Publicado: 07.07.2016 19:29 |Actualizado: 07.07.2016 22:46

Beitia vuelve a hacer historia con una triple corona inédita

Un salto de 1,98 metros convierte a la española en la primera atleta que consigue tres títulos consecutivos de salto de altura en unos campeonatos de Europa, una gesta sin precedentes también entre los hombres

Publicidad
Media: 5
Votos: 3
Comentarios:
Ruth Beitia durante la final de salto de altura del Europeo. REUTERS/Michael Kooren

Ruth Beitia durante la final de salto de altura del Europeo. REUTERS/Michael Kooren

ÁMSTERDAM.- Un salto de 1,98 metros en el primer intento ha convertido a la española Ruth Beitia en la primera atleta que consigue tres títulos consecutivos de salto de altura en unos Campeonatos de Europa, una gesta sin precedentes también entre los hombres.

Beitia, de 37 años, ahora tres veces campeona continental, ha añadido una nueva medalla de oro a su colección de preseas internacionales, que ya contiene trece en total, sin contar el oro europeo sub-23, con el que se presentó en la sociedad internacional hace ya quince años.

"Queremos conseguir algo grande, toca pensar en las medallas", había dicho Ruth tras la ronda de clasificación. Para una atleta que había ganado los dos campeonatos anteriores, el objetivo era bastante razonable.



En la final no renunció a ninguna altura. Empezó en 1,84, continuó con 1,89 y cometió su primer nulo en 1,93. Superó esta altura en la segunda tentativa y la cántabra disfrutó de lo lindo porque estaba en el podio provisional.

Cuando superó los 1,96 seguía tercera, pese a haberlo saltado a la primera, pero ya tenía la chapa asegurada. Quedaban en competición, junto a la española, la búlgara Mirela Demireva y la lituana Palsyte, empatadas en el primer puesto. El listón situado en 1,98 dictó sentencia. Ruth lo salto al primer intento y sus dos adversarias no pudieron hacerlo en ninguno de los tres.

No se conformó con la victoria. En lugar de abandonar el concurso y agitar una bandera española para festejar su nuevo éxito, volvió a concentrarse para atacar nuevamente el listón, ahora situado en 2 metros justos, con el propósito de llevarse una marca de confianza a los Juegos de Río.

Pero la nueva altura, a sólo dos centímetros de su récord de España, resultó esta vez inaccesible para la discípula de Ramón Torralbo, que la acompañaba desde la barrera. En este mismo estadio de Amsterdam que acogió los Juegos Olímpicos de 1928 Ruth Beitia inauguró, hace quince años, su colección de preseas con la de oro en los Europeos sub-23.

"Supercontenta, feliz con una medalla más, que es tanto de Ramón (Torralbo, su entrenador) como mía y que me sabe otra vez a historia, a felicidad y a un esfuerzo muy grande para seguir estando aquí y seguir disfrutando", declaró tras su victoria.