Público
Público

Caso Neymar La Audiencia confirma el procesamiento del Barça y Neymar por corrupción en su fichaje

La Sala de lo Penal sitúa al jugador al borde del juicio oral. El tribunal todavía tiene pendiente de resolver el recurso del presidente Josep María Bartomeu.

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:

El delantero brasileño Neymar Jr., durante un partido con el Barcelona. - EFE/Alejandro García

La Audiencia Nacional ha confirmado el procesamiento del Fútbol Club Barcelona y de su jugador Neymar da Silva Junior por estafa y corrupción entre particulares en el fichaje del delantero en 2011, cuando jugaba en el Santos brasileño.

El argumento de la confianza ciega en el padre fue utilizado por Messi, responde la AN a Neymar. Y fue condenado

La Sala de lo Penal ha rechazado cinco recursos, de los siete procesados en este caso y sitúa al jugador al borde del banquillo de los acusados. En concreto, rechaza los recursos de apelación contra el auto de transformación en procedimiento abreviado dictado por el juez instructor José de la Mata, que es el paso previo a la apertura de juicio oral.

La Sala rechaza el recurso de apelación de Neymar, basado en que desde su minoría de edad depositó su "absoluta confianza, ciega, en su padre" para cualquier aspecto distinto de jugar al fútbol.

La Audiencia Nacional recuerda a Neymar que en su día el jugador Leo Messi empleó unos argumentos "que coinciden en gran medida" con la línea defensiva de Neymar y que tuvo "respuesta en sentencia" de la Audiencia de Barcelona.

Lionel Messi y su padre, Jorge Horacio, fueron condenados el pasado 5 de julio por la Audiencia de Barcelona a 21 meses de cárcel, y dos millones de euros de multa a los que hay que sumar 5 millones de euros que pagaron por delito fiscal.

La  Audiencia Nacional también ha rechazado los recursos interpuestos por  el F.C. Barcelona, como persona jurídica, que es procesado por estafa y corrupción, así como el de la madre del jugador, Nadine Gonçalves, y la empresa familiar N&N. El tribunal todavía tiene que resolver la apelación del presidente del Barça, Josep Maria Bartomeu.

El juez central de instrucción 5, José de la Mata, dictó un auto de transformación de las diligencias en procedimiento abreviado el pasado mes de noviembre, por el que concluyó la instrucción en contra de los acusados al delantero y a sus padres por corrupción entre particulares; y a los dos equipos que formalizaron el traspaso del jugador, al presidente Bartomeu y a Rosell por ese delito y por estafa impropia.

Conscientes de la finalidad ilícita del contrato

El club catalán pidió el archivo de las actuaciones que le afectan al considerar que de lo investigado "no se demuestra la existencia de un hecho delictivo" propio del club, alegación que la Sala no acoge. Sin embargo, para el titular del Juzgado Central de Instrucción número 5, el contrato firmado en 2011 por el que Neymar recibía 40 millones euros para fichar en el futuro por el Barcelona "habría alterado el libre mercado de fichajes de futbolistas".

El tribunal estima que "es razonable pensar que los dos directivos que intervinieron en la firma" del contrato de Neymar, Rosell y Bartomeu, entonces presidente y vicepresidente, respectivamente, "fueron responsables de esta decisión, de la firma del contrato y conscientes de esta finalidad ilícita". Asimismo, añade que dicho fichaje habría impedido al jugador que entrase en el mercado conforme a las reglas de la libre competencia de modo que "se obtuviera una mayor cantidad económica por el traspaso" constituyendo el delito de corrupción entre particulares.

El juez instructor tomó esta decisión después de que la Sala de lo Penal le obligara a reabrir la causa, que él archivó, y modificando su primer auto de transformación, en el que ventilaba la cuestión en sólo tres párrafos, lo que provocó un recurso de la Fiscalía que reclamaba mayor motivación. La causa se abrió por la querella presentada por la empresa de representación de futbolistas DIS-Esportes e Organizaçao de Eventos, que poseía el 40% de los derechos federativos del jugador, y que, según la Fiscalía, dejó de cobrar 3,2 millones de euros que le hubieran correspondido.