Público
Público

El Barça ya es perfecto

Pedrito salva a su equipo en el último minuto y Messi, con un gol con el pecho en la prórroga, entrega al fin el Mundialito. Los azulgrana cierran el año con la victoria en los seis títulos que han disputado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Bienvenido el mejor club del mundo: el Barcelona de las seis copas ya está aquí. Con sufrimiento, suspense y épica. Sin mucho juego. Con Messi y Pedrito, de oportunos goleadores. Con Guardiola, sus certeros movimientos, sus lágrimas reveladoras. Con el Mundial de clubes, el único premio que le faltaba a la entidad. Con seis fabulosos títulos, todos cuantos ha disputado en un año superlativo, que le despide como el mejor equipo de la historia azulgrana, acaso también de la del fútbol mundial.

Ya nadie olvidará que, bajo la genial dirección de Guardiola, el Barça logró lo que ningún otro club había alcanzado nunca, seis grandes títulos de corrido: Liga, Copa, Liga de Campeones, SuperCopa de España y de Europa y, al fin, Mundialito.

Y unas inconfundibles señas de identidad. Un fútbol bonito, ofensivo, fabricado por gente de la casa –hasta ocho jugaron la final– y un genio que brilla con luz propia. Aunque Messi, como el equipo, no tuvo su mejor día y necesitó de un gol salvador de Pedrito, en el último suspiro, para demostrar en la prórroga por qué es el Balón de Oro y por qué este Barça es el equipo más singular.

Y eso que la cosa se le había puesto muy cuesta arriba a los azulgrana, sorprendidos una vez más durante la primera parte, cuando Estudiantes marcó la pauta del encuentro y el Barça se sintió ajeno. Adormilado, el equipo de Pep cedió el balón más de lo que suele, no tuvo continuidad ni aire en la medular, donde Xavi apenas pudo entrar en juego. Excesivamente lento, al Barça le costó un mundo salir de su campo, sometido como estaba a la presión de los argentinos y a sus propias carencias.

No apareció Messi durante esa primera parte, desasistido y ausente, demasiado centrado en el ataque azulgrana. Tampoco hubo noticias de Ibrahimovic y la traducción fue demoledora para los azulgrana, que, concluido el primer acto, no habían tirado ni una sola vez a puerta, un hecho insólito. Sólo un par de llegadas de Xavi desde atrás. Y Boselli, en el primer chut a puerta de Estudiantes, saltó por encima de Abidal y batió a Valdés.

Hasta que Guardiola no cambió piezas, en el descanso, el Barça fue incapaz de recuperar las señas de identidad, devueltas por la entrada de Pedrito, sustituto de Keita. Gol por músculo, pensó el técnico, muy acertado una vez más en el cambio. Fresco e hiperactivo, el canario revolucionó el ataque del equipo, que pasó a jugar con cuatro delanteros. Reculó Estudiantes todo lo que avanzó el Barça y el partido cambió.

El empate premiaba el buen trabajo de Pedrito y la persistencia del Barça

Enganchado a la velocidad de Pedrito, el Barça subió de revoluciones y multiplicó sus llegadas, la mayoría del canario, pues Messi seguía ajeno. Resistieron los argentinos, agazapados en su área, bien colocados, pero sin atacar: ni una sola vez inquietó Estudiantes a Valdés. La apuesta a punto estuvo de salirle bien a Sabella, que no contó con Pedrito. A un minuto para que la maldición del Mundialito se cumpliera de nuevo, el canario remató, de cabeza, un centro muy poco ortodoxo de Piqué.

El empate premiaba el buen trabajo de Pedrito y la persistencia del Barça que, a partir de entonces, comenzó a ser el mejor de la historia. Se fue la final a la prórroga y empezó otro partido. Fue el momento de Messi, de su gol logrado con el pecho, de la celebración del equipo mejor, del más campeón.

1. Estudiantes: Albil; Rodríguez, Cellay, Desábato, Ré (Rojo, min.90+1); Díaz, Benítez (Sánchez, min.76), Verón, Braña; Enzo Pérez (Máxi Núñez, min.79) y Boselli.

2. FC Barcelona: Valdés; Alves, Puyol, Piqué, Abidal; Xavi, Busquets (Touré Yaya, min.79), Keita (Pedro, min.46); Messi, Ibra y Henry (Jeffrén, min.82).

Goles: 1-0, min.37: Boselli. 1-1, min.89: Pedro. 1-2, min. 110; Messi. 1-2, min.110: Messi

Árbitro: Benito Archundia, de México. Mostró cartulina amarilla a Messi (min.23), Días (min.45+1), Clemente Rodríguez (min.58), Enzo Pérez (min.65), Henry (min.81), Desábato (min.93), Rojo (min.111), Valdés (min.118), Desábato (min.119).

Incidencias: final del Mundial de Clubes, disputada en el estadio Zyed Sports City de Abu Dabi, ante 45.000 aficionados, que llenaron el estadio. En los prolegómenos del partido, el presidente de la FIFA, Joseph Blatter acompañó a los capitanes en el centro del campo y estos les presentaron uno a uno a sus compañeros, un hecho habitual como por ejemplo en la final de la Copa Inglesa. Se debió jugar un tiempo extra al final de los 90 minutos del partido, tras llegarse con 1-1 en el marcador.