¿No es una pérdida de tiempo presentarse?

No, es una apuesta de futuro. Nosotros creemos que tenemos las soluciones para el atletismo español. Podemos encontrar el dinero. Ya tenemos empresas que nos apoyan. De hecho, vamos a crear un departamento de marketing que será fundamental. Cacho y yo tenemos un nombre. Odriozola lo hizo bien durante un tiempo, pero llevamos así mucho tiempo... Hay que cambiar...

¿Y eso acabará con los atletas mileuristas?

Vamos a ver, recortes tiene que haber. Las becas van a bajar y los atletas tienen que entenderlo, porque hay menos dinero, pero nosotros podemos buscar los recursos por otro lado. Es nuestra idea para ayudar a los atletas a que vuelvan a rendir al máximo.

¿No es una pena que Marta Domínguez apoye a Odriozola? ¿No parece un apoyo mafioso?

No, yo lo veo hasta lógico, porque Marta fue vicepresidenta de Odriozola y todo eso también pesa...

Vicente Añó, la otra candidatura, también formó parte del equipo de Odriozola y, sin embargo...

Es distinto, no tiene nada que ver.... Pero en cualquier caso nosotros nos preocupamos de nuestro esfuerzo, que está siendo importante. Sabemos que es difícil, pero no lo vamos a mandar todo al garete. Queremos tener opciones y que toda esa gente que nos presta su apoyo a la cara no nos lo reste a la espalda. Aparte de eso, sólo nos interesa nuestras posibilidades de vencer para recuperar el atletismo.