Público
Público

El Barça resopla y el Manchester le espera en semifinales

Los azulgrana cumplieron el objetivo de llegar a semifinales tras ganar 1-0 en otro partido muy discreto al Schalke 04. Rijkaard, nuevo objetivo de la pañolada del Camp Nou por quitar a Bojan. El Manchester United también vence a la Roma

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Old Trafford marcará el éxito o el fracaso europeo de este Barça. Los azulgrana sufrieron en exceso en el primer tiempo, pero solventaron su pase a las semifinales tras repetir el 1-0 ante el Schalke 04 alemán, un equipo muy mejorado con respecto a la ida.

Un gol de Touré Yayá, en el minuto 43, fue excesivo premio para los azulgrana en el primer tiempo, un equipo que se repuso, sin alardes, en la segunda y no pasó apuros para clasificarse por décima vez para una semifinal de la máxima competición continental.

Los barcelonistas fueron un equipo ciclotímico. Sufrió en la primera parte, cuando el Schalke salió decidido a darle la vuelta a la eliminatoria y los azulgrana comprobaron que su actual momento de juego dista mucho del que fue. Después, el Barça se centró y no sufrió. Bojan e Iniesta fueron los mejores y el joven delantero puso en un aprieto a Rijkaard, cuando el técnico le sustituyó y el público protesto airadamente la decisión del holandés.

Vídeos de Muhammad Alí o de aquella final de la 'Champions' que el Liverpool le remontó al Milan fueron utilizados por Mirko Slomka para motivar a su equipo, pero en donde acertó fue en el planteamiento utilizado para poner en problemas a un temeroso Barcelona, que sufrió como nunca ante un equipo que perdió todas sus esencias y estuvo a merced de los alemanes.

Desnudado de sus esencias futbolísticas, el Barça fue un equipo depresivo, un manojo de nervios sin soluciones, al que sólo le quedaba cruzar los dedos, mientras comprobaba cómo los alemanes tenían hasta cuatro grandes oportunidades en los primeros 21 minutos, en un periodo de sobresaltos continuados en el Camp Nou.

En todo el primer tiempo, sólo un par de buenas combinaciones ante Neuer. En la primera, Xavi recibió entre líneas un pase de Iniesta y el meta salvó (m.12), en la segunda, el Barça marcó, en una acción que nació por la derecha con Bojan y que culminó Touré Yayá.

El descanso fue fundamental para los catalanes. El partido fue otro. Rijkaard ordenó a su equipo, el Schalke ya no creyó en sí mismo, el Barça leyó mejor el partido, entraron en juego los 'peloteros' del equipo y los agobios acabaron.


Además, en los primeros minutos del segundo tiempo, los azulgrana pudieron decidir aún más la eliminatoria. Henry no aprovechó un buen pase de Bojan, uno de los destacados hoy, en el minuto 49 e Iniesta, otro de los que sobresalió, obligó a Neuer a emplearse a fondo (m.51). Sin problemas, el Barça ya mandó en el partido, en ocasiones y en fútbol, pudo resolver con más comodidad, pero no lo hizo y la nota negativa fue la tarjeta amarilla que vio Carles Puyol, que se perderá la ida de la eliminatoria ante el Manchester United.

El Manchester United, por su parte, cumplió los pronósticos y se clasificó para las semifinales de la Liga de Campeones con una victoria ante el Roma (1-0) que le convierte en el rival del Barcelona en la ronda de los cuatro mejores.

El argentino Carlos Tévez, en el minuto 70, rubricó el triunfo del equipo de Alex Ferguson, que dejó prácticamente resuelta la eliminatoria en Roma hace dos semanas con un 0-2, un lastre demasiado pesado para los de Luciano Spalletti.

Alex Ferguson sorprendió y dejó esta noche en el banquillo de los suplentes a tres pilares fundamentales de su equipo, Paul Scholes, Cristiano Ronaldo y Wayne Rooney. La victoria de la ida le permitía ciertos lujos.

El líder de la Liga inglesa y el Roma, sin Francesco Totti, lesionado, jugaron un primer tiempo intenso, muy equilibrado y con bastantes ocasiones de gol, la mejor un penalti a favor de los visitantes que Daniele de Rossi desperdició con un disparo a las gradas (m.30). Fue un duro golpe para el Roma y una dosis extra de moral para el equipo inglés, que se fue a los vestuarios en el descanso convencido de que su presencia en las semifinales estaba ya asegurada.

El Roma plantó cara al equipo de Ferguson en el segundo acto, pero sólo consiguió mantener el duelo igualado hasta el minuto 70. El gol de Tévez le despertó definitivamente del sueño de protagonizar una hazaña en el 'Teatro de los Sueños'.