Público
Público

El Barça naufraga en Getafe

Un gol de Valera propina a los de Guardiola la primera derrota de este curso. Los azulgrana, que no habían perdido en 27 partidos, se quedan a seis puntos del Madrid y a la espera del clásico

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Majestuoso en San Siro, ante el Milán, esta misma semana, el Barcelona se complicó ayer la Liga en Getafe. 27 partidos después de su última derrota, los azulgrana sumaron la primera de esta temporada, en el momento menos oportuno, justo el día en que el Madrid reafirmaba su candidatura al título con su contundente victoria en el derbi de la capital. Queda mucho curso por delante y muchos puntos por sumar, pero los seis que separan ahora al Barça del Madrid obligan a los de Pep Guardiola a un esfuerzo mayúsculo. El técnico azulgrana había calificado el encuentro de vital. Lo será más que nunca ahora el clásico, a la vuelta de la esquina.

Le faltó pegada al Baça ayer y también un pelo de suerte, pues pudo rescatar un punto en el suspiro final. Después de que el árbitro anulara un gol de Messi por fuera de juego discutible de Keita, el palo repelió un chut de Messi, antes de que Moyà salvara como un gato el chut final de Pedro. Ni a la desesperada, pudo el Barça neutralizar el gol de Valera. Sin juego por el exterior y apagado Messi, los azulgrana no pudieron remontar.

El Barça acumuló tantos jugadores en la medular que monopolizó la posesión del cuero, como acostumbra, pero fue perdiendo la tremenda velocidad con la que inició el encuentro. Mientras el balón pasó por los pies de Xavi más que por los de nadie, el Barça se sintió de lo más cómodo. Aunque su rondo perpetuo no inquietara en exceso a Moyà. El meta del Getafe vivió relativamente tranquilo durante la primera parte. Alexis le exigió en un chut envenenado que su mano desvió a córner, como antes, al principio del encuentro, había hecho con un remate de Villa. Messi, más dedicado a labores de reparto que a buscar el gol en el primer acto, le incomodó lo justo.

Así las cosas, los de Guardiola contaron tantas ocasiones como el Getafe, que comprometió a Valdés en un par de oportunidades, un chut de Miku, autor también del centro que Alves tocó lo suficiente como para neutralizar el disparo de Diego Castro. Satisfecho con el trabajo, pero no con el bagaje, el Barça atrapó el descanso. El rompecabezas armado por Guardiola con Xavi actuando de medio centro, Messi de interior derecho y Alexis en el reino del argentino, de falso nueve, no había permitido a los azulgrana plasmar su superioridad en el marcador. Los extremos no habían generado ni ocasiones ni juego, excesivamente concentrado por dentro.

Así que el técnico azulgrana recuperó, en la reanudación, su dibujo clásico, con Messi de delantero mentiroso y Xavi al mando. No había margen para el conformismo. No lo mostraron los de Guardiola que prosiguieron su lucha contra la muralla del Getafe. Con precipitación y poco peligro, angustiado. Doblemente cuando el Getafe, casi sin buscarlo, encontró el gol. Fue un córner botado por Sarabia que Valera remató de cabeza. Messi se quedó cabizbajo. Xavi resoplando. Guardiola movió ficha. Nada cambió.

Getafe: Moyà; Valera, Cata Díaz, Rafa, Mané (Lopo, m. 48); Michel, Lacen; Sarabia (Ríos, m. 83), Casquero, D. Castro (Juan Rodríguez, m. 90); y Miku.

Barcelona: Valdés; Alves, Pique, Abidal, Maxwell (Pedro, m. 72); Xavi, Busquets, Thiago (Keita, m. 65); Villa, Messi y Alexis (Cuenca, m. 72).

Gol: 1-0. M. 67. Sarabia saca un córner a la derecha de Valdés y Valera, libre de toda marca, remata a gol de cabeza.

Árbitro: Teixeira. Amarilla a Maxwell, Lacen, Piqué, Casquero, Diego Castro, Lopo y Busquets .

Coliséum: 13.000 espectadores.