Público
Público

El Barça pierde puntería

Superiores en juego y ocasiones al Valencia, los azulgrana recuperan el tono, pero sólo recogen un empate a uno en Mestalla. Como en el Bernabéu, Puyol marca de cabeza y Messi desperdicia un penalti ante Alves

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Alabado siempre por su oficio y su pundonor en la retaguardia, Puyol se ha revelado como un goleador en su madurez, o más bien cuando el Barcelona no encuentra el modo de vencer al meta contrario, circunstancia relativamente frecuente en estos tiempos de escasez ofensiva para los azulgrana. Ante el Valencia, como frente al Madrid, un gol del capitán del Barça sirvió para que los de Pep Guardiola se marcharan de Mestalla con un empate a uno, una renta

escasa habida cuenta del juego y de las ocasiones que generaron, más que nunca en los últimos años. La final de la Copa se vende ahora a precio de una victoria en el Camp Nou para el Barça. Pero también para los de Unai Emery, por obra de Diego Alves. El penalti parado por el meta a Messi, en una gran intervención, permitió al Valencia llegar vivo a la vuelta de las semifinales.

El árbitro perdona la expulsión de Pinto, por manos fuera del área 

Como ante el Madrid, los azulgrana plantearon el partido contando con el de vuelta, sin la premura de un choque a todo o nada, intentando imponer su ritmo a la estrategia de Emery, también muy clara. Al margen de cargar su juego ofensivo por la izquierda, la banda de Mathieu, defensivamente, los valencianistas abortaron la fluidez del Barça con constantes faltas. Les facilitó la tarea la permisividad del colegiado, rácano con las tarjetas, incluso cuando Pinto truncó un contrataque de Soldado con la mano, fuera del área. Merecedora de expulsión, la acción quedó impune. Como de costumbre, el árbitro castigó más las protestas que los agarrones y las faltas.

Un tanto desordenado el juego, intermitente en las ocasiones, que se sucedieron en las dos áreas por más que el dominio territorial fuera del Barça –Alexis falló un par que parecían goles cantados y Soldado amenazó con una volea envenenada–, el Valencia golpeó primero. Lo hizo, cómo no, por la banda izquierda, gracias a una cabalgada de Mathieu. Siempre inspirado ante los azulgrana, el francés burló a Puyol y a toda la defensa azulgrana antes de dejar un balón precioso a Jonas. Cuenca no le había seguido la marca. Como nadie vigilaba de cerca a Jonas, que fusiló la portería de Pinto.

Con el 1-1, ya en el segundo acto, Alves, un especialista, para un penalti a Messi 

Como en la ida de los cuartos frente al Madrid, los de Guardiola tuvieron que remar contra corriente. Y puesto que a Messi, apagado como parece, no le había dado premio ninguna de las suertes que probó –una falta lamió el palo y una jugada frente a Alves rebotó en un defensa– y Alexis parecía un tanto obtuso ante portería, buscaron otras alternativas. Como en Chamartín, la mejor la encontró en la cabeza de Puyol. El capitán del Barça remató con furia y tremendo acierto un preciso centro de Cesc, al segundo palo, desde el córner. Imposible para Alves. Los azulgrana se redimieron así de la mano de ocasiones falladas y atraparon el descanso con la tranquilidad de un resultado favorable.

En muy pocos minutos, el regreso tuvo de todo. Un gol anulado por fuera de juego de Alexis, posteriormente sustituido por Alves. Y, sobre todo, una intervención magistral de Diego Alves en su punto preferido, el de penalti. Allí se había colocado Messi, después de un claro derribo en el área de Miguel sobre Thiago. Y allí se quedó unos instantes La Pulga pensando cómo el meta brasileño había logrado sacar con la mano su lanzamiento.

Abierta como está la eliminatoria, el Camp Nou decidirá el segundo finalista

El Barça, claramente superior en la segunda parte, había desperdiciado su ocasión más clara de adelantarse en el marcador. Pero no la única. Messi y Piqué sumaron un par más acto seguido. Y Emery agradeció que el palo de su meta desviara minutos más tarde un doble remate de Alves y Thiago. El partido había ganado en interés, juego y oportunidades, la mayoría de los azulgrana. El Valencia apenas pescó una de Soldado, al contraataque. Y agradeció que Messi marrara la última, ya en el tiempo añadido. La jugada resumió el partido: la incapacidad del Barça para vencer pese a sus méritos. Abierta como está la eliminatoria, el Camp Nou decidirá el segundo finalista de la Copa.

Valencia: D. Alves; Miguel, Rami, V. Ruiz, J. Alba; Albelda (Tino Costa, m. 66), Banega; Piatti (Feghouli, m. 58), Jonás (Aduriz, m. 74), Mathieu; y Soldado.
Barcelona: Pinto; Puyol, Masherano, Piqué, Abidal; Busquets, Thiago (Dos Santos, m. 78), Cesc; Cuenca (Tello, m. 86), Messi y Alexis (Alves, m. 62).

Goles: 1-0. M. 26. Centro de Mathieu desde la banda izquierda, que remata, libre de marca, a la escuadra derecha Jonas. 1-1. M. 35. Lanzamiento de córner de Cesc, que Puyol remata de cabeza.

Árbitro: González González. Amarilla a Jonas, Banega, Mascherano, Albelda, Víctor Ruiz, Jordi Alba, Pinto y Mathieu.
Mestalla: 51.800 espectadores.