Público
Público

El auténtico Mesías de Glasgow

Los católicos del Celtic se agarran a su líder, Samaras, para volver a dar la campanada en su estadio ante el Barcelona. Cesc sustituye en la delantera al lesionado Messi

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

You'll never walk alone (Nunca caminarás solo) no es únicamente un himno del Liverpool. Aunque mundialmente es conocido y vinculado a los reds, las más de 60.000 gargantas que suelen abarrotar Celtic Park también lo cantan de manera vibrante y espectacular cada vez que su equipo juega en la capital. Eso sí, los aficionados del Celtic de Glasgow, tradicionalmente católicos y con una histórica rivalidad deportiva, religiosa y social con sus vecinos protestantes del Rangers, tienen especial fervor y sintonía con un griego de credo desconocido públicamente, aunque se especula con su pertenencia a la Iglesia Ortodoxa.

Georgios Samaras (Heraclión, Grecia, 1985) se ha convertido desde su llegada en 2008 a la cuna católica de Glasgow en el ídolo de la afición de los Bhoys. La marcha de Larsson al Barça cuatro años antes había acabado con el Celtic huérfano de un icono, y el espigado delantero heleno ha logrado llenar en parte el hueco dejado por el sueco. No especialmente con goles, pero sí con su carisma, compromiso y habilidad con el balón, pese a su elevada estatura (1,93 centímetros).

El griego, conocido por algunos en la capital escocesa como Jesús por su parecido físico con Jesús de Nazaret, es el jugador al que se agarran en Celtic Park para remontar los partidos que se ponen cuesta arriba. Para lograr gestas como la de hace un mes, cuando un gol suyo y otro de Forrest en la fase previa dieron al límite al Celtic la clasificación para la Champions. Dice amar el fútbol muy por encima del dinero, ya que quiere que cuando se retire, en sus memorias 'haya trofeos y victorias, no una fortuna'.

Pese a llevar el '9' en su camiseta, no es un goleador, pero sí el crack del equipo, el jugador de más talento, la verdadera estrella y el más ovacionado por los Bhoys. Y él sabe por qué: 'Si juegas bien para el equipo, e individualmente te sientes bien, entonces la afición estará contigo'. Todo eso lo conoce perfectamente su entrenador, el norirlandés Neil Lennon, que admite su 'enorme influencia' en el juego de los escoceses. Extraordinario será también su peso esta noche (20:45 horas) en el partido que juegan ante el Barcelona, y ante quienes intentarán repetir la gesta de la temporada pasada.

Entonces, el Celtic logró un histórico 2-1 que fue clave para que consiguieran un inesperado pase a octavos de final de la Champions. Samaras no marcó ninguno de los goles, pero con él sobre el campo crece la seguridad y confianza de sus compañeros y, por encima de todo, las posibilidades de los escoceses. Y también con Forster, el portero que se agiganta ante cada asedio culé. El cancerbero inglés es otra de las patas sobre la que se asientan los Bhoys para intentar volver a dar la campanada con la que sueñan desde que se celebró el sorteo. 'Afrontamos el partido sin esperar demasiado', admitió ayer Lennon.

Quien no estará en Celtic Park es Messi, lesionado el pasado sábado en Almería, por lo que todo indica que será Cesc quien ocupe su lugar como falso nueve, acompañado en las bandas por Neymar y Alexis. Los culés quieren seguir la buena racha con el pleno de victorias de la Liga y dejar bien encaminada la clasificación para la siguiente ronda, tras la goleada ante el Ajax en el estreno europeo.

La duda será la versión del Barça de Martino que se verá esta noche, toda vez que sin el astro argentino las capacidades ofensivas de los azulgranas se resienten considerablemente. Y es precisamente en este tipo de choques en los que los rivales se encierran cuando el de Rosario es clave. En el eje de la defensa volverá a estar Bartra, quien parece asentado tras haber convencido a técnico y afición con sus buenos minutos en los dos últimos partidos. Las rotaciones del Tata esta noche están prácticamente descartadas.

Celtic: Forster, Matthews, Izaguirre, Ambrose, Van Dijk, Brown, Samaras, Commons, Mulgrew, Stokes y Pukki.

Barcelona: Valdés; Alves, Bartra, Piqué, Adriano; Xavi, Busquets, Iniesta, Cesc; Alexis y Neymar.

Árbitro: Stéphane Lannoy (FRA).