Público
Público

Atlético S.A., agencia de futbolistas

El club de Gil Marín revoluciona el mercado con todo tipo de maniobras: fichajes para sí mismo y operaciones puente con otros equipos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un nigeriano (Oaleye), un español (Dani Pacheco) y dos portugueses (Julio Alves y Micael). Suena a comienzo de chiste malo, pero es el inicio de una lista de 27 actores de las 30 operaciones acometidas por el Atlético desde mayo. Como todos, el club rojiblanco vende y compra futbolistas. Sin embargo, la entidad rojiblanca destaca por una peculiar práctica, consistente en acudir al mercado y barajar jugadores, la mayoría irrelevantes o poco conocidos. El Atlético, convertido en los últimos años en una especie de agencia de colocación, engorda su nómina de futbolistas y los reparte por el mundo.

O, para ser más exactos, la entidad madrileña está en el epicentro del corredor Portugal-España-Turquía por el cual circulan la mayoría de movimientos y, por ende, una ingente cantidad de millones de euros nada fáciles de seguir. El objetivo parece menos deportivo que mover jugadores como sea. Un negocio de compraventa.

Hace un mes, Julio Alves, medio luso, fue contratado por el Atlético, que pagó unos dos millones de euros al Río Ave, club portugués. El miércoles, horas antes del cierre del mercado, fue vendido al Besiktas turco sin haber pisado el Calderón. Micael, compañero de Falcao en el Oporto, engrasó el fichaje del delantero colombiano y entró en el mismo paquete, pero su futuro se anuncia a orillas del Ebro: ha sido cedido al Zaragoza. Más kilómetros ha recorrido Olaleye, delantero nigeriano que se ganaba la vida en la Liga de Vietnam y que, previa contratación por parte de la entidad colchonera, actuará cedido en el Braga.

Jorge Mendes es actor principal de los movimientos entre clubes españoles, turcos y lusos

Otra variante es la protagonizada por Raúl García. El navarro, cuyo contrato expiraba en junio de 2012, amplió su contrato hasta 2015 pero para irse cedido a Osasuna.

Tras el proceder del Atlético se vislumbra una nueva forma de negocio a la que mira con codicia el fútbol profesional. Exprimidos los beneficios económicos directos en un deporte altamente inflacionario, el último nicho de dinero parece hallarse en los rendimientos económicos producidos por los traspasos de jugadores. Y cuando las tradicionales vías de financiación parecen agotadas, surgen otras como los fondos de inversión, cada vez más comunes.

Dichos fondos ofrecen a sus inversores una alta rentabilidad -10% anual-, si bien sólo son legales en algunos países. En Europa, cómo no, Portugal, España y Turquía lideran esta revolución económica. De hecho, según publicó El País, uno de los más importantes fondos, el Quality Sports Investments, apunta a Sporting de Lisboa, Braga, Benfica y Atlético como clubes de referencia 'para identificar y traspasar a jugadores de primer nivel'. Las cabezas visibles de Quality Sports son Peter Kenyon, exjefe ejecutivo del Manchester United y del Chelsea, y Jorge Mendes, agente, entre otros, de Cristiano y Mourinho. Mendes representa a los atléticos Falcao, Micael, Silvio, Miranda, Tiago y Pizzi.

El club admite que financia fichajes con fondos de inversión, de los que no forma parte 

Un portavoz oficial del Atlético reconoció ayer que el club madrileño financió parte del importe de los fichajes -'nunca más del 50%'- de Elías y Silvio mediante fondos de inversión y que estudia hacer lo mismo con los futuros pagos correspondientes al traspaso de Falcao.

Dichos fondos prestan dinero a menor interés que los bancos y, a cambio, se reservan un porcentaje sobre la posible revalorización en un futuro traspaso. El Atlético asegura que 'en ningún caso' el fondo se convierte en propietario -total o parcial- de jugador alguno. 'El 100% de los derechos de todos nuestros futbolistas son nuestros'. El portavoz rojiblanco también es categórico cuando afirma: 'Ni el Atlético ni ninguno de los miembros de su Consejo tienen participación alguna en ningún fondo de inversión'.