Publicado: 30.11.2014 19:47 |Actualizado: 30.11.2014 19:47

El Atlético consigue su victoria más triste

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Atlético de Madrid continúa sin conocer la derrota en el Estadio Vicente Calderón en lo que va de temporada, tras conseguir derrotar al Deportivo (2-0) en un domingo marcado por la tragedia, ya que unas horas antes de la disputa del choque un enfrentamiento entre los radicales de ambos conjuntos, Frente Atlético y Riazor Blues, saldado con la caída de varios hinchas al río Manzanares, uno de ellos en estado crítico, marcó de forma irremediable el encuentro, que finalmente se jugó, con un estadio frío y que recriminó con pitos el episodio que dejó al fútbol en un segundo plano.

Con la grada completamente helada, el estado de ánimo se trasladó al césped, donde el Atlético fue superior desde el primer momento, aunque se le vio desprovisto de alma, dominando al juego y con ocasiones por parte de Mandzukic, que mandó el balón al palo recordando a los gallegos su gran estado de forma. El conjunto blanquiazul además no había empezado bien el encuentro, ya que Juanfran se marchó lesionado cuando no habían pasado ni quince minutos de encuentro.

J13_ATM_DEP_NEW VERSION


Mandzukic estrelló un balón en el palo antes del gol de SaúlLa primera mitad, en la que reinó la imprecisión y el juego un tanto duro, finalizó con el primer tanto, cómo no, a balón parado, transformado por Saúl Ñíguez tras una falta botada por Koke y prolongada por Mandzukic. El canterano, que ha contado con no demasiadas oportunidades esta temporada, vuelve a marcar, al igual que lo hiciera ante el Sevilla, para demostrar que merece más minutos e importancia en el conjunto rojiblanco.

A la vuelta de vestuarios, el guion no cambió ni una coma, con los rojiblancos como dueños del ritmo del encuentro y Saúl, espoleado por el tanto, aportando corazón junto al talento de Koke, Turan y Mandzukic. Con un Deportivo desangelado por motivos obvios, los gallegos parecían un juguete en manos colchoneras, aunque los de Simeone parecían no querer abusar de un rival destrozado anímicamente.

Sin embargo, en la segunda acción tras un córner, Arda Turan sentenciaba el marcador con un disparo desde la frontal que se coló entre la maraña de jugadores, que impidió la visión a un Fabricio que no supo reaccionar a tiempo para detener el disparo del turco, que encontró en el gol un premio a un nuevo encuentro impecable.

Con el partido en principio resuelto, Simeone optó por retirar a un Mandzukic que se gana a pulso a la grada, que le ovacionó en su sustitución, para dar entrada a un Raúl Jiménez que espera seguir los pasos del croata para reconciliarse con el gol, y meterse a la grada en el bolsillo, algo que también ha logrado un Saúl Ñíguez que también fue aplaudido en el cambio.

Cerci entró por Griezmann tras sus polémicas declaraciones contra el 'Cholo' y no demostró demasiada entregaTambién dispuso de minutos Cerci, los primeros tras sus polémicas declaraciones con su selección acerca de su papel dentro de los planes del 'Cholo', que entró por un Griezmann al que se le reconoció su esfuerzo desde la grada, de modo que los cambios desataban más atención y aplausos que lo visto en el césped, donde el Atlético ponía más intención que los coruñeses, creando peligro sobre todo a balón parado, aunque sin demostrar demasiada entrega.

Los suplentes, que partían con el aliciente de reivindicarse, se mostraban como los más activos, y 'Cebolla' tuvo en sus botas la mejor oportunidad con un disparo raso y potente tras una jugada entre Cerci y Raúl Jiménez, después de que el italiano avisase con una tentativa desde la frontal que se envenenó al tocar en un defensa.

Después de jugar tres partidos consecutivos en casa, de los que han salido reforzados en 'Champions' con la clasificación, y en Liga manteniendo el pulso en la zona alta de la tabla, a los rojiblancos les toca visitar a L'Hospitalet, Elche y Juventus en una semana complicada, mientras que el Deportivo, cuyos aficionados acabaron abroncando al técnico, Víctor Fernández, se mete en la zona de descenso, aunque este sea el dolor menos preocupante con el que regresan desde Madrid.