Público
Público

El Barça cuenta la verdad

Los azulgrana arrollan al Atlético en un santiamén. Messi firma una exhibición y tres goles. Villa y Miranda (p.p.) marcan los otros

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

 

Todo el optimismo del Atlético, por otro lado cíclico, se apagó tras un rato en el Camp Nou. Puesto frente al mejor equipo del mundo, los rojiblancos volvieron a parecer un conjunto pequeño. Incapaces de discutirle la pelota al Barça, de complicarle la vida a Xavi o Messi, de cerrarle puertas a los constantes pasillos que se fabrican los azulgrana con su delicioso fútbol de toque y movilidad. También bajo la lluvia, cuando se pone, el Barça sigue siendo inalcanzable. Y Messi el más grande. En 15 minutos tenía el partido guardado en el armario. A los 25 ya ganaba 3-0.

El pulso lo ganó el Barcelona desde la alineación. Guardiola puso todo sobre el tapete, lo que más a ataque suena dentro de su plantilla. Otra vez una defensa de tres, pese al runrún de reproches, y con más riesgo si cabe (Alves, Mascherano y Abidal), y una abusiva munición creativa por delante. Frente a él, pese a las palabras bravuconas de la víspera, Manzano enseñó ciertas precauciones y suplentes extraños, como Domínguez, Filipe y Arda. Podría sonar a simple rotación, la teoría del baraja y baraja que se ha impuesto el técnico, una temeridad, pero también a miedo.

Y sí, durante ocho minutos el Atlético se hizo falsas ilusiones de tú a tú. Presionó con arrojo y hasta dio un susto, un tiro de Tiago al larguero tras una combinación colectiva de las que ahora le gustan a los madrileños. Pero al minuto siguiente, en cuanto Xavi pudo respirar y recibió un par de metros de margen para levantar la cabeza y calcular el pase, se derrumbó la quimera. Posiblemente tratando de recuperar el aliento, Gabi miró en vez de acosar y el cerebro azulgrana activó su precisión aritmética para dejar a Villa solo a la espalda de Perea (su inclusión hizo daño, pero la baja de Silvio era obligada). Gol.

El Barça ya no se paró. Agarró la pelota y no la soltó. Se puso a moverla de lado a lado a la velocidad supersónica de costumbre y convirtió el entramado rojiblanco en un juguete. Por más centrocampistas que puso Manzano, por más pegados a la línea defensiva que se colocaran, dando la sensación de un equipo junto y ordenado, por más interés que pusieran, los azulgrana tocaban y tocaban sin recibir un rasguño. Y haciendo daño por el centro, aparentemente el territorio que protegía el Atlético con su plan. Messi campó a sus anchas, pero no porque le dieran licencia, sino porque su talento está muy por encima de lo que se encuentra enfrente. Otra vez se salió.

De los tres jugadores visitantes de ataque (Reyes, Falcao y Diego) no hubo noticias. La pelota ni se les acercó, especialmente al Tigre. El Barça no necesitó ni ponerles vigilancia. Sin defensas, por un ejercicio de presión abrumador y generoso, les cortó todas las vías. En cuanto el Atlético entraba en contacto con el balón, un pelotón de azulgranas rugía por la recuperación y la ganaba. El Barça jugaba muy bien, pero, aun sin defensas, defendía mejor.

Con la derrota en el cogote, tras el descanso, Manzano reformó ofensivamente el once con más dignidad que intención. Salió Arda (por Mario) y confirmó que debió ser titular; se fue Reyes (por Salvio) tras insinuar otra vez que sin Quique se le fue el duende. El fútbol pareció postizamente más parejo, no había nada en juego. El Barça ya había ganado. Así que, más especulador que profundo, ya se distrajo a ráfagas. Calentó a Courtois y lució a Messi, que no se contiene jamás. Marcó dos más y contó, en suma, la verdad: es mucho mejor.

Barcelona: Valdés; Alves, Mascherano, , Abidal (Maxwell, m.81); Busquets (Piqué, m.54); Cesc (Keita, m.72), Xavi, Thiago; Pedro, Messi y Villa.

Atlético: Courtois; Perea, Miranda, Godín, Antonio López; Tiago (Adrián, m.80), Mario Suárez (Arda, m.46), Gabi; Reyes (Salvio, m.46), Falcao y Diego.

Goles: 1-0. M.9. Xavi cuelga a la espalda de Perea, Villa recorta y bate a Courtois por bajo. 2-0. M.15. Miranda, en propia meta, tras una parada de Courtois ante Messi. 3-0. M.26. Messi se merienda a Reyes, Mario y Godín y fusila a Courtois. 4-0. M.78. Messi traza su característica diagonal y cruza por bajo. 5-0. M.90. Messi fusila con la zurda.

Árbitro: Delgado. Amarilla a Piqué y Perea.

Camp Nou: 83.154 espectadores.