Público
Público

El Barça marca territorio con un canto coral

El Madrid cae ante el Partizán

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Barcelona constató ayer que la brillantez más allá de Navarro no es una utopía. Que firmar un partido redondo, frente a un rival de altura como el Monstepaschi, es también posible en una noche semigris de la estrella (ocho puntos). Ayer, con un trabajo de equipo magnífico y la aparición final de la Bomba, el conjunto de Xavi Pascual se impuso (92-75) a los italianos, colíderes hasta ayer de su grupo y aspirantes a convertirse en uno de los cuatro equipos que se disputarán el cetro europeo. Enfrentado a los azulgrana, sin embargo, el Montepaschi empequeñeció.

El Barça le sorprendió recurriendo a una de las armas que han hecho fuertes a los italianos, esos pívots que se manejan tan bien en el perímetro. Andersen es un especialista. Pero no superior a Lorbek, un jugador que domina todas las suertes. El esloveno tira de tres tan bien como se mueve cerca del aro. Y su versatilidad parece contagiosa. Fran Vázquez también empieza a alejarse de la pintura para aportar desde otros ámbitos. Ndong, en excelente momento de forma (15 puntos), le obliga a exprimirse. Y la tremenda competencia beneficia al Barça. Ayer, bajo la precisa dirección de Marcelinho, el fantástico Eidson (22 puntos y 34 de valoración), Lorbek (17) y Ndong lograron dejar a los italianos con la boca abierta desde el inicio: 19-4.

Ni siquiera McCalebb fue capaz de replicar. Necesitó demasiados minutos la estrella macedonia para despabilarse y lograr burlar, con regularidad, la marca de Marcelinho. Y ni por esas. Sus 20 puntos no le bastaron al Montepaschi. El Barça defendió tan bien y se desplegó con tanta facilidad en ataque que ni siquiera la descalificación de Mickeal tras un rifirrafe con Moss logró desestabilizarle. El descanso (40-28) estaba a poco más de tres minutos. Y luego casi nada cambió. Navarro apareció cuando se le requería (73-66) y, luego, todos completaron la exhibición.

El Madrid, por su parte, cayó en la dura pista del Partizán por un ajustadísimo 80-79.