Público
Público

Bálsamo o crisis

El Real Madrid, obligado a ganar hoy al Manchester City en la Champions tras el pésimo arranque liguero

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Hace días que no se le ve. Que sólo hay un equipo con las peores sesaciones posibles, desenchufados, sin corazón, sin juego. El Real Madrid hizo acto de presencia esta temporada en la vuelta de la Supercopa ante el Barça -tres partidos oficiales después- con una primera parte primorosa, y se despidió al finalizar el choque.

Desapareció entonces y sigue sin dar muestras de vida, de fútbol alguno. La crisis que enfilaba por entonces el equipo la resolvió con un título y todos los males parecieron desaparecer. Sin embargo, el paso de los días sólo ha hecho que hacer más grande la crisis de juego, la diferencia con el Bracelona en Liga y con el propio Real Madrid del año pasado.

El equipo que la temporada pasada arrasaba al contrario con cuatro latigazos en 20 minutos está a años luz, también físicamente, muy por debajo de lo que deberían estar.

Mourinho espera que este martes los suyos vuelvan a reaccionar como hicieron contra el Barça en el Bernabéu y que rujan ante el todopoderoso Manchester City en su debut este año en la Champions (20.45, La 1). 

Pero para ello deberían cambiar muchas cosas. El luso está muy cabreado, realmente enfadado, desesperado con la actitud de muchos de sus jugadores sobre el campo en este mes de competición.

De ahí la contínua reprimenda en privado y en público. La última el pasado sábado tras caer en Sevilla y dejarse otros tres puntos tras cuatro jornadas de Liga. 'No tengo equipo', sentenció. Ayer en rueda de prensa fue más benévolo y afirmó que 'mañana (por hoy) tendremos equipo'.

El Madrid necesita recuperar la puntería: sólo dos jugadores de su equipo han anotado en Liga: Higuain y Ronaldo 

El portugués sabe que para ello tienen que mejorar muchas cosas. Prácticamente en todas las líneas. Las jugadas a balón parado siguen siendo un quebradero de cabeza este año. De hecho, es por donde han venido la mayoría de los goles.

Además, en ataque el equipo está falto de ideas, de actitud y sobre todo de puntería. Sólo dos jugadores de su equipo han anotado en Liga: Higuain y Ronaldo. Aunque precisamente el portugués, pese a sus declaraciones sobre su tristeza y sus reivindicaciones públicas fuera del campo, es a uno de los que más se echa de menos en lo que llevamos de temporada. Los blancos necesitan también recuperar los goles de los centrocampistas -Özil o Di María- y volver a ser un ciclón.

Pese a las críticas del sábado, cuando dijo que 'hubiera cambiado a siete jugadores', ayer el portugués avanzó que no habrá muchas novedades en el 'once'. 'No será una alineación muy diferente, ni pretende señalar a algún jugador, que en mi opinión puede no estar en buenas condiciones', dijo.

Visto lo visto, ¿es el actual campeón de la Premier League el mejor rival en este momento para el Madrid? Probablemente no, o sí. Es uno de los más duros, pero puede ser perfecto para una reacción, para dar por fin un golpe sobre la mesa.

Desde luego, los de Mancini no lo van a poner nada fácil. Son un rival terrible, matadores a la contra y con un elenco de figuras al nivel de los blancos. Solo con recitar los nombres de la delantera se puede temblar: Agüero, Silva, Balotelli, Dzeko o Tévez son algunos de ellos.

Un equipo tremendo, letal, formado a base de la chequera del jeque Mansour bin Zayed Al-Nahyan y que crece a pasos agigantados. Tras la liga lograda la temporada pasada buscan ahora dar el golpe en Europa.

'Sabemos la dificultad que supone jugar contra el Real Madrid, pero hemos aprendido de los errores del pasado', dijo ayer el técnico italiano.

Los citizens saben que una victoria o un buen resultado en el Bernabéu pueden ser la llave del pase a octavos y que no hay mejor momento para conseguirlo. Eso significaría un nuevo y duro golpe en tan sólo un mes al Madrid de Mourinho.

Real Madrid: Casillas; Arbeloa, Sergio Ramos, Pepe, Marcelo; Khedira, Xabi Alonso; Di María, Modric, Ronaldo; y Benzema o Higuaín.

Manchester City: Hart; Maicon, Kompany, Lescott, Clichy; Luis García, Yaya Toure; Nasri, Silva, Tévez; y Balotelli.

Árbitro: Damir Skomina (SLO)