Publicado: 16.09.2015 23:37 |Actualizado: 16.09.2015 23:37

Bayern de Múnich y Chelsea debutan en la Champions con goleadas

Los bávaros vencen (0-3) al Olympiacos y los 'blues' (4-0) al Maccabi Tel Aviv

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Diego Costa celebra un gol al Maccabi Tel Aviv. Reuters / Stefan Wermuth

Diego Costa celebra un gol al Maccabi Tel Aviv. Reuters / Stefan Wermuth

Un golazo de Alessandro Florenzi desde más de 40 metros apartó al Barcelona de la victoria en el Olímpico de Roma, donde comenzó la Liga de Campeones con un empate, en un día con derrota del Valencia en casa, con un gol definitivo del belga Axel Witsel, y con triunfos amplios del Chelsea y del Bayern Múnich.

El actual campeón arrancó en Italia con un 1-1. El Barcelona se adelantó con un cabezazo del uruguayo Luis Suárez a pase del croata Iván Rakitic (0-1, m. 21). Pero un golazo desde casi medio campo de Florenzi, pegado a la banda, por encima del alemán Marc Andre Ter Stegen y con un golpeo magnífico, le restó dos puntos.



Ese empate lo aprovechó el Bayer Leverkusen, que asumió el primer puesto del grupo, el E, con tres puntos previsibles en el Bay Arena contra el BATE Borisov (4-1), por mucho que Nemanja Milunovic igualara para el equipo bielorruso el tanto inicial de Admir Mehmedi en el minuto 11. En la segunda parte, ya no tuvo opción. A los dos minutos de volver del vestuario, el turco Hakan Çalhanoglu devolvió la ventaja al conjunto alemán, que sentenció después por medio del mexicano Javier 'Chicharito' Hernández, autor del 3-1 a media hora de la conclusión del choque, y que aumentó la cuenta de penalti, otra vez desde las botas del otomano (4-1).

En el grupo H, la vuelta del Valencia a la Liga de Campeones dos años después fue una ruleta de emociones. La primera fue de decepción, cuando dos zurdazos del brasileño Hulk pusieron el 0-2 en el marcador en el primer tiempo del choque. Después, de euforia por el empate. Y, finalmente, de desolación, porque el empate no duró ni siquiera tres minutos en el marcador.

Su único consuelo es el empate en el otro partido del cuarteto, el que enfrentó a Gante y Olympique de Lyon; una ocasión perdida por el conjunto francés ante el debutante belga, que se quedó con uno menos en el 41, pero que después, en la segunda parte, a pesar de recibir el 0-1 de Jallet, rescató un punto con el 1-1 de Milicevic y el penalti parado en el tiempo añadido por Matz Sels a Lacazette.

En el F, el Bayern Múnich marca el ritmo en la primera posición con una victoria por 0-3 contra el Olympiacos en Grecia, aunque no aseguró los tres puntos hasta el tramo final. Había golpeado primero con el 0-1 de Thomas Muller (m. 52), pero no solucionó el asunto del resultado hasta los últimos minutos, con el 0-2 de Mario Gotze. Muller cerró el marcador con el 0-3.

Un contraste exagerado con el Arsenal, que, en el otro duelo del cuarteto, fracasó ante el Dinamo de Zagreb en el comienzo de su decimoctava participación consecutiva. Un gol en propia puerta de Oxlade-Chamberlain, en el minuto 24, la expulsión de Olivier Giroud, en el 40, y un tanto del chileno Junior Fernandes, en el 55, completaron su sonora derrota, a pesar de que Theo Walcott maquilló el resultado en la parte final.

La noche sí fue plácida para el Chelsea en el grupo G de la Liga de Campeones. Sólo había ganado uno de sus seis encuentros de este curso antes del estreno europeo, en el que sí cumplió los pronósticos contra el Maccabi Tel Aviv (4-0). Primero falló un penalti en el minuto 5 el belga Eden Hazard, que lanzó alto; después el brasileño Willian marcó el 1-0 en un lejano lanzamiento de falta envenenado y transformado en gol entre la indecisión del portero; y, antes del descanso, otra pena máxima a Diego Costa dejó resuelto el duelo, con tanto del brasileño Oscar. El conjunto 'blue' agrandó la victoria en el segundo tiempo con un bonito gol de Diego Costa, de volea a pase de Cesc Fábregas, precisamente el protagonista posterior del 4-0.

El otro duelo del grupo, entre Dinamo de Kiev y Oporto, fue lleno de alternativas, con Iker Casillas en la portería portuguesa y sin claridad en la resolución del partido hasta los instantes finales. Hubo dos goles antes de la primera media hora, una para los locales de Oleh Gusev y otro para los visitantes del camerunés Vincent Aboubakar, y dos más en los últimos diez minutos. Ahí parecía definitivo el 1-2 de Aboubakar, pero Vitaly Buyalskiy estableció, con polémica, la igualada en el minuto 89 para arrebatar dos puntos al conjunto dirigido por el español Julen Lopetegui, hoy fuera del banquillo al cumplir un partido de sanción de la pasada temporada.