Publicado: 20.04.2015 13:01 |Actualizado: 20.04.2015 13:01

Un rompecabezas
para Ancelotti sin Bale, Modric ni Marcelo

El club confirma que el galés sufre una lesión muscular en el sóleo y no estará tampoco contra el Atlético. El croata cayó contra el Málaga y el brasileño está sancionado. Benzema tocado en la rodilla, podría unirse a la plaga de bajas. El técnico debe resolver entre un 4-3-3 o un 4-4-2 y poner nombre a los sustitutos de aquí al choque de Champions del miércoles.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Gareth Bale se duele del gemelo ante Cristiano en el partido contra el Málaga. /REUTERS

Gareth Bale se duele del gemelo ante Cristiano en el partido contra el Málaga. /REUTERS

MADRID.- El Real Madrid tendrá que afrontar uno de los partidos más importantes de la temporada sin tres de sus piezas clave y con otra entre algodones. Este lunes se ha confirmado que Gareth Bale sufre "una lesión muscular en el sóleo de la pierna izquierda" y, pese a que el parte médico no ofrece el tiempo de baja, es seguro que el galés no podrá estar disponible para la vuelta de los cuartos de Champions contra el Atlético (miércoles, 20:45 horas).

La lesión del extremo galés se une a la que sufrió el croata Luka Modric el sábado ante el Málaga. Ambos salieron del Santiago Bernabéu en muletas. El mediocentro casi se perderá lo que queda de campaña. En un lance del choque con Recio se le fue la rodilla y sufrió un "esguince del ligamento colateral medial" que le tendrá apartado entre 5 y 6 semanas. Sus lágrimas reflejaron su impotencia. Tras estar cuatro meses de baja reapareció el pasado 10 de marzo ante el Schalke y en poco más de un mes ha demostrado que es un hombre vital en el juego del equipo de Ancelotti a la hora de ofrecer soluciones de ataque desde el centro del campo.



Mientras, el futbolista de Cardiff se lesionó en los primeros compases del choque ante el Málaga, señalándose en todo el momento el gemelo de su pierna izquierda, y tuvo que ser sustituido por el mexicano Javier 'Chicharito' Hernández. El galés venía arrastrando molestias en las últimas semanas terminó lesionándose por no tener descanso. Ancelotti ha pagado en exceso la factura de explotar en exceso a un número reducido de futbolistas.

Nunca creyó en las rotaciones en esta temporada y ahora que el equipo afronta el tramo decisivo, con la Liga y la Champions en juego, esa idea se le vuelve en contra. Y todavía queda esperar que Benzema se recupere de las molestias que sufre en la rodilla derecha. Sin embargo, el francés sigue tocado y no es nada descartable que también sea baja el miércoles. Por si fuera poco, Ancelotti ya sabe desde el partido de ida de Champions contra el Atlético que tampoco podrá contar con Marcelo, que sufrió una tarjeta amarilla que le aparta de la vuelta.

Muchas dudas para conformar el once

Al técnico italiano se le presenta un rompecabezas muy difícil de encajar. Para suplir al lateral brasileño le opción más clara parece la de alinear al portugués Fabio Coentrao, que vuelve a surgir como solución de emergencia en un partido de máxima exigencia. El luso lleva desaparecido toda la temporada y Ancelotti se la jugará con él ante el Atlético, como ya hiciera en la final de la Champions la temporada pasada. No jugó en Málaga para continuar preparándose en Valdebebas con un plan específico de cara al trascendental choque.

Mientras, las bajas de Modric y Bale abren un abanico de opciones para Ancelotti, que duda entre un 4-3-3 o un 4-4-2. Si apuesta por el primer esquema Isco recuperaría su puesto en el once, perdido tras la vuelta de James Rodríguez. Kroos en el centro, el malagueño a un costado y el colombiano en el otro. Arriba, tendría que decidir el acompañante de Cristiano y Benzema entre Chicharito y Jesé Rodríguez. 

Si la opción de apostar por un 4-4-2, Isco y James se tirarían a las bandas para jugar de interiores mientras que tres hombres se disputarán acompañar a Toni Kroos en el doble pivote. Son Asier Illarramendi, Sami Khedira y Lucas Silva. Los tres han tenido escasos minutos hasta ahora y no cuentan con el rodaje suficiente para afrontar un partido de tanto compromiso en el centro del campo ante un rival como el Atlético que no conoce todavía la derrota ante el Real Madrid tras siete enfrentamientos en lo que va de temporada. Y si Benzema finalmente se une a la plaga de lesiones, el galimatías será aún mayor para Ancelotti. Trabajo le queda al italiano en apenas 72 horas. Mientras, Simeone sí rotó el sábado contra el Deportivo y solo cuenta con la duda de Mario Mandzukic, que sigue pendiente de la evolución de su tobillo.