Público
Público

El balón y la 'madriditis'

Jornada clave en la Liga con la disputa del derbi madrileño y la medición del ansia que reina en Can Barça

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los atléticos andan subidos. Llegan con la moral alta, con sus estrellasAgüero y Forlán brillando y con su sistema sin hacer a su partido del año. Bajo los efectos de ese subidón, los rojiblancos quieren sacarse la espina de una década maldita sin ganar en el Bernabéu. El derbi, mirado desde el cristal rojiblanco, sigue siendo el día más especial. Para los madridistas de toda la vida, también. Recuerdo que Florentino Pérez siempre vivía con más pasión las victorias ante el Atleti que los clásicos ante el Barça. De Vicente Boluda, ni idea: como tiene 10 años pelados de socio del Madrid...

A lo que vamos, la rivalidad ante el Barça ha cambiado el foco. Ahora, tengo la sensación de que el joven madridismo está más obsesionado con culminar su persecución al equipo de Guardiola. Se lo están poniendo fácil desde el autodestructivo entorno azulgrana (vulgarmente conocido como madriditis). Si un extraterrestre bajase a la Tierra y le explicasen que un equipo que ha jugado 20 partidos maravillosos es líder de la Liga con cuatro puntos de ventaja, finalista en la Copa y tiene encarrilados los octavos de la Champions y ha visto portadas hablando de crisis y alarmas, se volvería a su planeta para contar que los extraterrestres están en la tierra. Lo de los Dodotis va a acabar formando parte de su ADN.

Lo de los Dodotis va a acabar formando parte del ADN del entorno culé

Pasión desbordante

Salvo la derrota ante elEspanyol, todo lo que le ha pasado al Barça, bajón incluido, forma parte de la lógica. Lo irracional era su impresionante inicio de temporada. Fue también protagonista del mejor anuncio de toda la LigaBBVA, que se vio en el Calderón el pasado fin de semana. Lo tuvo todo, incluida esa pasión desbordante del que parecen haber hecho copyright los Atlético-Barça.

Alguien se tendría que dar cuenta de que el fútbol es más hermoso cuando las pizarras se van a hacer gárgaras y surge el barrio de los futbolistas, la esencia mezclada con la pasión, el juego, el espectáculo por el que se paga una entrada, la felicidad que buscamos en todos los órdenes y que encontramos, con cuentagotas, en nuestra pasión futbolera. Lo disfrutamos también el miércoles en San Mamés.

Florentino vivía con más pasión las citas ante el Atleti que ante el Barça

Me temo que lo de esta tarde-noche en el Bernabéu va a ser otra cosa, a menos que Juande Ramos y Abel decidan cambiar su guión. Por lo visto hasta la fecha son dos equipos más contragolpeadores que generadores de fútbol desde la elaboración. Vamos, que se sienten más cómodos robando y lanzando, que jugando desde atrás.

El manchego, desde su llegada al Madrid, ha solidificado los cimientos de su equipo gracias a la aportación de Lass y, sobre todo, a la jerarquía de Pepe, hoy ausente. Habrá que ver si el Madrid tiene el mismo empaque con Ramos de central o mejor, si Juande se atreve a cambiar de guión, romper el doble pivote, demostrando que es el técnico ofensivo que airea y no el reservón que se ha visto en la mayoría de sus partidos en el Madrid. La posición de Guti va a determinar esas intenciones, además de la rotación de Robben pensando en Anfield. Por lo demás, encomendarse a Raúl y a Higuaín. Nada nuevo bajo el sol.

Lo de Abel es otra cosa. Se ha encontrado un equipo que es un flan en defensa, pero que tiene una artillería monumental por tierra y aire con las alas de Maxi y Simao. La baja de Raúl García es más importante de lo que parece. Vamos a ver si sus hombres, después del Barça, se han cansado de medirle. Algunos, como Banega, llegando tarde a una comida en una concentración con media hora de retraso y luego rajando porque fue el descartado en esa convocatoria. Agüero, subiéndose por las paredes por el cambio ante el Oporto tras un ataque de entrenador. El capitán Maxi, equivocándose con el feo a la historia de un brazalete que han llevado mitos rojiblancos.El 4-3 lo ha cambiado todo.

Una buena ocasión para ver si Juande es el técnico ofensivo que airea

Con las buenas intenciones de haber adelantado diez metros las líneas y de confiar en el buen momento de Leo, el Atlético se encomienda a suscracks y, sobre todo, a su estado de excitación, tan voluble como el último resultado. Buen día para ver si Pablo sigue siendo competitivo o se le paró el reloj al aceptar la oferta de Juan Palacios para ir al Madrid.

Por mucho que nos cuenten, no son tres puntos más. Es el derbi de la autoestima, para no quedarse descolgados. El Madrid contra el Barça, pero contra el Atleti y los rojiblancos, contra sus fantasmas del Bernabéu.