Publicado: 30.05.2015 23:27 |Actualizado: 31.05.2015 12:22

La Copa se rinde
al rey Messi

El Barcelona suma su 27º título tras superar con claridad al Athletic (1-3). Messi dio un recital y anotó dos goles. El proyecto de Luis Enrique conquista el doblete y ya mira
hacia la final de la Liga de Campeones.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
Xavi e Iniesta llevan la Copa del Rey al resto de sus compañeros. /EFE

Xavi e Iniesta llevan la Copa del Rey al resto de sus compañeros. /EFE

Cuando Messi se propone ganar un título, el Barcelona sonríe. Dicho y hecho. El crack argentino ofreció un recital, con dos goles incluídos, para facilitar el trabajo a su equipo en el empeño por alcanzar el ansiado triplete. El Barça se coronó campeón de la Copa del Rey tras imponerse por 1-3 al Athletic de Bilbao, ya se embolsa el doblete (tras la Liga) y mira hacia la final de la Liga de Campeones del próximo sábado contra la Juventus.

El club azulgrana amplía su ventaja como auténtico rey de copas al sumar el vigésimo séptimo de su historia. De esta manera los azulgrana han conseguido su tercera victoria consecutiva en una final ante los rojiblancos, a los que ya había ganado en 2009 en Valencia y en 2012 en el Vicente Calderón, y suma la Copa del Rey al título de Liga recientemente conquistado.



El segundo título de la campaña llegó en casa, ante su afición y en su propio estadio, el Camp Nou. Los de Luis Enrique nunca dieron opciones a su rival, que tan solo aguantó la compostura en los primeros impases del partido y hasta que Messi decidió poner fin a cualquier intriga. 

Antes del partido, el Camp Nou mostró su desaprobación tanto con el himno español como con el rey Felipe VI pitando los compases del himno. El Gobierno se apresuró a emitir una nota de condena y convocar para el lunes la Comisión Estatal contra la Violencia, la Xenofobia y el Racismo.

En los primeros minutos, el Barça salió demasiado precipitado. El Athletic, con sus líneas muy adelantadas, incordió la salida de balón de los azulgrana que no acababan con dar con la tecla. Acciones en largo del meta Herrerín o balones colgados eran sus únicos recursos. Herrerín fue determinante durante el partido. Hoy, que estrenaba guantes, unas manoplas regalo del gran 'Chopo' Iríbar, mostró sus reflejos en acciones en las que mantuvo a su equipo durante el partido. El meta le dio vidas extras a los vascos hasta que ocurrió lo inevitable.

 

Y Messi se picó

Luis Suárez, en el minuto 12, se topó con él en la segunda gran acción de ataque del Barça. Messi, escorado en la banda, se empezó a entonar a raíz de esos rifirrafes con Balenziaga, que hoy era titular y le tocó lidiar con el mejor futbolista del mundo. El argentino buscó la gambeta cuando pudo, el desplazamiento en diagonal en ocasiones y las triangulaciones con Alves cada dos por tres. Fue tirando de repertorio hasta que en el minuto 20 firmó la jugada del partido. Se deshizo de Balenziaga, superó a Beñat y a Rico, después de Laporte. Messi puso el balón en el palo corto para adelantar a su equipo (0-1).

Sintió mucho el Athletic el gol y el fútbol del Barça creció exponencialmente. Se sumó Suárez a la causa en ataque y Neymar se gustó con diagonales desde la izquierda. El partido ya era del Barça. Una asistencia de Suárez a Neymar (min.26) pudo suponer el 0-2, pero allí estaba Herrerín, como poco después en un servicio de Messi sobre Piqué, que volvió a salvar el meta vasco.

El vendaval de juego de los catalanes generaba múltiples opciones como otra clara que tuvo Neymar en la que remató fuera (min.28).
Y antes del descanso, el Barça decidió la final por la vía rápida. Todo empezó con una gran triangulación entre Messi y Alves y un pase filtrado de Rakitic sobre Suárez. El uruguayo, que reaparecía después de su lesión muscular, regaló el 0-2 a Neymar en el minuto 36.

Messi celebra su gol ante el Athletic en la final de Copa. /EFE

Messi celebra su gol ante el Athletic en la final de Copa. /EFE

Xavi e Iniesta, juntos con la Copa

Hasta el final del primer tiempo, los azulgrana pudieron aumentar su ventaja, mediante una falta lanzada por Messi y salvada por el meta, y también el Athletic dispuso de su mejor ocasión, un remate de Iñaki Williams que dio en el travesaño de la meta de Ter Stegen. Con todo encarrilado, el Barça jugó con inteligencia y con pausa la segunda parte. Cedió espacios al Athletic y buscó sentenciar el partido a la contra.

Salió del campo Iniesta, con algunos problemas físicos, y entró Xavi Hernández, después salió Andoni Iraola, que jugó sus últimos minutos en el Athletic, y el partido fue un ir y venir con muchos espacios.

Arriesgó el equipo de Valverde, consciente de que ya no podía perder más, y el Barça se lo tomó con calma. Por eso llegó el tercer gol. Obra también de Messi, que se adelantó a toda la defensa a un pase de Dani Alves. La Copa ya tenía dueño. Sobraban minutos de final, que solo sirvieron para que el Athletic tirara de orgullo para acortar distancias por medio de Williams y para Neymar tensara los ánimos con un intento de frivolité sin sentido. Xavi e Iniesta levantaron entre los dos la Copa al cielo de Barcelona. El primero espera cerrar su círculo virtuoso como azulgrana dentro de una semana en Berlín, donde los catalanes pueden conseguir un 'triplete' si son capaces de derrotar al Juventus de Turín.

Athletic 1 - Barcelona 3

1 - Athletic Club: Herrerín; Bustinza, Etxeita, Laporte, Balenziaga; Iraola (Susaeta, min.57), San José, Beñat (Iturraspe, min.74), Rico (Ibai, min. 74); Williams y Aduriz.

3 - FC Barcelona: Ter Stegen; Alves, Piqué, Mascherano, Alba (Mathieu, min.77); Busquets, Iniesta (Xavi, min.55), Rakitic; Messi, Suárez (Pedro, min.77) y Neymar.

Goles: 0-1, min.20: Messi. 0-2, min. 36: Neymar. 0-3, min.74: Messi. 1-3, min. 79: Williams.

Árbitro: Velasco Carballo (Comité Madrileño). Mostró cartulina amarilla Piqué (min.42), Iraola (min.43), Balenziaga (min.58), Williams (min.67), Iturrasè (min.86), Neymar (min.87) y a Busquets (min.90).

Incidencias: Unos 95.000 espectadores asistieron a la final de la Copa del Rey jugada en el Camp Nou. Presidió el partido Felipe VI. En el palco de honor se encontraban, entre otras personalidades, el presidente de la Generalitat, Artur Mas, el lehendakari vasco Iñigo Urkullu; el ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert; así como los alcaldes de Barcelona, Xavier Trias, y el de Bilbao, Ibon Areso.