Publicado: 29.09.2016 08:24 |Actualizado: 29.09.2016 08:24

El Barça regresa a su esencia para remontar

Los blaugranas, con un 4-4-2 en rombo, fueron dominados por el Borussia Mönchengladbach, pero rectificaron a tiempo (1-2)

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El jugador del Barcelona Gerard Pique celebra con su compañero Luis Suárez después de anotar el 2-1 durante un partido del grupo C de la Liga de Campeones de Europa UEFA, disputado entre el Barcelona y el Borussia Moenchengladbach en Moenchengladbac (Alem

El jugador del Barcelona Gerard Pique celebra con su compañero Luis Suárez después de anotar el 2-1 durante un partido del grupo C de la Liga de Campeones de Europa UEFA, disputado entre el Barcelona y el Borussia Moenchengladbach en Moenchengladbac (Alemania). EFE/MARIUS BECKER

BARCELONA.- El FC Barcelona ha ganado al Borussia Mönchengladbach (1-2) en el Borussia-Park, en la segunda jornada de la fase de grupos de la Liga de Campeones, para seguir invicto y colocarse líder aunque para ello tuvo que remontar el gol inicial alemán y renunciar a las pruebas en el sistema de salida y volver a su esencia para mejorar y ver portería por vía de Arda Turan y Gerard Piqué.

No le salió bien la idea táctica a Luis Enrique para intentar dominar al Borussia, que fue quien sí sorprendió y sometió a los blaugranas en la primera parte. El Borussia se adelantó con una buena contra culminada por Thorgan Hazard, y dispuso de más oportunidades para aumentar su diferencia mientras el Barça intentaba sin éxito ir rectificando sobre el terreno su mal planteamiento. Y ese cambio no llegó hasta el descanso.



Una vuelta al ADN Barça que de la mano del acierto fue la clave para dar la vuelta a un marcador que, con el 1-0 y hasta ese momento, era más que justo. Pero el Barça no se vino abajo, supo sacar provecho de la rectificación que llegó desde el banquillo y así logró un triunfo de importancia que brinda un liderato en solitario. Le costó al Barça, huérfano del lesionado Leo Messi, pero al final encerró al rival, le anuló, y ganó ese pulso entre Luis Enrique y André Schubert.

La prueba inicial de Luis Enrique consistía en liberar a Neymar y situar a Alcácer en una posición más habitual para él, pero el dibujo cambiante del Borussia, diferente a la hora de defender que de atacar, más la presión alta y velocidad de los 'potros' pillaron desprevenido a un Barça que cometió varios errores. Que no estaba cómodo el equipo catalán quedó patente con las varias pérdidas, del todo inusuales, de Busquets. Como la que propició el gol.

Thorgan Hazard, no contento con marcar en la Bundesliga, certificó su buen momento en el mejor de los teatros. Fruto de la presión de Mahmoud Dahoud y Raffael sobre Sergio Busquets en el centro del campo llegó la pérdida del blaugrana y el robo se transformó en una contra rápida de Raffael, que se la dio a Dahoud y este vio bien la llegada en solitario de Hazard, que batió a Ter Stegen sin que este pudiera hacer nada.

El Barça, perdido, salió con un 4-4-2 con el centro del campo en rombo, con Busquets atrás, la dupla Iniesta y Rakitic como interiores y Neymar como mediapunta y con libertad para enlazar con Luis Suárez y Paco Alcácer, en punta. Pero la mala primera parte hizo que Luis Enrique optara por volver a lo clásico, a la esencia, y el 4-3-3 quedó del todo dibujado con Rafinha como extremo entrando por Alcácer y Arda como interior dando relevo a un cansado Ivan Rakitic.

Y ahí cambió todo. Si hasta el momento parecía que estaba más cerca el 2-0, pese a que Suárez tuvo un par de buenas oportunidades con el 0-0 inicial, tras estos cambios el Barça se fue arriba, anuló la presión local y aprovechó que el Borussia se equivocó al querer ser un equipo tipo Atlético de Madrid, defensivo y encerrado atrás a guardar el botín cosechado. No es el estilo del Borussia y lo pagó caro.

Avisó Ivan Rakitic desde lejos, también Suárez, pero fue el recién entrado Arda Turan quien logró la igualada. A pase de Neymar, desaparecido pero finalmente clave siendo asistente y protagonista en los dos goles, el turco corrió como nunca para llegar al balón y fulminar a Sommer de disparo preciso. Y el meta suizo no estuvo bien en el 1-2, aunque el Barça le buscó mucho para propiciar que en alguna jugada se culminara la remontada.
Neymar sacó un córner que parecía ensayado directo para Luis Suárez, quien solo en el área disparó a bocajarro, Sommer no pudo atajar el balón y el rechace le cayó a Piqué que, no sin problemas al estar marcado, logró imponerse y rematar para sellar la remontada tirándose al suelo. Sí se resarció Sommer sacando un buen intento de vaselina de Arda Turan, que fue el punto de inflexión del partido y garantía del triunfo. Tres puntos que permiten al Barça colocarse líder, con dos victorias, y de forma sólida dado el empate del Manchester City ante el Celtic (3-3).

El partido era importante para un múltiple ovacionado Marc-André Ter Stegen, que volvía a casa. Tras 18 años en el club, siendo uno de sus 'potros' desde la cantera hasta llegar al primer equipo, fue aplaudido por el Borussia-Park en el calentamiento, al inicio del partido y a la salida de vestuarios. Pero más todavía al final pese a la derrota. Ovación que se fundió con la que el público brindó a su equipo, que luchó contra un Barça que fue de menos a más y acabó siendo arrollador. Eso sí, la racha de victorias seguidas del Borussia en casa se quedó en esas once que tenían antes de este duelo.