Publicado: 30.11.2013 20:07 |Actualizado: 30.11.2013 20:07

Balaídos encuentra por fin la victoria

El Celta de Vigo coge confianza tras remontar al Almería (3-1). Suso adelantó a los andaluces pero Orellana, Oubiña y Charles fraguaron el triunfo local

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Celta de Vigo ha logrado este sábado la victoria ante el Almería (3-1), en un partido que le enfrentaba a un rival directo y que ha supuesto la primera victoria como locales de los vigueses tras ocho encuentros disputados en Balaídos.

No acababa de dar con la tecla Luis Enrique, como mostró la alineación que puso este sábado en liza ante el Almería. El enésimo once titular diferente de los vigueses en lo que va de competición suponía que dos de los mejores jugadores de los gallegos esta temporada, Augusto y Nolito, se quedasen en el banquillo.

La primera sensación, por lo tanto, fue negativa. Y más cuando a los diez minutos de partido el Almería se adelantó con un buen gol de Suso. El gaditano tiene mucha clase y lo volvió a demostrar con una gran jugada en la que viniendo desde la derecha hacia el centro, se fue de dos jugadores y acabó por ajustar un fuerte disparo a la base del poste, 0-1.

Los aficionados vigueses comenzaron entonces a ponerse nerviosos. Su equipo no había ganado ningún partido como local, y llevaba desde el 31 de agosto sin anotar un gol en Balaídos. La situación difícilmente podía ser más desalentadora.

El cóctel no podía ser más peligroso para Luis Enrique. Equipo en descenso, desastrosa racha como local, dos de tus mejores hombres en el banquillo y perdiendo desde el minuto 10. Pero entonces se pudo comprobar que el trabajo del preparador asturiano va más allá de los resultados, lo que pretende es implantar un estilo, que sus jugadores tengan claro que lo importante es tratar bien el balón y que tengan claro también que eso les acabará por sacar de los puestos bajos de la clasificación, como quedó demostrado este sábado.

Cinco minutos después de encajar el gol, el Celta hilvanó una preciosa jugada, al primer toque Rafinha, Alex López y Charles llegaron a la portería de Esteban, y solo la mala suerte impidió que la cosa acabara en gol. Desde ese momento de la mano de Rafinha, Orellana, Krohn-Dehli y compañía el Celta fue muy superior al Almería, que no supo mantener el resultado favorable. No supo, o no pudo.

Más bien fue impotencia, porque el Celta decidió que el balón era suyo, como ocurre en sus partidos, solo que esta vez la suerte les fue favorable. Así antes del descanso Orellana había empatado el partido con un gol muy similar al de Suso. Tras la reanudación, Oubiña y Charles materializaron la superioridad viguesa con sendos remates en el área pequeña. El Almería apenas inquietó la portería de Yoel, aunque sería injusto obviar la baja de Rodri, su goleador.

Así pues, el Celta dormirá este sábado a tres puntos de los puestos de descenso, y con la sensación de que lo único que le hace falta a su proyecto es paciencia. Si los que la tienen que tener la guardan, Luis Enrique acabará por dejar su impronta y eso, con casi toda probabilidad, se acabará por notar en los resultados.

CELTA: Yoel; Hugo Mallo, David Costas, Aurtenetxe, Toni (Jonny, min.60); Oubiña, Álex López, Rafinha (Augusto, min.65); Orellana, Krohn-Dehli (Nolito, min.77) y Charles.

ALMERÍA: Esteban; Nelson, Torsiglieri, Trujillo, Dubarbier (Raúl, min.75); Verza, Azeez; Suso, Soriano (Barbosa, min.66), Aleix Vidal y Óscar Díaz (Romera, min.69).

GOLES: 0-1, min.10, Suso; 1-1, min.27, Orellana; 2-1, min.49, Oubiña; 3-1, min.59, Charles.

ÁRBITRO: Ayza Gámez (C.Valenciano). Amonestó a Krohn-Dehli (min.9) por el Celta; y a Dubarbier (min.60) y Suso (min.79) por el Almería.

ESTADIO: Balaídos.