Público
Público

El Barça ajusticia al campeón tras dos prórrogas

Los azulgranas acceden a las semifinales de la Copa del Rey tras un grandioso y eterno partido (108-111). El Real Madrid tuvo en su mano el triunfo. Mickael y Tomic, decisivos en la victoria culé

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Menudo inicio de Copa del Rey. El Barcelona se ha convertido en el primer semifinalista del torneo que ha arrancado en Vitoria después de vencer al Real Madrid en un agónico partido que necesitó dos prórrogas para resolverse (108-111). Los de Xavi Pascual vuelven a imponerse a los blancos y se toman cumplida venganza de la final de la edición pasada en el Sant Jordi y esperan a su rival del encuentro entre el Caja Laboral y el CAI Zaragoza. El estadounidense Pete Mickeal (26 puntos) y el croata y exmadridista Ante Tomic (20 tantos y 11 rebotes) fueron los verdugos del defensor y favorito al título, que se marcha a casa a las primeras de cambio.

Real Madrid y Barcelona contaron con dos de sus estandartes de inicio. Xavi Pascual recuperó a Juan Carlos Navarro, que fue una pesadilla en el partido de Liga y cuya participación determina cualquier partido, mientras que Pablo Laso también puso en liza a Rudy Fernández, recuperado de su lesión en la mano. Los azulgranas impusieron su poderío en la pintura desde el inicio de partido con Wallace y Pete Mickeal, que cuajó un primer tiempo soberbio. Los blancos se encontraron con un parcial 5-0 de inicio que les pilló descolocados. Nikola Mirotic contrarrestó con ocho puntos seguidos que daban la vuelta al marcador (11-7) en los primeros cinco minutos. pero andaba el Madrid fino, no era el equipo arrollador de esta temporada.

Y la entrada en pista de Marcelinho Huertas lo evidenció más aún. Su participación revolucionó al Barça, que adquirió una velocidad extra para acabar el primer cuarto con una ventaja de siete puntos (18-25). Los de Laso no terminaban por sentirse cómodos y los azulgranas, con Lorbek ayudando en la faceta anotadora a Mickeal, elevaron la ventaja hasta los nueve puntos el inicio del segundo cuarto.

Pero el Real Madrid demostró que ha adquirido cuajo y consistencia. No se puso nervioso y aprovechó la entrada de Sergio Rodríguez, que vive su mejor momento como profesional, y los triples de Jaycee Carroll para reponerse del puñetazo (33-34) a falta de cinco minutos para el descanso.  Y Mirotic volvía a situar a los blancos por delante (35-34).

El encuentro era una montaña rusa. El estómago, una centrifugadora. El Barça apretó los dientes. No quería irse a los vestuarios por debajo después de un trabajo tan intenso. Y así fue. Los azulgranas se volvieron a poner cuatro puntos por delante. Pero el 'chacho' Rodríguez seguía en pista. Primero, una canasta con un pasillo y después una conexión con Rudy Fernández, que deleitó al público del Buesa Arena con un 'ale hop' marca de la casa, recortaban a dos puntos la diferencia. Navarro respondía con un triple y el propio Rodríguez replicaba. Vaya duelo el de los dos. En los últimos minutos del segundo cuarto el Barça mantuvo la distancia con la que se marcharon al vestuario (46-49).

El ritmo frenético se relajó un poco al inicio del tercer cuarto. Rudy asumió la responsabilidad ofensiva del Real Madrid, pero le faltó soltura. Por contra, Pete Mickeal se convertía en un auténtico quebradero de cabeza para la defensa blanca. No tenían forma de pararle. 19 puntos en poco más de 25 minutos. Tomic ahondó en la pájara del Madrid (54-61).

De nuevo los de Laso se ponían al borde del abismo. Necesitaban hacer correr al Barcelona, con transiciones rápidas para seguir enganchado. Sin embargo, pese al desastroso registro desde la línea de falta personal, Sergio Rodríguez tuvo la última posesión del tercer cuarto para poner al Madrid de uno, pero falló. 60-64. con los últimos diez minutos por jugar.

La tensión se cortaba con cuchillo en el último cuarto. Después de fallar tres triples seguidos, Carroll anotó el que le devolvía la ventaja mínima al Madrid (67-66). El encuentro entraba en un toma y daca del que el Barça se pondría dos por delante gracias a un triple de Wallace. Sergio Llull sacó su fusil y comenzó un festival de intentos desde la línea de 6,25.  Pero Ante Tomic les tenía muchas ganas a sus excompañeros y se agigantó en el tramo final. Propició el empate a 77, falló la penúltima posesión y un triple errado de Llull llevó al partido a su primera prórroga.

La igualdad se elevó entonces a la máxima expresión. Nadie quería fallar. Las muñecas se encogían. Menos la de Sergio Rodríguez, que cortó un nuevo distanciamiento del Barcelona con una penetración y un triple. 8485 cuando falta 1:20. Rudy forzó la falta de Tomic y sus dos tiros libres volvieron a poner el marcador de color blanco (86-85). Lorbek recuperó el tanteo y que se iba a convertir en el protagonista del final de la primera prórroga. El partido se transformó en el último minuto de la misma en un intercambio de personales y puntos. Hasta que Lorbek, con el luminoso 93-90, anotó un tiro personal, falló el segundo y tras el rebote de Tomic volvió a anotar de dos para forzar la segunda prórroga. No se le podía pedir más al choque.

Mickael, máximo anotador del partido con 25 puntos, Tomic y Lorbek apretaron el paso del Barça. Con tan solo los triples de Llull como único remedio blanco para no terminar de tirar el partido. A falta de 30 segundos para el final Brad Oleson anotó dos puntos claves. El Barça se ponía tres arriba. Llull se volvió a jugar otro triple, pero esta vez falló. El base terminó el partido con seis triples de 17 intentos. La falta rápida de Rudy propició un punto más de Sada. El Barça se acercaba a las semifinales. Tan solo otro canastón de Sergio Llull con suspensión en carrera, que los árbitros dieron como triple, puso el último punto de emoción al choque. 108-109 a falta de tres segundos. Pero la posesión era para los azulgranas y Marcelinho Huertas no falló desde los tiros libres.