Publicado: 10.12.2013 08:40 |Actualizado: 10.12.2013 08:40

El Barça tendrá un estadio cubierto para 105.000 espectadores

La directiva decidirá en la primera quincena de enero si se construye un nuevo campo, en los terrenos de la Universidad de Barcelona, o se remodela el actual. Después se hará un referéndum entre los socios

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Barcelona decidirá durante la primera quincena de enero si construye un nuevo estadio o por el contrario remodela estructuralmente el actual, que será cubierto y tendrá una capacidad para 105.000 espectadores, según ha anunciado hoy el portavoz de la junta directiva, Toni Freixa.

La nueva obra iría acompañada por la construcción de un nuevo Palau Blaugrana, con capacidad para 12.000 espectadores, así como de una pista anexa (2.000) destinada para partidos de menor entidad o para los entrenamientos de las diferentes secciones y 6.000 plazas de aparcamiento nuevas.

El club dispone de dos estudios técnicos con diferentes opciones. La idea del Barcelona es convocar un referéndum entre los socios para tomar una decisión definitiva, una consulta que se realizaría durante el año que viene.

"Hemos estado debatiendo entre la construcción de un nuevo estadio en los terrenos de la Universidad de Barcelona y otra referente a la de una remodelación del Camp Nou que va más allá y significa construir también un Estadio nuevo", ha explicado Freixa en una rueda de prensa para desgranar las conclusiones de ambos proyectos.

En este sentido, ha resaltado que la reforma del Camp Nou "no es estrictamente una remodelación", sino que equivaldría a nivel técnico la construcción de un nuevo estadio. No obstante, según los cálculos del club, ninguna de las dos opciones afectaría la actividad deportiva del primer equipo, ni a los socios, puesto que si se eligiera remodelar el Camp Nou las obras se realizarían durante los meses de inactividad deportiva.

"La actividad deportiva no resultará afectada. Si el proyecto es el estadio nuevo con la estructura actual, el primer equipo lo hará en el Camp Nou actual", ha afirmado Freixa, quien ha matizado que la "remodelación completa" del estadio tiene poco a ver con la del arquitecto Norman Foster, que presentó la anterior junta presidida de Joan Laporta.

La construcción de un nuevo estadio se proyectaría en los terrenos que la Universidad de Barcelona tiene en el mismo barrio de Les Corts. Ello significaría que tanto el Barça, la universidad, como el Ayuntamiento de Barcelona deberían pactar una permuta entre los terrenos del actual Camp Nou y los del futuro estadio, donde también se instalaría el Palau Blaugrana.

La decisión no se tomará hasta la segunda quincena de enero de 2014, momento en el que la junta directiva se volverá a reunir para decidir el contenido de la pregunta que se realizará a los socios en un referéndum que el club prevé plantear el próximo año.

"No plantearemos un proyecto que ponga en peligro el futuro del club"El secretario del club no ha querido especificar sobre el montante económico de ambos proyectos, si bien ha dejado claro que el club tiene toda la información "técnica, económica y urbanística" para tomar una decisión. Sin embargo, los cálculos que maneja el club es que el proyecto de remodelación podría costar hasta 300 millones de euros y la construcción de un nuevo estadio se elevaría hasta los 600 millones.

"No plantearemos un proyecto que ponga en peligro el futuro del club. Los proyectos o proyecto que decidimos lo haremos siguiendo la viabilidad económica, técnica y urbanística", ha resaltado.

En este sentido, ha negado que existan conflictos entre los miembros de la junta directiva, sino que simplemente el club no quiere precipitarse: "Cualquier obra de este tipo producirá efectos en todos los ámbitos del club. Es un proyecto inmobiliario muy importante".

Por otra parte, Freixa se ha mostrado muy tranquilo en relación a la denuncia presentada contra Sandro Rosell ante la Audiencia Nacional por un socio de la entidad por "apropiación indebida en su modalidad de distracción del dinero" en el fichaje de Neymar. "Por lo que se sabe es que se trata de una denuncia temeraria e infundada que perjudica la imagen del club", ha concluido el portavoz de la junta directiva.