Público
Público

El Barça también reina en el fútbol femenino

Las azulgrana ganan al Espanyol en la prórroga

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Con menos público del esperado en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas y en la prórroga, el Barcelona venció al Espanyol y rompió la racha de los pericos en la Copa de la Reina, que habían ganado las dos ediciones anteriores. Tal vez debido a que la hora no era la más idónea (11 de la mañana), o quizás debido al poco margen que las jugadoras tuvieron entre semifinales y final, menos de 36 horas, el encuentro comenzó pesado y sin ritmo, algo que fue una constante en todo el partido. Las piernas de las futbolistas parecían no querer responder a lo que sus mentes dictaban y la imprecisión fue otro de los leitmotiv de la final.

Los minutos caían a plomo, al igual que el sol sobre la Ciudad del Fútbol de Las Rozas. El Barça dominó sin fruto durante gran parte del partido, convirtiendo a la guardameta perica Pons en la mejor del equipo blanquiazul, sobre todo en la primera mitad, en la que rechazó todo lo que se acercaba a su portería.

Ante este panorama, todo apuntaba a que el partido se resolvería en una jugada puntual y no por el juego desplegado. Y así fue, aunque hubo que esperar a una prórroga que parecía inevitable desde el principio. En la segunda parte de la prolongación, ya con las jugadoras anestesiadas por el cansancio y el sol, Olga García, la mejor del Barça y del encuentro, aprovechó un fallo de la defensa del Espanyol y sólo tuvo que cruzar el balón para superar a Pons. En ese momento se terminó el partido para un Espanyol que había empezado a acechar el área azulgrana sin orden ni resultado.

El cansancio y la pesadez de piernas se hicieron especialmente palpables en la prórroga, cuando las jugadoras comenzaron a moverse más por instinto que por convicción. En este contexto fue el Barcelona, con Olga García a la cabeza de la ofensiva, quien mejor supo jugar sus bazas.

El gol supuso el golpe de gracia para las blanquiazules, que comenzaron a dejar espacios atrás y pudieron encajar alguno más. Olga García estuvo a punto de batir a Pons de nuevo con un gran tiro al palo. Así se hizo el Barcelona con su segunda Copa de la Reina, venciendo por la mínima al gran favorito en un torneo de formato poco usual dentro del mundo del fútbol. Sin tiempo de recuperación entre partidos en un deporte en el que es muy necesario y apenas sin difusión mediática. Todo ello se hizo notar en un campeonato que dejó al descubierto las limitaciones estructurales del fútbol femenino.