Público
Público

El austriaco Loitzl se lleva el Cuatro Trampolines

Su victoria en la rampa austriaca de Bishofshofen se unió a las de Garmisch (Alemania) e Innsbruck, lo que le servió para conquistar el torneo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El austriaco Wolfgang Loitzl se proclamó hoy, martes, vencedor de la quincuagésima séptima edición del torneo de los Cuatro Trampolines de saltos de esquí, después de ganar asimismo la última prueba, disputada en la rampa austriaca de Bishofshofen.

Loitzl ganó la cuarta prueba del Cuatro Trampolines y sumó este triunfo a los obtenidos en Garmisch-Partenkirchen (Alemania) y en Innsbruck (Austria) para ganar el prestigioso torneo de saltos, en el que el suizo Simon Ammann había vencido en el primer trampolín, el alemán de Oberstdorf.

Loitzl confirmó el liderato con el que llegó a la última prueba del certamen al adjudicársela con gran dominio, tras firmar dos saltos de 142,5 y 141,5 metros que le valieron una valoración final de 301,2 puntos, 16,8 más que el suizo Ammann, segundo hoy en Bishofshofen, donde completó el podio el ruso Dimitri Vassiliev, con 279,2 puntos.

Después de 222 pruebas sin conocer el triunfo en Copa del Mundo -competición para la que también puntúa el Cuatro Trampolines-, el veterano Loitzl, que el próximo día 13 cumplirá 29 años, encadenó triunfos en las tres primeras pruebas del año para anotarse el éxito más importante de su carrera.

En esta ocasión y, de nuevo ante su público, Loitzl basó su triunfo en su sensacional primer salto, en el que no sólo alcanzó los 142 metros y medio, sino que obtuvo la nota máxima posible por parte de los cinco jueces -valoraciones de las que se anulan la mejor y la peor-, que le dieron cada uno el tope de veinte puntos.

Tan sólo tenía que asegurar en el segundo intento para anotarse prueba y torneo ante los 30.000 aficionados que abarrotaban el estadio de saltos salzburgués.

A pesar de ello, con 141 metros y medio, fue de nuevo el mejor en el segundo acto y salió victorioso en una prueba en la que su compatriota Gregor Schlierenzauer, segundo tras el primer intento, descendió al cuarto puesto final al ser desbancado por Ammann -que hizo trayectoria inversa- y por el ruso Vassiliev, que subió del quinto intermedio al tercer puesto final -al revés de lo que le sucedió al 'rejuvenecido' alemán Martin Schmitt-.

Loitzl hizo historia no sólo por la valoración máxima de su estilo en el primer salto -algo que sólo había logrado entre sus compatriotas, en 1976, Toni Innauer, actual director técnico de esquí nórdico de la Federación Austriaca (OESV)- sino al imponerse en el torneo con la máxima puntuación final de todos los tiempos.