Público
Público

Baskonia, la receta contra la bipolaridad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las acciones y las palabras en el verano del Madrid buscan sentirse protagonistas de la bipolaridad. 'Hemos hecho cosas para intentar no repetir errores', se sincera Me-ssina. Cambiar desgana por hambre, pasado por futuro (Mirotic, Suárez, Sergio Rodríguez), armonía en la composición de la plantilla (rotación más amplia y versátil), la locura bien entendida de Sergio Rodríguez, un equipo más español para no sentirse perdido ante el examen continuo de la ACB y el gran antídoto para sentirse un igual ante el Barça: más músculos, más kilos, más salto para rebañar del aro esos balones que coquetean entre la canasta y el fallo.

El Madrid mide ante el Barça su nueva filosofía: más físico, más armonía

Todo ese camino ya lo tiene recorrido el Barcelona de Xavi Pascual. Con apenas una novedad para la causa (Perovic) en el año que defiende Copa del Rey, Euroliga y Supercopa. El título, este último, que ganó el pasado año ante el Madrid en la final y que hoy (21:30, Teledeporte) vuelve a citarle, en semifinales, frente al equipo de Messina con diferente aroma. Porque los vestuarios del Barça y Madrid han hecho tabla rasa ante la superioridad blaugrana durante el pasado ejercicio. 'Han hecho una plantilla muy compensada, con dos o tres jugadores importantes en cada posición', dice Navarro. 'Ahora podemos competir contra cualquiera', admite Messina.

Un eslogan que tiene grabado a fuego el Baskonia de Ivanovic, obligado a reinventarse una vez más. Cincuenta jugadores en cinco años y, sin embargo, factoría de éxitos (cuatro títulos de la Supercopa en el último quinquenio) y continuo antídoto ante la pretendida bipolaridad entre Madrid y Barça. Ha perdido a Splitter, su referente, y a Eliyahu e English durante un verano que ha alimentado con calidad los traspasos (Bjelica, Barac, Logan) para ponerla al servicio de la exigencia constante de Ivanovic.

Nuevos apellidos para apuntillar al actual campeón de Liga que necesita superar en su cancha (el equipo local nunca ha ganado la Supercopa) al Valencia (19:30 h., Teledeporte y autonómicas), que ha conseguido la mezcla de poderío interior y talento exterior con sus refuerzos. Muchas de las opciones taronjas dependen de la capacidad de Claver para recuperarse de su anonimato en el pasado Mundial. Ricky Rubio, otro de los damnificados de Turquía, parece estar reinvirtiendo el camino de ansiedad que le atrapó en la selección de Scariolo. Tan sólo ha necesitado dos partidos (Lliga catalana) con el Barça para iniciar su retorno.