Público
Público

El balón maltratado

Los porteros culpan al Jabulani de sus abundantes errores. El fabricante argumenta que "ha pasado todos los controles de la FIFA"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

A falta de juego, el Mundial está marcado, de momento, por las pifias de los porteros. Al fallo de Green en el debut de Inglaterra ante EEUU (1-1) se han sumado en los últimos días varios errores de bulto que reabren el debate sobre el Jabulani, el balón que Adidas tardó tres años en desarrollar para la cita surafricana.

Según la marca que fabrica los balones mundialistas desde Mexico 1970 el primero fue el Telstar, antes se cosían a mano de forma artesanal. Desde entonces han evolucionado hasta ofrecer a los futbolistas un instrumento que, teóricamente, permite un vuelo más estable y un agarre perfecto en todas las condiciones. Adidas asegura que 'con el Jabulani los jugadores pueden mostrar sus verdaderas habilidades'. Entre las novedades que aporta el balón respecto a sus antecesores está el revolucionario diseño y la nueva forma en 3D de los paneles. Se busca que la pelota sea lo más redonda posible y que evite los efectos.

El balón fue testado hace meses en ligas de varios continentes, y recibió críticas desde el primer día. 'Es terrible, como esas pelotas baratas de supermercado', dijo el portero brasileño Julio César. 'Es una vergüenza jugar un torneo tan importante con este balón', abundó Buffon, cancerbero italiano.

Adidas, marca germana, probó con especial énfasis en casa, en la Bundesliga, donde implantó el esférico en enero. Curiosamente, el combinado alemán es el que más aclimatado parece a la nueva pelota, como demostró el domingo en su estreno ante Australia (4-0). 'A mí me parece un buen balón. Es muy rápido para los disparos y muy seguro para los pases cortos', señaló el goleador germano Klose. Su compañero en el Bayern y la selección, Lahm, comparte la opinión: 'Después de haber ganado el primer partido no podría decir que me disgusta el Jabulani. Yo lo veo bastante bien'.

Evidentemente, las estrellas a las que patrocina Adidas defienden las cualidades del Jabulani. 'Cuando vuela el esférico va siempre recto y apenas distrae. La textura permite mejorar los blocajes', asegura Cech, guardameta del Chelsea, tras probarlo junto a su compañero Lampard. 'Es una pelota fuerte. Me gusta mucho la textura porque favorece los golpeos', opinó el mediocentro inglés.

Todos los balones pasan el control de propiedades y medidas de la FIFA y el Jabulani las cumple. Según el organismo, todas deben ser de cuero u otro material adecuado, con una circunferencia no superior a 70 cm y no inferior a 68, con un peso no superior a 450 g ni inferior a 410 y de una presión equivalente a 0,6 1,1 atmósferas al nivel del mar. El balón oficial del Mundial 2010 tiene un peso de 440 g y una circunferencia de 69 cm.

La polémica no es nueva, surge siempre que una competición estrena pelota, pero en Adidas no le dan demasiada importancia. Y no entienden que los porteros se agarren a su balón como coartada. Reconocen, a lo sumo, que sea necesario un tiempo de adaptación, pero en ningún caso admiten defectos. 'Ha pasado todos los controles', argumenta un portavoz de la marca.

'Tendría que probarlo, pero para mí los fallos han sido personales, por exceso de confianza, y no por el balón', apunta Abel, ex guardameta del Atlético y de la selección española. Lopetegui, también ex cancerbero internacional tiene otra opinión: 'Los balones tienden a ser más ligeros y con más cambios de dirección. Van en beneficio del gol y en detrimento de los porteros'.