Publicado: 20.01.2014 20:03 |Actualizado: 20.01.2014 20:03

El Barça decide construir un nuevo estadio sobre el actual Camp Nou por 600 millones de euros

La junta azulgrana descarta levantar un nuevo estadio en otros terrenos, porque su coste se iba a 1.200 millones. Una marca apellidará el recinto por unos 150 millones. Se someterá a una votación entre los socios el día 5 o

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

No hubo sorpresas de última hora. Como se esperaba, la Junta Directiva del Barcelona ha decidido este lunes "unánimemente" construir un nuevo estadio sobre la actual estructura del Camp Nou, que costará unos 600 millones de euros, contando con el nuevo Palau Blaugrana y otros recintos. Este será el proyecto que se someterá a votación de los socios en un referéndum que se celebrará los días 5 o 6 de abril, en el que habrá que contestar simplemente con un "sí" o "no". Una profunda reforma, en detrimento de erigir el nuevo coliseo azulgrana en otros terrenos. Los criterios que han decantado la decisión han sido económicos, toda vez que la segunda opción se iba a más de 1.200 millones de euros, a años luz de lo que el club puede asumir.

También está en duda, sin embargo, cómo puede afrontar un dispendio de 600 millones, el doble de lo que el vicepresidente económico, Xavier Faus, había estimado públicamente en diciembre. El propio Faus ha explicado hoy las cuentas de la junta en este sentido. Lo más importante es que una marca apellidará el Camp Nou, con lo que esperan lograr 150 millones en unos 20 o 25 años. Ha negado, eso sí, que, de momento, hayan comenzado negociaciones con alguna empresa o que haya algún preacuerdo con alguna marca de las que se ha hablado en los últimos días, como Qatar. Este nuevo apellido será también sometido a votación de los socios, pese a que la junta podía decidirlo de manera unilateral.

Otros 200 millones los pondrá el club con recursos propios, contando con que confía en generar 30 millones adicionales con la reforma del Camp Nou. Espera, además, obtener 200 millones más con un crédito sindicado con varias entidades bancarias. Los 50 millones restantes los conseguirá con la cesión de espacios comerciales y hoteleros. "No venderemos ni un palmo de patrimonio", ha remarcado Faus. En definitiva, las cuentas que hace el club para pagar el nuevo recinto no pueden ser más optimistas, ya que prevé pagarlo en ocho o nueve años, y sin acudir a los socios, ya que el abono culé está congelado hasta 2016. Esto no impedirá, según el vicepresidente económico, que el Barcelona pueda seguir fichando y pagando a sus jugadores.

El desglose del presupuesto de 600 millones para el proyecto es: 400 en el estadio; 90 en el Palau; 40 en aparcamientos y movilidad; 30 en el Espai Barça; y 20 en lo que el club denomina "urbanismo, infraestructuras" y el nuevo Miniestadi. "El proyecto que hemos decidido es asumible y será compatible con la búsqueda constante de la excelencia deportiva", ha asegurado el presidente del club, Sandro Rosell. "Entregaremos a las nuevas generaciones de barcelonistas una joya que garantizará que nuestra historia y leyenda siga creciendo", ha agregado.

La primera grada se elevará; en la tercera se instalaran nuevos espacios comerciales

El nuevo Camp Nou pasará de los 99.000 espectadores de ahora a 105.000 y cubrirá todas las localidades. Además, se elevará la primera grada, haciéndola más vertical, mientras que se completará el medio aro de la tercera. Ésta albergará básicamente espacios comerciales, como restaurantes y otras zonas para que se instalen empresas. Además, se colocarán más asientos VIP, nuevos marcadores y se instalará una renovada sala para los medios de comunicación. La segunda grada no se prevé tocarla.

Junto al nuevo coliseo, también se levantará un Palau Blaugrana para un máximo de 12.000 espectadores y un Espai Barça, que incluirá varias pistas y recintos. Las obras se llevarían a cabo desde mayo de 2017 a febrero de 2021. Durante la temporada se trabajaría en el exterior, mientras que cuando no haya partidos los trabajos de remodelación se llevarían a cabo en el interior, en la zona de las gradas.

El Barça ha descartado construir un nuevo estadio en otros terrenos porque "el coste final de la operación podría hipotecar al club". El montante económico de un nuevo estadio en los terrenos de la Universidad de Barcelona en la Diagonal se disparaba a 1.200 millones, el doble del elegido. Además, se encontraba con la feroz posición en contra de la Universidad, que se negaba a vender ningún activo de su patrimonio. "No hacemos negocios inmobiliarios", afirmaron. El club ha explicado, asimismo, que descartó construir un nuevo estadio en los terrenos del Miniestadi por falta de espacio. También se desechó derruir el actual Camp Nou y levantar uno nuevo.