Publicado: 11.01.2016 16:41 |Actualizado: 11.01.2016 16:41

Bale empieza a levantar cabeza

El gran partido del galés ante el Deportivo, con hat-trick incluido, plasma su momento dulce. Lleva ya 12 goles en la temporada -seis de ellos de cabeza-. Tres años después de
su fichaje, el '11' blanco comienza a rendir como se espera de él. 

Publicidad
Media: 3
Votos: 1
Comentarios:
Gareth Bale efectúa un disparo el sábado contra el Deportivo. /EFE

Gareth Bale efectúa un disparo el sábado contra el Deportivo. /EFE

MADRID.- El pasado sábado, el galés Gareth Bale firmó un hat-trick en el partido que se disputó en el Santiago Bernabéu en el que enfrentó al Real Madrid con el Deportivo de la Coruña. En ese encuentro, Bale fue uno de los mejores jugadores del encuentro, y no solo por firmar tres goles en el 5-0. Por fin, asumió el protagonismo que se espera de él tanto en la faceta goleadora como en el rendimiento en el juego.

Salió ovacionado del Santiago Bernabéu cuando Zinedine Zidane le sustituyó. El '11' blanco está en racha y es que en los últimos siete encuentros ha anotado 10 goles de los 12 en total que lleva en la temporada. Todos ellos los ha marcado en Liga. Solo se encuentra a tres dianas de su mejor cifra en la competición, cuando en toda la temporada 2013/14 marcó 15. La temporada pasada se quedó en 13. Llama la atención además la capacidad cabeceadora del galés en esta primera vuelta de temporada y es que la mitad de los 12 goles que lleva marcados los ha logrado de cabeza.



El 'Expreso de Cardiff' ha tomado velocidad de crucero, se encuentra en un gran estado de forma y ha gozado de la confianza necesaria tanto por parte de Benítez como ahora con Zidane, que le quiere ubicado en la banda y también comprometido en las labores defensivas. Bale se siente cómodo y eso se traduce en el campo. Pese a todo, comenzó la Liga de manera titubeante. Anotó marcó dos goles ante el Betis a finales de agosto y no volvió a encontrar portería hasta finales de noviembre, cuando anotó en Ipurúa, coincidiendo con una lesión que le hizo perderse cinco partidos. 

El 'Expreso de Cardiff' ha tomado velocidad de crucero, se encuentra en un gran estado de forma y ha gozado de la confianza necesaria tanto por parte de Benítez como ahora con Zidane

También destacan sus números en la faceta como asistente. Lleva ya 7 asistencias en Liga, las mismas que en toda la temporada anterior, y tan solo una menos que en la primera, en la que pudo hacer 8. Estos ya son números de estrella. Son números que, sí o sí, se ven en el campo, en el rendimiento del jugador. La mejora del galés y su protagonismo en el terreno de juego están siendo claras.

Y eso hace mejor al Real Madrid. Para alegría de la parroquia blanca y para consuelo de Florentino Pérez, que comienza a ver cómo uno de sus jugadores más mimados y en el que se gastó más de 100 millones de euros comienza a demostrar en el campo con regularidad la enorme inversión realizada. Y que en las dos temporadas anteriores como madridista, el galés ha rendido muy por debajo de lo esperado, tan solo brillando en algunas actuaciones esporádicas. 

Dos temporadas de apariciones esporádicas

La primera temporada del galés estuvo plagada de lesiones que no le dejaron tener un buen ritmo de juego ni regularidad en su juego, pero también es cierto que fue clave en momentos decisivos en la temporada del equipo blanco. Siempre se recordará la “cabalgada” que hizo en la final de la Copa del Rey de 2014 frente al F.C. Barcelona en la que dejó atrás con enorme facilidad a Marc Bartra. Tras esa cabalgada, el galés anotó el tanto que, a la postre, fue el definitivo y el que dio el título al conjunto blanco.

Bale lleva doce goles al final de la primera vuelta. En su primera temporada anotó 15 y en la segunda solo 13

También fue decisivo en la final de la Champions League contra el Atlético de Madrid. Fue quien anotó el segundo gol del Real Madrid y quien puso en ventaja al equipo para conseguir la ansiada Décima. Sin olvidar que en su debut, frente al Villarreal, logró anotar. Desde luego fue clave para ganar los dos títulos, pero en el día a día, los madridistas esperaban más de él.

La segunda temporada fue discreta. Se esperaba que su juego fuera mejor del que proponía en el campo. Y se esperaba también que anotará más de 20 goles en Liga, hecho que aún no ha podido alcanzar. En la faceta goleadora, su mejor resultado desde que llegó a Concha Espina es de 15 goles en Liga, conseguidos en su primera temporada. En la segunda anotó 13. Unos números flojos para la vitola de estrella del fútbol mundial. Pero esta temporada estamos viendo, por fin, a un Bale enérgico y resolutivo. 

Etiquetas