Público
Público

El Barça evita 'in extremis' la primera huelga de trabajadores de su historia

Los trabajadores Fijos Discontinuos llegan a un principio de acuerdo con el club y desconvocan el paro previsto para el día del clásico

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Barcelona se ha librado por los pelos de sufrir la primera huelga de trabajadores en sus 113 años de historia.  Un paro que los empleados Fijos Discontinuos habían convocado para el próximo domingo, 7 de ocubre, haciéndola coincidir con la disputa del clásico ante el Real Madrid.

Entre estos empleados se encuentran los porteros que abren el acceso al Camp Nou en días de partido, acomodadores, taquilleros y encargados del aparcamiento. Y reclaman el mantenimiento de los vigentes puestos de trabajo en el club blaugrana, una mejora de las condiciones laborales y sociales que tienen en la actualidad y la firma de un nuevo convenio colectivo.

Después de años reclamando atención por parte del club, éste no se ha mostrado dispuesto a sentar a hablar con el comité de empresa hasta que este no ha convocado la huelga. Y para que su reinvidación tuviera más repercusión decidieron hacer coincidir el paro con el clásico. Tras la falta de acuerdo entre ambas partes, han tenido que acudir a un acto de conciliación celebrado en el Tribunal Laboral de Barcelona llegar a un acuerdo. Tras cerca de tres horas de reunión, el comité de empresa ha dado por desconvocada la huelga tras alcanzar un principio de acuerdo que satisface buena parte de sus reivindicaciones.

Sin embargo, habrá que esperar hasta el mismo día del partido, en el que la Asamblea de Trabajadores tendrá que ratificar el principio de acuerdo alcanzado este jueves por la mañana, para saber si finalmente hay huelga. Además, también deberá votar si desconvoca la huelga prevista para el 23 de octubre, coincidiendo con el partido de Liga de Campeones contra el Celtic de Glasgow. Si se ratifica, todavía deberían afrontarse negociaciones más intensas para cerrar todos los puntos del acuerdo, que incluiría también la firma de un convenio colectivo.

Estos trabajadores Fijos Discontinuos denunciaban que la plantilla se había visto sensiblemente reducida en los últimos años, en favor de otros empleados subcontratados por empresas de trabajo temporal, por lo que pedían ciertas garantías de continuidad de cara al futuro. Asimismo, reclaman un aumento de sueldo, ya que se consideran la plantilla peor pagada de Europa pese a que el Barcelona ha cerrado un presupuesto para 2013 con casi 29 millones de euros de beneficios. 

Así pues, Sandro Rosell ha logrado frenar a tiempo un parón que amenazaba con impedir, a su vez, el despliegue del gran mosaico con la senyera que el público que acuda al Camp Nou formará al inicio del encuentro. Además, el Barça también se verá afectado indirectamente por la huelga convocada para ese mismo día los trabajadores del Metro de Barcelona, con paros antes y después del partido.