Público
Público

El Atlético tiene motivos para creer en el 'milagro'

Los rojiblancos acuden al derbi, que no ganan desde hace 13 años, con la mayor ventaja desde la temporada del doblete. El mejor arranque de su historia, la racha depredadora de Falcao, la solidez del equipo y las turbulencias en el Real Madri

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Trece temporadas. Son las que el Atlético lleva tornando su sueño de ganar al Real Madrid en pesadilla. Ya son 23 duelos directos sin vencer a los vecinos, 21 de Liga y dos de Copa del Rey. Aquel 1-3 en el Bernabéu del 30 de octubre de 1999 queda lejos, lejísimos. 

Por eso tanto el club como la afición rojiblanca espera el partido de esta noche como el maná. La oportunidad que llevan tantos años esperando. Ya no se encara el derbi con temores, con recelos o a la expectativa de lo que sea capaz de desplegar el Real Madrid. Ahora el Atlético parte con iniciativa y con razones de peso para creer que, por fin, romperá con esa racha maldita. Que, por fin, podrán festejar una victoria ante su eterno rival. Que, por fin, alejará los fantasmas.

Los roles se han intercambiado en este inicio de temporada. Los rojiblancos se presentan esta vez en el Santiago Bernabéu con un proyecto futbolístico sólido, con unos números asombrosos y la vitola de candidato al título de Liga. Muchos son los argumentos que aporta el equipo de Simeone para plantar batalla a los de Mourinho y ganarla. 

Para empezar, está firmando el mejor arranque de campaña de su historia. Ya suma 34 puntos de 39 posibles. Ha cedido una única derrota y un empate en trece jornadas. El resto son triunfos, el último el pasado domingo contra el Sevilla en el Vicente Calderón (4-0). Y se mantiene a solo tres puntos del líder, el Barcelona, que también está necesitando tirar de récords para no ser alcanzado. 

Pero mirando cara a cara al Real Madrid, la sonrisa rojiblanca es aún más amplia. Desde hace 16 años, en la temporada del doblete, no llegaba el Atlétic al derbi con tanta renta, ocho puntos.

Desde entonces, en la decimotercera jornada de aquel curso, jugada el 18 de noviembre de 1995, con el equipo rojiblanco líder y doce puntos por encima del conjunto madridista, el Atlético no llega al feudo blanco en mejores condiciones y solo en una ocasión, en 1998-99, se desplazó a 'Chamartín' por delante de su adversario.

Pero es que desde su regreso a la máxima categoría, en la campaña 2002-03, solo ha estado por encima del Real Madrid en la clasificación en 27 de las 429 jornadas disputadas en las últimas once temporadas, incluida la actual. En este curso ha estado más arriba que el club blanco en doce de los trece encuentros jugados.

Solo en otras dos ocasiones anteriores el Atlético llegó a tener ocho puntos o más de ventaja sobre los blancos. En la temporada 1976/77 cuando el equipo entonces dirigido por Luis Aragonés llegó al derbi con 12 puntos de renta en la penúltima jornada y ganó la Liga en el Bernabéu. Y en la 1947/48 se presentaba con diez puntos de ventaja pero el empate (1-1) no le sirvió para alcanzar al Barça.

Y, además, otro aspecto que invita al optimismo entre los rojiblancos es que se están mostrando muy fuertes en sus salidas lejos del Vicente Calderón. En lo que va de temporada los colchoneros acumulan seis partidos en los que han cosechado cuatro victorias, un empate y una derrota, sumando 13 puntos.  Un cifra hasta ahora inalcanzable.

Todos estos datos alientan a la afición pero, sobre todo, respaldan el trabajo exhaustivo del equipo que dirige Diego Simeone. El argentino se ha ganado el aval de todo el mundo atlético desde que llegó al banquillo.  La tensión que imprime en todos los entrenamientos y en los partidos contagia a los jugadores. Ha demostrado que además de corazón tiene sólidos fundamentos tácticos. Y lo demuestra la rocosidad que ha adquirido el equipo. Y un esquema basado en la velocidad de transición y en la presión asfixiante al perder el balón. Ese trabajo, sobre todo en campo contrario, provoca beneficios en el meta Courtois. 

En ataque, este Atlético tampoco es dado a las posesiones largas pero al llegar a la portería mantiene una gran pegada. Y eso se debe a que cuenta con el goleador más en forma del mundo, el colombiano Radamel Falcao. El Tigre ya es, por méritos propios, en un delantero enorme. Contra el Sevilla alcanzó los 50 goles con el Atlético, convirtiéndose en el punta que menos partidos ha necesitado para conseguirlo (63) y superando por uno al brasileño Baltazar.

Pero precisamente, otra de las grandezas de este Atlético es lograr no depender en exceso de Falcao. Para ello Simeone trabaja a menudo en las llegadas desde la segunda línea y en las rotaciones. Y hombres como Diego Costa, Adrián o el Cebolla Rodríguez se sienten también importantes. Y detrás ha encontrado una pareja incontestable en defensa, con Godín y Miranda, ayudados con laterales de corte ofensivo como Juanfran y Filipe Luis.

La esperanza se ha instalado en la ribera del Manzanares. Pero sin complacencias. La máxima de ir partido a partido está interiorizada desde el primer equipo hasta el último trabajador del club. Nada de cuentos de la lechera. El próximo rival es el más importante. Y de ahí se genera el éxito. Por eso cuando se les pregunta por sus opciones en la Liga y su alternativa al binomio Barça-Madrid los jugadores lo tienen claro: 'Nuestra Liga es ganar partido a partido e intentar meternos en Liga de Campeones. Es el objetivo que tenemos ahora mismo'. Por eso, el partido del Bernabéu es uno más en la trayectoria liguera pero podría ser un punto de inflexión para la moral colchonera.