Publicado: 11.01.2016 14:24 |Actualizado: 11.01.2016 14:25

El Atlético de Madrid, un campeón
de invierno sólido y lleno de recursos

Los rojiblancos lideran la Liga con 44 puntos, 27 goles a favor y 8 en contra. La solidez y la eficacia caracterizan a un equipo con múltiples variantes. Griezmann, referencia total.

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:
Griezmann celebra con Carrasco uno de los goles del Atlético ante el Celta. /REUTERS

Griezmann celebra con Carrasco uno de los goles del Atlético ante el Celta. /REUTERS

MADRID.- El Atlético de Madrid ostenta, a falta del partido aplazado del Barcelona contra el Sporting, el título de campeón del invierno 2015/16. Los rojiblancos, tras su victoria en Balaídos (0-2), son líderes de Primera con 44 puntos tras disputarse las 19 jornadas que componen la primera vuelta. Un honorífico campeonato labrado lejos del ruido mediático, sentado sobre las bases de una gran solidez defensiva, los múltiples recursos que ha necesitado impulsar Simeone y la capacidad goleadora de Antoine Griezmann.

El conjunto rojiblanco, yendo de menos a más, cada vez se asemeja más al campeón de Liga de hace dos temporadas. Eso sí, con ciertos matices. Y los números son el mejor reflejo de la gran primera vuelta que ha cuajado. Hay que remontarse al año del Doblete en 1996 para encontrarnos a un Atlético líder en el ecuador del campeonato. Un líder que tan solo ha encajado ocho goles, los mismos que aquel equipo entrenado por Radomir Antic, y ha anotado 27



El Atlético es líder tras la primera vuelta con solo ocho goles encajados, los mismos que en el año del Doblete, y 27 tantos anotados

La solidez defensiva ha hecho de este Atlético no equipo recio, seguro, compacto y muy fiable. El portero Jan Oblak es el Zamora de Primera y todo un cerrojo. Tan solo ha encajado cinco goles en casa y tres a domicilio. Y en 12 partidos ha logrado dejar la portería a cero. La defensa le ha ayudado en esta faceta, ya que solo ha dejado que recibiera 80 disparos a puerta, la cifra más baja de lo que va de Liga. 

La implicación en tareas defensivas no solo recae en los hombres de atrás. Las derrotas en el tramo inicial de temporada ante el Barça, Benfica y Villarreal inocularon en el equipo la idea de que la única manera de crecer era desde una defensa grupal y solidaria, desde la presión arriba, la recuperación en el medio hasta las ayudas en el área propia. 

En la faceta ofensiva Simeone ha encontrado en el francés Antoine Griezmann al líder indiscutible de su equipo

En la faceta ofensiva Simeone ha encontrado en el francés Antoine Griezmann al líder indiscutible de su equipo. Suyos son 10 de los 27 goles del Atlético. Siempre que ha marcado, el Atlético no ha perdido. El '7' combina su velocidad innata y su olfato con el sacrificio que le exige Simeone. Griezmann ha tenido que remar solo durante meses y en estas últimas jornadas se vislumbra en Luciano Vietto a un compañero de ataque con el que se entiende de maravilla.

Decepciones y sorpresas

Mientras, Jackson Martínez y Fernando Torres -con solo dos goles cada uno- siguen sin mostrar lo que se espera de ellos. Sobre todo ha defraudado el colombiano, que llegó como el gran fichaje veraniego y que sigue sin encajar. Y la lesión en el tendón de Aquiles tampoco ayuda. 'El Niño', mientras, lleva atascado desde septiembre, a punto de lograr su tanto 100. En Balaídos no jugó ni un solo minuto.

Pero el Atlético no solo ha vivido del gol de Griezmann. Pese a su influencia, otros once futbolistas han aportado tantos. Un equipo coral también en ataque. Y el que mejor banquillo ha demostrado tener de toda la Liga BBVA. Hasta ocho goles ha marcado de hombres que salían desde la caseta, que también dieron nueve asistencias. 

Diego Simeone ha vuelvo a ofrecer recursos múltiples y útiles, que han ido corrigiendo las carencias y adversidades con las que se iba encontrando el equipo. A principio de temporada, por ejemplo, optó por dar galones al regresado Óliver Torres, cuyo papel se ha ido difuminando tanto por cierto bajón en su nivel de juego como por necesidades de equilibrio en el estilo del equipo. Y Janick Carrasco, otro de los fichajes, ha irrumpido con fuerza con grandes actuaciones y convenciendo a Simeone de que tiene un hueco en el once. Tres goles y un gran aporte en el dinamismo ofensivo del equipo avalan al belga. 

Un Atlético con variantes tácticas, rocoso en defensa, versátil arriba y con el sufrimiento como marca identitaria

La lesión de Tiago también trastocó los planes del Cholo. Indiscutible el portugués en el centro, el club ha apostado por Augusto Fernández como su reemplazo. Junto a él, Gabi y Koke, Saúl ha ido también ganándose la confianza del técnico a medida que transcurrían los partidos. Sin olvidar a Thomas, el canterano ghanés que ha aprovechado los minutos concendidos a base de calidad y descaro. 

En definitiva, un campeón de invierno que va afinando la melodía bajo la batuta del maestro Simeone, capaz de acoplar su estilo a los jugadores y a las circunstancias de los partidos. Un Atlético con variantes tácticas, rocoso en defensa, versátil arriba y con el sufrimiento como marca identitaria. 

Etiquetas