Público
Público

El Barça quiere pescar la Liga en las aguas revueltas del Madrid

Los azulgranas cantarán el alirón si los blancos no ganan al Málaga el miércoles. Mourinho provoca una rebelión en el vestuario y Florentino pide en público que estén unidos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Liga podría tener dueño este mismo miércoles a las once y media de la noche. El Barcelona podría cantar el alirón desde el sofá, siempre que el Real Madrid no gane al Málaga en el Santiago Bernabéu. Los azulgranas cuentan con 11 de puntos de ventaja a falta de 12 por disputarse y el conjunto blanco jugará el partido correspondiente a la jornada 36 ante el equipo andaluz este mismo miércoles para poder preparar la final de la Copa del Rey que disputará ante el Atlético de Madrid el viernes 17 de mayo. 

Es decir que, paradojas del destino, Manuel Pellegrini podría tomarse su particular revancha si el Málaga saca los tres puntos del Bernabéu, ya que le otorgaría de forma matemática la Liga al Barcelona, el eterno rival del club que le despidió para contratar a Mourinho. El técnico culé, Tito Vilanova, tendrá que ver el encuentro desde Nueva York, a donde ha acudido este lunes para someterse a una revisión y cuyo regreso está previsto para el jueves.

Si el Real Madrid gana, el Barça tendrá otras dos nuevas oportunidades en la jornada que se disputará el fin de semana. De nuevo, estaría pendiente de lo que hicieran los de Mourinho el sábado ante el Espanyol en Cornellá a partir de las 22 horas y si no tendría que imponerse al Atlético el domingo a las 19 horas para proclamarse campeón.

El partido ante el Málaga llega en un momento en el que las aguas madridistas bajan revueltas. El antes y el después del encuentro liguero ante el Valladolid, que el Madrid solventó por 4-3 gracias a Cristiano, han provocado el enésimo episodio de tensión entre el vestuario y Mourinho. El técnico parece haber iniciado una estrategia para preparar su salida del club blanco, rumbo con toda probabilidad al Chelsea.

Después de volver a caer en las semifinales de Champions, el la rueda de prensa del viernes con un nuevo gesto de desprecio hacia Casillas terminó por encender los ánimos tanto dentro de la plantilla como en la afición madridista. Ante los pucelanos, el Bernabéu recibió con pitos al técnico y tras el encuentro Pepe escenificó el ambiente que reina de puertas para adentro. El defensa, uno de los intocables hasta hace unos meses, afeó en los micrófonos de Canal+ al entrenador. 'Hacia Iker hay que tener un poco más de respeto. Los jugadores y la afición estamos con Iker. Las palabras del entrenador no fueron las más adecuadas'. Más claro no pudo ser. 

Karanka fue el que nuevamente devolvió los golpes asegurando que no se había faltado el respeto a Casillas y matizó que a Mourinho se le rechazó su petición de que Diego López regresara al Real Madrid al final de su primera temporada.

El gesto de Pepe evidenció la crispación que destila el vestuario hacia Mourinho. Que el técnico culpara de nuevo a los jugadores de la derrota en Dortmund, asegurando que habían sido inocentes y había jugado de forma triste, y la posterior eliminación pese a rozar la épica no gustó nada a los jugadores, cansados de que el técnico haya descargado toda responsabilidad durante la temporada en ellos. Por eso, ante el Valladolid todo se precipitó. El técnico ni siquiera cruzó una palabra con sus futbolistas ni antes, ni en el descanso ni después del encuentro ante los pucelanos. Y menos mal que Cristiano apareció para asegurar la victoria, porque de haber dado la Liga al Barça la presión habría reventado la olla.

Por eso, este lunes el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, ha hecho un llamamiento en público a la unidad para intentar amainar el vendaval entre jugadores y Mourinho. 'Al Real Madrid le mueven la fuerza, la energía y la pasión de los aficionados. A ellos nos debemos siempre. Pronto afrontaremos dos nuevos retos, la Final Four de baloncesto y la final de Copa del Rey', aseguró. 'Tenemos que estar unidos por nuestra gente y seguidores. Darlo todo y entregar lo mejor. Nuestros jugadores lo harán'.

Mientras, Florentino ofrecía estas palabras los protagonistas de la polémica se volvían a ver las caras en el entrenamiento para preparar el partido del Málaga. Con los nervios a flor de piel, con una nueva decepción europea y con la Liga en el descuento, tan solo la Copa se ha convertido en un bálsamo de aquí a final de temporada. Los jugadores se han tomado la cita del día 17 como el momento para reivindicarse conquistando el único título que les queda en juego, por lo que intentarán crear un ambiente de aparente normalidad hasta el señalado día. Y entre tanto se presenta el Málaga y el Barça esperando con la caña preparada.

Barcelona (88 puntos)

12 de mayo. Atlético-Barcelona

19 de mayo. Barcelona-Valladolid

26 de mayo. Espanyol-Barcelona

1 de junio. Barcelona-Málaga

Real Madrid (77 de puntos)

8 de mayo. Real Madrid-Málaga

11 de mayo. Espanyol-Real Madrid

26 de mayo. Real Sociedad-Real Madrid

1 de junio. Real Madrid-Osasuna.